“For God so loved the world, that He gave His only begotten Son,
that whoever believes in Him shall not perish, but have eternal life.” – John 3:16

5.8 Atendiendo A Una Clase De Nuevos Creyentes

Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estén en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos (sin principios morales), caigan de su firmeza. Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. – 2 Pedro 3:17-18

¡Si no creces y maduras como cristiano, enfrentaras riesgos muy alto de caer o desviarte! Lo sé, ¡me caí una vez! Por favor lee mi testimonio al final de este libro. Por lo tanto, si tu iglesia (suponiendo que haya encontrado una) ofrece una clase de “creyente 101” o “nuevo creyente”, ¡le recomiendo que la tome y lo haga tan pronto como sea posible!

Estas clases generalmente cubren muchas preguntas, pensamientos, dudas y preocupaciones comunes que un nuevo creyente puede tener, y esto también puede ayudarlo a involucrarse en otras áreas (por ejemplo, un estudio bíblico). Si tu iglesia no ofrece una de estas clases, hay algunas disponibles en línea, o puede comprar libros de trabajo y revisarlos usted mismo (aunque no los recomiendo, excepto como último recurso si no hay nada más disponible para usted).

El objetivo de hacer esto es permitir que los cristianos maduros lo ayuden a comenzar en el camino correcto y que lo guíen. Tenga en cuenta también que cuando utiliza cualquier estudio bíblico o libro de trabajo en línea, está sujeto a las creencias, opiniones y doctrinas del grupo que lo publicó, por lo que debe tener mucho cuidado y discernimiento. Los cristianos recién nacidos pueden ser muy crédulos y presa fácil de falsas enseñanzas, una vez más, lo sé, ¡porque yo era uno!

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. – Oseas 4:6

Así que yo, hermanos, no pude hablarles como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Les di a beber leche, no alimento sólido, porque todavía no podían recibirlo. En verdad, ni aun ahora pueden, porque todavía son carnales. Pues habiendo celos y discusiones entre ustedes, ¿no son carnales y andan como hombres del mundo? – 1 Corintios 3:1-3

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. – 1 Corintios 13:11

Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos (lo oímos), no hemos cesado de orar por ustedes, pidiendo que sean llenos del conocimiento de Su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que anden como es digno del Señor, haciendo en todo, lo que Le agrada, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. – Colosenses 1:9-10

Por tanto, amados, puesto que ustedes aguardan estas cosas, procuren con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles. Consideren la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como les escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia perdición (destrucción).

Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estén en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos (sin principios morales), caigan de su firmeza. Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. ­– 2 Pedro 3:14-18

Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del pleno conocimiento del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Entonces ya no seremos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error. Más bien, al hablar la verdad en amor, creceremos en todos los aspectos en Aquél que es la cabeza, es decir, Cristo, de quien todo el cuerpo, estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen, conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor. – Efesios 4:11-16

El hierro con hierro se afila,
Y un hombre aguza a otro. – Proverbios 27:17

Continua Leyendo >