“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito (único),
para que todo aquél que cree en El, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” – Juan 3:16

5.0 El Camino Estrecho Y Angosto

“Entren por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición (destrucción), y muchos son los que entran por ella.” – Mateo 7:13

Esta sección está escrita para nuevos creyentes en Cristo que han nacido de nuevo de acuerdo con las Escrituras. Puede que se pregunte, genial, ¿qué hago ahora? ¡No me siento diferente! ¿Qué hago después? ¿Cómo vivo como un verdadero cristiano? Mirando hacia atrás, no hice las cosas básicas que todos los cristianos deberían estar haciendo. No sabía nada mejor; quizás otros trataron de decirme, y yo simplemente ni los escuché, pero, de todos modos, he aprendido de mi experiencia y ahora espero ayudarlos. Quiero ayudarlo a aprender de lo que aprendí y, con optimismo, que tu evites los errores que cometí.

Convertirse en cristiano no significa que aceptas a Cristo (“ser salvo”) y eso es todo lo que hay que hacer y simplemente puedes continuar viviendo tu vida como siempre lo has hecho. El cristianismo es una forma de vida hasta la muerte, no algo que se hace una y otra vez en un instante. Significa dedicar verdaderamente tu vida al Señor Jesucristo, y levantar la cruz todos los días de tu vida y seguirlo, sin importar lo que pase. Significa buscar la voluntad de Dios a través de Cristo, negarse a sí mismo por Él, aprender y obedecer Sus enseñanzas, crecer y abundar en Su gracia y conocimiento cada día, y perseverar en la fe hasta la muerte.

Escribí esta sección del libro porque después de haber nacido de nuevo, viajé lejos del camino angosto a Cristo en los años posteriores, y nunca supe realmente por qué (lo descubrí más tarde). Sí, creía en Cristo, pero no me sentía diferente. No tuve ningún sentimiento cálido y borroso cuando confesé a Cristo. No vi una visión, ni luces brillantes, ni ángeles, ni hablé en lenguas (que de todos modos no es bíblico hoy), ni vi el cielo, etc. Realmente no sentí nada. Fue solo una decisión consciente de aceptar a Jesús.

De hecho, nadie me sentó y me ayudó a comprender los conceptos básicos de ser cristiano, ni los próximos pasos para el futuro, ni nada. Yo era un bebé cristiano; pero todavía no sabía nada ni cómo debería de vivir el presente. Por lo tanto, seguí viviendo la vida más o menos como siempre lo había hecho antes de aceptar a Cristo, y mi vida, por lo tanto, continuó siendo un gran desastre (lee mi testimonio). De hecho, en realidad empeoró mucho después de que acepté a Cristo. No fue culpa de El, sino la mía. Es un mundo muy arriesgado y un viaje largo y peligroso que el cristiano camina, con muchas artimañas, trampas, hoyos, tentaciones mundanas aún presentes, falsas enseñanzas, falsos profetas, lobos con piel de oveja y otros señuelos fatales que pueden hacerte tropezar. Nos dijeron:

“Miren, Yo los envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sean astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.” – Mateo 10:16

Sabemos que somos de Dios, y que el mundo entero está bajo el poder del maligno. Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento a fin de que conozcamos a Aquél que es verdadero; y nosotros estamos en Aquél que es verdadero, en Su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna. Hijos, aléjense de los ídolos. – 1 Juan 5:19-21

Mateo Henry comenta y refuerza la advertencia del apóstol inspirado para mantenernos impecables y puros, sin mancha de los ídolos de este mundo, para que no te encuentres ante Dios una vez más desnudo, avergonzado / deshonrado en el gran Día del Juicio: [1]

La conclusión del apóstol: “Hijitos” (queridos hijos, como se ha interpretado), “guardaos de los ídolos”, 1 Jn 5:21. Ya que conoces al Dios verdadero y estás en él, deja que tu luz y tu amor te protejan contra todo lo que se avanza en oposición a él o en competencia con él. Huye de los falsos dioses del mundo pagano [es decir, adoración de ídolos, religiones falsas, fama, poder, riqueza, dinero, lujuria, etc.]

No son comparables con el Dios al que tu perteneces y a quien sirves. No adores a tu Dios de estatuas e imágenes, que comparten su adoración. Tu Dios es un Espíritu incomprensible y está deshonrado por esas sórdidas representaciones. No mantengas comunión con tus vecinos paganos en su adoración idólatra. Tu Dios es celoso y quiere que salgas y te separes de ellos; domina la carne y sea crucificado al mundo, para que no usurpen el trono de dominio en el corazón, que se debe solo a Dios.

El Dios que has conocido es el que te hizo, te redimió por su Hijo, quien te envió su evangelio, quien perdonó tus pecados, te engendró a sí mismo por medio de su Espíritu y te dio vida eterna. Adhiérete a él con fe, amor y obediencia constante, en oposición a todas las cosas que alejarán tu mente y tu corazón de Dios. A este Dios vivo y verdadero sea gloria y dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Los pasos que describo aquí no necesariamente se dan en orden cronológico, aunque he tratado de organizarlos en la secuencia que creo que funcionan mejor. Algunos de los pasos son bastante simples (cambia tus hábitos), mientras que otros pueden ser increíblemente difíciles (por ejemplo, encontrar una iglesia, cambiar tus hábitos mundanos), al menos fueron difíciles para mí. Y aunque las secciones anteriores de este libro presentaban la doctrina tal como se da en las Escrituras, esta sección es mucho más subjetiva. Contiene mis opiniones sobre algunas cosas, en efecto, estoy describiendo y mostrándote lo que mejor me ha funcionado como cristiano. Pero quiero que sepas que lo que funcionó mejor para mí puede que no funcione mejor para ti. Entonces, toma esta parte del libro como un consejo amistoso en lugar de una doctrina.

Por encima de todo, recuerda pedirle sabiduría a Dios continuamente, ya que ahora vives en y para Él y camina con Cristo. Él te guiará; Él nunca te dejará ni te abandonará. Pedid y se os dará.

SIGUIENTES PASOS:

  1. 1. Escogiendo una Biblia
  2. 2. Leyendo y estudiando la Biblia
  3. 3. Memorizando versículos bíblicos
  4. 4. Encontrando una Iglesia
  5. 5. Utilizando la tecnología (Apps, etc.)
  6. 6. Cambiando tus hábitos mundanos
  7. 7. Cambiando tus hábitos de entretenimiento
  8. 8. Atendiendo a una nueva clase / nuevos creyentes 101
  9. 9. Encontrando tu primer estudio bíblico
  10. 10. Ser un Berean
  11. 11. Tus primeros 30 dias de actividad (son esenciales)

[1] Henry, Mateo. Exposition of the Old and New Testaments, London. 1706-1710/1721.

Continua Leyendo >