“For God so loved the world, that He gave His only begotten Son,
that whoever believes in Him shall not perish, but have eternal life.” – John 3:16

1.1 Hombre Y Mujer

Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. – Génesis 1:27

Dios creó a la humanidad. Dios creó y dio vida a la humanidad, primero a través de Adán y Eva, en el perfecto Jardín del Edén. El hombre es un ser creado, no el creador. Fuimos creados del polvo de la tierra; pero también somos creados a la imagen (semejanza) de Dios, lo que significa que todos (cada uno de nosotros) tenemos un espíritu inmortal. Algunos piensan en esto como nuestra alma; para el propósito de este libro, espíritu y alma pueden considerarse lo mismo.

Somos propiedad y posesión del Señor; No somos nuestros. Él nos posee; todos nosotros. Muchos se negarán a aceptar este hecho y por lo tanto negarán al Señor; Por favor, no cometas el mismo error. Es solo el orgullo lo que lleva al hombre a tomar esa posición; y el orgullo lleva a la muerte. El Señor es el alfarero, nosotros solo somos los vasos de arcilla.

Es Dios quien sostiene toda la vida en todas partes; sin Dios no hay vida. La Biblia nos enseña los caminos de Dios, que conducen a la vida; todos los demás caminos (los caminos del hombre) conducen a la muerte eterna. Afortunadamente, servimos a un Dios de amor, que es amor. También leerás en la Biblia que Dios es un “jealous” celoso – Dios; eso me confundió mucho al principio porque solo conocía los celos como emociones humanas negativas destructivas. Pero esa frase en realidad significa que Dios tiene un amor celoso, ardiente y apasionado por nosotros; Él desea que lo busquemos solo a Él, no a las cosas del hombre o de este mundo, ni que adoremos ídolos hechos de oro, plata, bronce, piedra o madera, ya que solo Él es quien proporciona la vida. Nos protege celosamente, y es por eso por lo que se nos dice que lo busquemos con “todo tu corazón, toda nuestra mente y con toda tu alma.”

Al contrario de la opinión popular y las falsas enseñanzas, no pasas a la “nada” (aniquilación) después de la muerte, ¡mientras tu cuerpo terrenal morirá, tu espíritu vivirá para siempre! Como se explicó en el capítulo anterior, este mundo físico no es todo lo que hay como proclaman los materialistas; Y esta vida no es todo lo que hay. ¡Además, todos los que hayan vivido serán resucitados en cuerpos inmortales! El estado de tu espíritu en la muerte (pecaminoso o justo) determina dónde pasarás la eternidad. Para un tratamiento detallado de este tema, vea otro libro que publicamos llamado Beyond the Tomb por H.M. Riggle (Iglesia de Dios, pastor, evangelista y autor, y presidente de The Gospel Trumpet Publishing Co., 1933-1946). Cubre su alma eterna y su destino con gran detalle y proporciona un sólido apoyo bíblico. A continuación, se muestra un fragmento de ese libro sobre el origen del hombre: [1]

Una vez se hizo la pregunta: “¿Qué es el hombre?”. Este es un tema que debería ocupar nuestras mentes y ser considerado con mucho cuidado. Hemos adquirido conocimiento en casi todas las líneas de estudio en la vasta creación de Dios; por lo tanto, es razonable que nos conozcamos a nosotros mismos. Los problemas del hombre son de un momento eterno, ya que está destinado a vivir mucho después de que este cielo y la tierra hayan fallecido. (Isaías 65:17; Isaías 66:22; 2 Pedro 3:12-13; Apocalipsis 21:1-4). Las verdades eternas son suyas.

No es mi propósito comprometerme a resolver esta cuestión desde un punto de vista científico; lo trataré puramente desde el punto de vista bíblico. La Palabra de Dios es el único libro que levanta el velo que separa este mundo material del futuro y el estado eterno y nos da una visión clara no solo del presente sino también del futuro. Su enseñanza es clara. Nos da una solución clara de lo que es el hombre y cuál será su destino eterno. Al ser un Apocalipsis Divino, se puede confiar en sus enseñanzas y es perfectamente seguro aceptarlas. Jesús dijo: “Las Escrituras NO PUEDEN SER ROTAS”, y lo que dijo es auténtico.

El Rey David dijo, “asombrosa y maravillosamente he sido hecho” (Salmos 139:14). El hombre es la obra de coronación de la creación de Dios. Se para sobre el pedestal más alto de todas las criaturas terrenales, en un plano mucho más alto que las bestias que perecen. “¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles, Y lo coronas de gloria y majestad! Tú le haces señorear sobre las obras de Tus manos; Todo lo has puesto bajo sus pies:” (Salmos 8:5-6).

Físicamente — somos “asombrosa y maravillosamente he sido hecho.” Si bien los elementos que componen el cuerpo humano son prácticamente los mismos que los que se encuentran en los animales inferiores, el hombre en su organismo físico es muy superior. Nuestro cuerpo es una colección de maravillas y misterios, finos, delicados y exquisitamente hechos a su belleza, simetría, utilidad y forma nos colocan muy por encima de las otras criaturas que nos rodean. Pero la superioridad del hombre no reside solo en esto.

Mentalmente — somos “asombrosa y maravillosamente he sido hecho.” El hombre tiene el poder de planificar, pensar, razonar, aprender y saber. Esta es la fuerza vital que respalda cada logro terrenal: el poder de las ideas, el poder de la razón. Por él hemos descubierto los misterios que nos rodean en la tierra y el cielo. Un materialista discutió una vez conmigo sobre este punto y declaró que no tenía cualidades superiores a los otros animales. Le dije que, si creía lo mismo que él, iría al granero y tomaría mi lugar en un puesto con los caballos y las vacas. O enviaría el burro a la escuela y a la universidad e invitaría a mi perro y una vaca Jersey a la oficina para guardar libros y hacer negocios. ¿Por qué no? Un momento de reflexión aquí debería ser suficiente.

Los materialistas niegan que poseamos una entidad espiritual consciente (alma eterna) separada y distinta del cuerpo. Reclaman nuestra vida aquí y ahora es todo lo que hay y que cuando morimos, nos convertimos en la nada.

Simplemente detente y considera lo que la mente del hombre ha logrado. Escudriña [busca] las galaxias de arriba; nos dice el número de las estrellas y desbloquea los misterios de los cielos. Se adentra en los estratos de las rocas y en el libro de piedra [registro geológico] de la naturaleza, lee la historia de los siglos. Él hace estallar las rocas sin sacudirse con el tiempo y lanza sus pesadas masas al aire tan fácilmente como un niño arroja una pelota de tenis. Hace túneles en las montañas, une las poderosas corrientes, construye grandes barcos que aran las profundidades salinas y circunnavega el globo. Vuela alrededor del mundo y sobre la cima de la tierra como un águila. Rodea la tierra con un cinturón de alambre, y tan rápido como el pensamiento destella sus mensajes de polo a polo, e incluso sin el cable en las ondas del éter [aire, p. radio, satélite] él logra todo esto. Descubre las fuerzas de la naturaleza, las aprovecha y pone en marcha las ruedas de la maquinaria en todo el mundo. Es capaz de mezclarse con toda sabiduría y de recibir suministros continuos de conocimiento avanzado. Todo esto nos diferencia positivamente de los brutos [bestias o animales, la palabra no es despectiva, solo el lenguaje de esa época] y nos alía con la Deidad. Pero sobre todo esto

Moral y espiritual — somos “asombrosa y maravillosamente he sido hecho” (Salmos 139:14). El primer hombre Adán “fue hecho alma viviente” (1 Corintios 15:45). Somos seres morales y físicos. Estamos asociados con dos mundos. A través de nuestra naturaleza física, tomamos nuestro lugar en el mundo material y estamos afiliados a las cosas de la tierra, mientras que a través de nuestra naturaleza moral y espiritual estamos asociados con los entornos del mundo espiritual y eterno.

Por lo tanto, somos seres responsables ante Dios, quien es el Creador de todas las cosas en el cielo y en la tierra. Estas naturalezas nuestras se distinguen por un sentido moral, una percepción de lo correcto y lo incorrecto; y nunca seremos despojados de esto por toda la eternidad. Somos capaces de elegir lo malo o lo bueno, de comprender la diferencia, y esta elección es nuestro propio acto, haciéndonos totalmente responsables. Nuestra vida aquí y nuestro destino en el más allá están determinados por una decisión y una maldición, y las consecuencias” “¿No saben ustedes que cuando se presentan como esclavos a alguien para obedecerle, son esclavos de aquél a quien obedecen, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?” (Romanos 6:16). Nosotros decidimos nuestro maestro y el servicio que prestamos. Somos bendecidos con posibilidades asombrosas para el tiempo y la eternidad, y esto nos impone una terrible responsabilidad.

Estos hechos distinguen al hombre de las otras criaturas de este mundo inferior. Y un ser tan maravilloso no podría ser el resultado de una mera casualidad. Debe ser el trabajo de un Creador infinito, independiente y sabio. La vida no puede generarse a sí misma; debe provenir de la vida preexistente. El testimonio bíblico sobre este punto es claro: “Sepan que El, el Señor, es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo Suyo somos y ovejas de Su prado” (Salmos 100:3). “Porque en El vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de los poetas de ustedes han dicho: ‘Porque también nosotros somos linaje Suyo’” (Hechos 17:28). “¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?” (Malaquías 2:10). “Vengan, adoremos y postrémonos; Doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor” (Salmos 95:6). “El rico y el pobre tienen un lazo común: A ambos los hizo el Señor” (Proverbios 22:2). “Porque tu esposo es tu Hacedor, El Señor de los ejércitos es Su nombre” (Isaías 54:5).

Ahora, lo opuesto a esta verdad razonable es la enseñanza materialista moderna de [la teoría de] la evolución que vincula al hombre con las formas inferiores de vida y lo convierte en un descendiente lineal [línea directa de ascendencia] del bruto. Estos conjeturadores que basan su creencia en lo que ellos mismos denominan una mera “hipótesis”, harían que el hombre surgiera durante cientos de millones de años de una ascendencia común o una relación de sangre con la araña, el elefante, el sapo, el caballo, el lagarto, la vaca, el gusano, mono, colibrí, gato, perro, caracol, mono, jirafa, y hasta lo que no. Es mil veces más fácil creer en el relato bíblico de la creación que somos “LA REPRODUCCIÓN DE DIOS”. ¡Qué sencillo y simple es el lenguaje! “Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” (Génesis 1:27).

Jesús enseñó esta verdad de la manera más clara: “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien teman a Aquél que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.” (Mateo 10:28). ““Así que Yo les digo, amigos Míos: no teman a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. 5 Pero Yo les mostraré a quién deben temer: teman a Aquél que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, les digo: ¡A El, teman!” (Lucas 12:4-5). Si el cuerpo fuera el alma, los hombres podrían matar eso. Si por alma se entiende simplemente el hombre físico, los hombres pueden matarlo. Si por alma se entiende simplemente la vida física, el hombre puede quitárnosla. Pero aquí Jesús claramente enseñó que el alma del hombre es indestructible por las fuerzas materiales. El hombre puede matar el cuerpo, pero “NO PUEDE MATAR EL ALMA”. Entonces, cuando el cuerpo muere, el alma aún vive. Entonces es inmortal.

Está clara enseñanza del anuncio de Cristo de la separabilidad del alma del cuerpo, y del hecho de que la muerte del cuerpo no implica la extinción del alma, ha preocupado y aturdido bastante a nuestros amigos materialistas, y es sorprendente cuánto tiempo y espacio dedican en sus escritos para explicar la fuerza de su significado. Pero con todo su trabajo, Mateo 10:28 permanece inquebrantable y se burla de sus esfuerzos. Uno de sus propios escritores materialistas. J. P. Ham, en su trabajo La Vida y la Muerte, dice, “Nada implica más, que el alma es distinta del cuerpo.” Bueno, para Ham. Si bien niega su inmortalidad, admite lo que es fatal para toda la enseñanza materialista: “el alma es distinto del cuerpo.” Y, puedo agregar, Mateo 10:28 como claramente enseña que el alma sobrevive a la muerte del cuerpo; Uriah Smith en Aquí y en el más Allá (pp. 109-116) argumenta que el alma aquí significa “la vida que está por venir.” El cita en Mateo 16:25, “pero el que pierda su vida (su alma) por causa de Mí, la hallará.” Es decir, podemos perder nuestra vida presente en el martirio o la muerte por el amor de Cristo y ganarla nuevamente en la resurrección. Eso haría Mateo 10:28 donde dice que, “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien teman a Aquél que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.” Esta es ciertamente una nueva definición del término alma y no ofrece una exégesis correcta de esta escritura.

Cito al Dr. Adam Clarke: “Encontramos que el cuerpo y el alma son principios distintos, ya que el cuerpo puede ser asesinado y el alma puede escapar; y, en segundo lugar, que el alma es inmaterial [espíritu], porque los asesinos del cuerpo no pueden hacerlo, si no están en su poder, el dañarlo”. La importancia de las palabras de Cristo no puede confundirse. Afirma expresamente que el hombre consiste en alma y cuerpo, y que el alma sobrevive a la muerte del cuerpo y continúa en un estado de conciencia cuando se separa del cuerpo. El alma y el cuerpo no perecen juntos en la muerte. Jesús enseñó que todos nosotros poseemos almas que no están bajo el poder de los hombres, sino que están sujetas únicamente al poder de Dios.

El próximo capítulo lo ayudará a comprender más acerca de Dios, la humanidad y el pecado.

ENSEÑANZAS FALSA QUE ENCONTRARÁS:

  • Ateísmo (no hay Dios)
  • La “Teoria” de la Evolución (y millones de años para la historia de la tierra)
  • Satanas (el Demonio) es solo un mito
  • La Biblia es Simplemente “Mitos ficticios, el folklore y la poesía”
  • Aniquilación después de la muerte

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Y dijo Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo): “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.” Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. – Génesis 1:26-27

Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. – Génesis 2:7

Entonces el Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda adecuada.” Y el Señor Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría. Como el hombre llamó a cada ser viviente, ése fue su nombre. El hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a todo animal del campo, pero para Adán no se encontró una ayuda que fuera adecuada para él. Entonces el Señor Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió. Y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. De la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Y el hombre dijo:

“Esta es ahora hueso de mis huesos,
Y carne de mi carne.
Ella será llamada mujer,
Porque del hombre fue tomada.”

Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. – Génesis 2:18-24

El Señor que extiende los cielos, pone los cimientos de la tierra y forma el espíritu del hombre dentro de él, declara. – Zacarías 12:1b

¡Oh Señor, Señor nuestro,
Cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra,
Que has desplegado Tu gloria sobre los cielos!
Por boca de los infantes y de los niños de pecho has establecido Tu fortaleza,
Por causa de Tus adversarios,
Para hacer cesar al enemigo y al vengativo.

Cuando veo Tus cielos, obra de Tus dedos,
La luna y las estrellas que Tú has establecido,
Digo: ¿Qué es el hombre para que Te acuerdes de él,
Y el hijo del hombre para que lo cuides?
¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles,
Y lo coronas de gloria y majestad! – Salmos 8:1-5

Porque Tú formaste mis entrañas;
Me hiciste en el seno de mi madre.
Te daré gracias, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho;
Maravillosas son Tus obras,
Y mi alma lo sabe muy bien.
No estaba oculto de Ti mi cuerpo,
Cuando en secreto fui formado,
Y entretejido en las profundidades de la tierra.
Tus ojos vieron mi embrión,
Y en Tu libro se escribieron todos
Los días que me fueron dados,
Cuando no existía ni uno solo de ellos. – Salmos 139:13-16

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella,
El mundo y los que en él habitan. – Salmos 24:1

¡Cuán numerosas son Tus obras, oh Señor!
Con sabiduría las has hecho todas;
Llena está la tierra de Tus posesiones. – Salmos 104:24

[1] Riggle, H.M. (1929/2018), Beyond the Tomb, (The Gospel Trumpet Company/Holy Spirit Prints).

Continua Leyendo >