«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

3.3 Confesar A Cristo

Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. – Romanos 10:9-10

Confiese a Jesús como Señor y Salvador. Hemos visto que llegar a la fe (creer) en Jesucristo y el arrepentimiento de los pecados es necesario para nacer de nuevo del Espíritu de Dios. Además, las Escrituras enseñan que también es necesario verbalizar (es decir, hablar, confesar) a Cristo públicamente como su Señor y Salvador:

Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. – Romanos 10:9-10

«Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?», les preguntó Jesús. Simón Pedro respondió: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». – Mateo 16:15-16

«Les digo, que a todo el que me confiese delante de los hombres, el Hijo del Hombre lo confesará también ante los ángeles de Dios». – Lucas 12:8

Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del judío primeramente y también del griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. – Romanos 1:16-17

Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre. – 1 Juan 2:23

«Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, Yo también lo confesaré delante de Mi Padre que está en los cielos. Pero cualquiera que me niegue delante de los hombres, Yo también lo negaré delante de Mi Padre que está en los cielos». – Mateo 10:32-33

Los pasos de la fe, el arrepentimiento y la confesión están íntimamente relacionados y pueden ser casi simultáneos para usted, pero en general, cree, se arrepiente y luego confiesa en ese orden. Su confesión de Cristo debe ser genuina, real, de corazón y verbalizada públicamente. Repasemos nuevamente lo que significa confesar a Cristo. Está haciendo una declaración en el sentido de que cree que todo lo siguiente es cierto:

  1. Él es el Cristo, el Mesías, el ungido de Dios, el Salvador,
  2. Él es Dios encarnado (es decir, el Hijo de Dios, el Hijo del Hombre, el Hijo unigénito de Dios, completamente hombre, pero también completamente Dios),
  3. Él murió por sus pecados en la cruz como su Salvador, es decir, que Su muerte en la cruz fue una expiación (sacrificio, pago) completa, final y total por sus pecados,
  4. Resucitó (literalmente) de muerte a vida después de tres días,
  5. Él es su Señor y Rey, a quien está comprometiendo su lealtad y obediencia,
  6. Estás manifestando el deseo y la voluntad de arrepentirte de sus pecados y entregar su vida a Él en todas las áreas, para confiar en Él para todas las cosas en todo momento, y para que se haga Su voluntad, no la suya,
  7. Él vendrá de nuevo (literalmente, físicamente, visiblemente en persona) para juzgar a toda la humanidad por sus obras (pecados) y para que usted (literal y físicamente) lo lleve a donde Él está, que está en el cielo, donde Él ha hecho un lugar para usted
  8. Él lo resucitará a la vida eterna.

La Biblia no prescribe ningún conjunto particular de palabras o discurso preparado que deba usar al confesar a Cristo. Como puede ver en las Escrituras incluidas en este capítulo, los ejemplos que vemos son en realidad bastante breves, como “Tú eres el Cristo” o “Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. Deje que su corazón lo guíe. Si bien algunos pueden ponerse nerviosos (pánico escénico) cuando hablan en público, el hecho de que no confiesen a Jesús en público y verbalmente puede indicar que su fe y sus creencias no están donde deberían estar. Si se avergüenza de Cristo, Él se avergonzará de usted. Si confiesa a Cristo ante los hombres, Él lo confesará ante el Padre.

Al confesar a Cristo, debemos hacerlo con valentía, valor, honor, fuerza e integridad; es una declaración victoriosa de que ahora estamos del lado del “Rey de reyes” y “Señor de señores”, el Único “Dios vivo y verdadero”, nuestra “Roca” y “Nuestro Redentor”, “La principal piedra angular”, “El Alfa y Omega”, “El Principio y el Fin”, “El Primero y el Último”, “La Estrella Resplandeciente y de la Mañana”, “El Sol de Justicia”, “El Primogénito de los Muertos”, nuestro “Sumo Sacerdote”, “El Cordero de Dios sin mancha”, nuestro “Libertador” de la esclavitud del pecado, Satanás y la muerte que nos han mantenido cautivos, el “Hijo de David”, el “Hijo del Hombre” y el “Hijo de Dios”. ¡Amén! No se supone que debemos escabullirnos en el “Reino de Dios”, debemos proclamar con valentía nuestra entrada con coraje, confianza, seguridad y con un corazón agradecido.

Estamos proclamando al Señor Jesucristo para nosotros y para que todo el mundo lo vea. Ahora estamos unidos al “León de la tribu de Judá”, al “Dios Todopoderoso”, el “Príncipe de Paz” y el Creador y Sustentador de todas las cosas y de toda la vida, ¡quien simplemente “habló” para que este universo existiera! Estamos declarando que el pecado, Satanás e incluso la muerte misma ya no tienen poder sobre nosotros ni sobre cómo vivimos nuestras vidas.

Como una marea enorme barriendo la costa, el “mensaje de la verdad” del evangelio está saliendo por la tierra hasta que todas las naciones y lenguas lo hayan escuchado, y no hay nada en absoluto que los hombres malvados o los poderes de las tinieblas bajo Satanás puedan hacer ¡para detenerlo! No tenemos miedo, la victoria ya está asegurada. Ahora vivimos en victoria con Cristo, porque Él va delante de nosotros, viene después de nosotros y nos rodea por todos lados en completo apoyo.

Después de que nazca de nuevo (lo cual sucede en su bautismo, ¡vea el siguiente capítulo!) y comience a vivir como cristiano, tendrá (con suerte) muchas ocasiones para continuar verbalizando y confesando su fe frente a los demás, como testimonio público, para ayudarlos también a creer en Cristo.

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • Ateísmo (Dios no existe)
  • Decir la “oracion del pecador” Lo Salva
  • Universalismo (es decir, cualquier nombre, o cualquier religión, incluso una que invente, o incluso ninguna creencia, puede salvarlo a la vida eterna)
  • Tiene una “segunda Oportunidad” Despúés de la Muerte.

ESCRITURAS RELACIONADAS:

…sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia. – 1 Pedro 3:15

Todo aquel que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios. – 1 Juan 4:15

Jesús le contestó: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?». Ella le dijo: «Sí, Señor; yo he creído que Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, o sea, el que viene al mundo». – Juan 11:25-27

El eunuco le dijo a Felipe: «Le ruego que me diga, ¿de quién dice esto el profeta? ¿De sí mismo, o de algún otro?». Entonces Felipe, comenzando con este pasaje de la Escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo*: «Ahí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?». Y Felipe le dijo: «Si usted cree con todo su corazón, puede». «Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios», respondió el eunuco.

Y mandó parar el carruaje; ambos descendieron al agua, y Felipe lo bautizó. – Hechos 8:34-38

Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. – Filipenses 2:9-11

«Pero para ustedes que temen Mi nombre, se levantará el sol de justicia con la salud en sus alas; y saldrán y saltarán como terneros del establo». – Malaquías 4:2

Con toda oración y súplica oren en todo tiempo en el Espíritu, y así, velen con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Oren también por mí, para que me sea dada palabra al abrir mi boca, a fin de dar a conocer sin temor el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que al proclamarlo hable sin temor, como debo hablar. – Efesios 6:18-20

Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero Suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios.

Él nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según Su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien puso fin a la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio. – 2 Timoteo 1:8-10

«Yo soy el Alfa y la Omega», dice el Señor Dios, «el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso». – Apocalipsis 1:8

Cuando lo vi, caí como muerto a Sus pies. Y Él puso Su mano derecha sobre mí, diciendo: «No temas, Yo soy el Primero y el Último, y el que vive, y estuve muerto. Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades».  – Apocalipsis 1:17-18

«“El Hijo de Dios, que tiene ojos como llama de fuego, y Sus pies son semejantes al bronce bruñido…”»  – Apocalipsis 2:18b

«“El Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre…”» – Apocalipsis 3:7

«“El Amén, el Testigo fiel y verdadero, el Principio de la creación de Dios…”» – Apocalipsis 3:14

«Por tanto, Yo vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin». – Apocalipsis 22:12-13

Continua Leyendo >