«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

5.1 Escogiendo Una Biblia

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra. – 2 Timoteo 3:16-17

Es a través de Su Palabra, la Santa Biblia (es decir, las Escrituras), que Dios se nos ha revelado (así como a través de Su Hijo Jesucristo). Por lo tanto, estamos llamados a leer y estudiar las Escrituras diariamente como hijos de Dios:

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra. – 2 Timoteo 3:16-17

Pero Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”». – Mateo 4:4

Enseguida los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas a Berea [los Bereanos], los cuales, al llegar, fueron a la sinagoga de los judíos. Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así. – Hechos 17:10-11

Esos son versos poderosos, y Mateo 4:4, en particular, es una declaración asombrosa: cuando nace de nuevo, ¡Su nuevo espíritu en realidad se alimenta de la Palabra de Dios! ¡Increíble! Por eso, leer la Biblia es una de las cosas más importantes que puede hacer, quizás la cosa más importante (junto con la oración). Así como su cuerpo carnal necesita alimento para vivir, su nuevo espíritu necesita ser alimentado con la Palabra de Dios. Si no lee, estudia y medita en la Palabra, se alejará de Cristo y regresará a este mundo y al pecado, hacia la muerte espiritual nuevamente. No se equivoque, este riesgo es muy real, ya que me pasó a mí. Como he explicado en este libro, puede “recaer” (desprenderse) incluso después de haber nacido de nuevo. En mi propia experiencia, descubrí que saltarse unos pocos días de lectura de la Biblia puede llevarlo a un sentimiento de separación de Dios, casi como si Él se estuviera escondiendo de usted. Pero claro, no es Dios quien se esconde; es su nuevo espíritu hambriento de Su Palabra.

Entonces, para comenzar, debe obtener una Biblia para leer y estudiar. Hay muchos tipos diferentes de Biblias, junto con una miríada de traducciones disponibles. Es como navegar por un laberinto. Este capítulo, por lo tanto, describe algunas cosas a considerar al elegir una Biblia. Una vez más me concentro en lo que me ha funcionado mejor.

ORIGEN DE LA BIBLIA (Y EL CANON DE LAS ESCRITURAS)

Primero, un poco de historia: ¿qué es exactamente la Biblia y de dónde viene? El canon completo de las Escrituras (el conjunto de 66 libros que ahora tenemos en la Biblia) fue escrito por autores humanos durante un período de varios miles de años; estos escritores humanos fueron inspirados por Dios (a través del Espíritu Santo, la Tercera Persona de la Trinidad). Una pregunta común es: ¿Quién determinó qué libros incluir en la Biblia? Wayne Jackson escribe: [1]

El Canon de las Sagradas Escrituras

Los estudiosos de la Biblia se refieren al “canon” de las Escrituras. ¿Qué quiere decir esta expresión? El término “canon” es una forma anglicada del kanon griego. Originalmente, la palabra tenía que ver con una vara o regla recta, con la cual un constructor compararía su trabajo con lo verdadero.

Gradualmente, el término llegó a ser empleado en el sentido figurado de una “norma o estándar”. En su carta a los Gálatas, Pablo se refirió a la “regla” (kanon) por la cual se espera que los cristianos vivan (6:16). Finalmente, la expresión llegó a significar lo que “pasó la prueba”.

Cuando, por lo tanto, la palabra se aplica a los libros de la Biblia, denota aquellos documentos que, durante un período de tiempo, han pasado la prueba del examen crítico, por lo tanto, garantizan la designación de “escritura sagrada”. Comentario sobre Mateo, Origen (D.C. 185-254), uno de los “padres de la iglesia” griegos, aludió a las “Escrituras canonizadas” (Sec. 28). Hoy, el “Canon” se refiere a esos 66 libros que constituyen la Biblia común.

Esto trae varias preguntas. ¿Quién determinó qué libros iban a entrar en la Biblia? ¿Exactamente cuándo ocurrió eso? ¿Y qué son los libros apócrifos?

El estándar de la Determinación

La cuestión de: “¿qué libros pertenecen a la Biblia?” se determinó gradualmente y sobre la base de la evidencia. Por “gradualmente” queremos decir que no hubo una fecha histórica definida cuando un sínodo o un concilio tomaron una determinación: “¡estos son los verdaderos libros bíblicos!” Más bien, durante un período de años, mediante la aplicación de pruebas razonables, los documentos verdaderamente inspirados se separaron de aquellas obras que son ilegítimas. La evidencia que lleva a esta decisión se clasifica como externa e interna.

 La evidencia externa tiene que ver con el testimonio de quienes tuvieron acceso a los documentos originalmente. ¿Cómo los vieron y por qué?

La evidencia interna se relaciona con la naturaleza del material en sí. ¿Afirma ser de Dios? ¿Es internamente consistente? ¿Armoniza con otros documentos que se perciben inspirados? ¿Se caracteriza por un tono elevado, es decir, esa “esencia” que uno esperaría en una narración que reclama inspiración? ¿Lleva las marcas de precisión objetiva?

Este tipo de cosas, aplicadas por mentes razonables, finalmente separaron los libros genuinamente sagrados de aquellos que no merecían ese reconocimiento.

Libros del Antiguo Testamento

La tradición judía rastrea la colección de los libros del Antiguo Testamento a la época de Esdras (mediados del siglo V a.C.). Puede haber pasado un tiempo antes de que todo el “canon” fuera realmente reconocido. Cuando Cristo nació, había dos versiones del Antiguo Testamento.

El canon hebreo consistía en los 39 libros que actualmente componen nuestro Antiguo Testamento, aunque en la versión palestina solo contaban con 24 (debido a un arreglo diferente: algunos libros se combinaron).

La versión Septuaginta (una traducción griega de los siglos III / II a. C.) contenía varios documentos que estaban “vinculados” con los 39 libros regulares de la Biblia hebrea (el número de estos libros adicionales varía en diferentes ediciones). Si bien estos libros adicionales, llamados Apócrifos, reflejan algunos asuntos históricos, no fueron percibidos como “inspirados” por Dios y, significativamente, nunca fueron aprobados por Cristo ni por ningún escritor del Nuevo Testamento. Sin embargo, algunos de ellos se incorporan a las ediciones católicas romanas de la Biblia. Para una revisión de esto, vea “Los apócrifos: ¿inspirados por Dios?” también en otra parte de este sitio web.

Una de las evidencias más significativas de la naturaleza sagrada de los libros del Antiguo Testamento es la manera en que se citan, o se alude a ellos, en el Nuevo Testamento, teniendo la aprobación de Cristo y sus sagrados escritores.

Según un cálculo (Horn, p. 173), el Nuevo Testamento contiene 433 citas directas del Antiguo Testamento. [2] No menos de 30 de los 39 libros se citan definitivamente, con numerosas alusiones adicionales. Además, no es solo el hecho de que se cita el Antiguo Testamento, es la forma en que se cita lo que es significativo. La frase técnica, “Está escrito” (uso de un trabajo inspirado — compare Thayer, p. 121) es empleado en 73 pasajes del Nuevo Testamento. [3] En unos 21 pasajes del Nuevo Testamento, los documentos del Antiguo Testamento se conocen como “escritura”.

Las citas de al menos 11 de los libros del Antiguo Testamento se atribuyen a Dios o al Espíritu Santo. Por ejemplo, Pedro, citando Salmos 69, dice que “era necesario que la escritura se cumpliera, lo que el Espíritu Santo habló antes por boca de David” (Hechos 1:1-6 ss). En unos 46 pasajes del Nuevo Testamento, se mencionan los nombres de 10 libros (o autores) del Antiguo Testamento.

Nuevamente, enfaticemos que ningún libro apócrifo de la LXX recibe respaldo, a pesar de que los escritores del Nuevo Testamento estaban familiarizados con estos libros.

Libros del Nuevo Testamento

Los autores del Nuevo Testamento consideraban que sus escritos eran tan autorizados como los de las escrituras del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Pablo cita el libro de Deuteronomio (25:4) y el Evangelio de Lucas (10:7) y clasifica a ambos como “escritura” (1 Ti. 5:18).

Pedro coloca “todas” las “epístolas” de Pablo en la misma categoría que “las otras escrituras” (2 P. 3:16). La palabra “otra” traduce el griego loipos lo que denota “el resto de cualquier número o clases bajo consideración” (Thayer, p. 382). También, observe cómo Pedro pone a los “apóstoles” en la misma categoría que los “santos profetas” de fama del Antiguo Testamento (2 P. 3:2).

La iglesia antigua fue unánime en su aceptación de la mayoría de los libros del Nuevo Testamento; por un tiempo hubo una disputa sobre Santiago, 2 y 3 Juan, Judas, Hebreos y Apocalipsis. También, durante este período de tiempo (siglos II / III), otros libros, que habían generado cierto interés (por ejemplo, la “Epístola de Bernabé”, el “Pastor de Hermas”) fueron eliminados. En el siglo IV, era un problema resuelto que los 27 libros actualmente aceptados de nuestro Nuevo Testamento, y solo estos, son canónicos.

No se trataba de que ningún consejo oficial “decidiera” qué libros serían reconocidos como “inspirados”; se trataba de examinar críticamente, clasificar, tamizar e identificar lo que se había vuelto perfectamente obvio. Los escritos del Nuevo Testamento fueron tan profusamente citados por los “padres” antenicenas (325 d.C. y viceversa), que se dice que, si todo el Nuevo Testamento fuera destruido, podría ser reproducido enteramente de sus citas, con la excepción de una docena de versos (Hastings, p. 12). [4]

Conclusión

Podemos tener toda la confianza, por lo tanto, de que los sesenta y seis libros que componen nuestra Biblia actual son la verdadera encarnación de la Palabra de Dios.

Aprendamos ahora sobre los diferentes tipos de Biblias disponibles y la mejor manera de leerlas (y estudiarlas).

TIPOS DE BIBLIAS

Hay muchos tipos de Biblias:

  • Biblias Compactas (fáciles de cargar),
  • Bilias Regulares (para una mejor lectura),
  • Bibias de Estudio,
  • Estudio Bílicos de Aplicación a la Vida Diaria,
  • Biblias tipo Diario
  • Biblias Especiales (ej: mujeres, hombres, jóvenes, recuperación, etc.)

Para su primera y Biblia principal, es mejor obtener una Biblia de estudio que tenga comentarios/notas para ayudarlo a comprenderla. Las notas también pueden ayudarlo a comprender cómo se puede aplicar en su vida. Descubrí que la Biblia de estudio Life Application (Aplicación para la Vida) ha sido la mejor opción para mí cuando comencé como un nuevo bebé cristiano. Si bien es un poco más grande de transportar que algunas de las otras, las notas de estudio con cada versículo me ayudaron a descubrir cómo se aplican los versículos en mi vida.

La diferencia entre una Biblia de estudio de “Aplicación para la vida” y una Biblia de estudio regular es que las notas de aplicación para la vida lo ayudan a ver cómo se puede aplicar la Biblia en su vida diaria, mientras que las Biblias de estudio lo ayudan a comprender las referencias de las Escrituras a un nivel más profundo. Para mí, necesitaba saber cómo aplicar las Escrituras en mi propia vida para empezar.

Si lo desea, también obtenga una segunda Biblia compacta o regular para llevar con usted mientras viaja, etc… pero durante el primer año o dos, sería muy fructífero pasar su tiempo principalmente usando su Biblia de estudio. No tenga miedo de marcarla toda y usarla… ¡A las biblias les gusta ese tipo de tratamiento!

Estoy haciendo estas sugerencias basadas en adultos, con habilidades de lectura razonables, no para niños, adolescentes, personas con discapacidades de aprendizaje, etc., ya que personalmente no tengo ninguna experiencia en esas áreas. También debo señalar que cuanto más se adentre en las Biblias especializadas, más posibilidades tendrá de que los editores presenten su propia teología, doctrinas y falsas enseñanzas, así que tenga mucho, mucho cuidado.

Las Biblias están disponibles hoy en día tanto en versión impresa como electrónica que puede llevar con usted en su teléfono o tableta. Yo uso ambos; de hecho, tengo alrededor de diez traducciones diferentes en mi teléfono y tableta, ¡todas fácilmente accesibles donde quiera que vaya!

TRADUCCIONES/ VERSIONES DE LA BIBLIA

Los libros de la Biblia se escribieron originalmente en hebreo, arameo y griego, generalmente en rollos de piel de animal o pergamino. Los escribas a lo largo de los años fueron meticulosos en la preservación de la Palabra de Dios, y la precisión en todas las primeras versiones conocidas de la Biblia es asombrosa. En estos idiomas originales, la Biblia es inerrante, sin error.

Pero muy pocos de nosotros hoy podemos leer esos idiomas originales; entonces, en cambio, tenemos traducciones a un idioma moderno que podamos leer y comprender. Y como estas traducciones son hechas por hombres (o comités), existe la posibilidad de tener errores. Para realizar cualquier traducción, se deben elegir la mejor forma de interpretar las palabras originales en el nuevo idioma; y a veces, no hay una contraparte moderna exacta para las palabras del idioma original. Entonces, abordaremos a continuación la parte más difícil de elegir una Biblia: qué traducción es la mejor.

A continuación, se muestra una lista de las traducciones al español que están comúnmente disponibles en la actualidad (en orden alfabético):

  • Dios Habla Hoy (DHH)
  • Biblia del Jubileo (JBS 2000)
  • La Biblia de las Américas (LBLA)
  • La Palabra (España) (BLP)
  • La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH)
  • Nueva Biblia Viva (NBV)
  • Nueva Biblia de las Américas (NBLA)
  • Nueva Reina-Valera Versión Siglo XXI (2009)
  • Nuevo Testamento la Palabra de Dios para Todos (PDT 2000)
  • Nueva Traducción Viviente (NTV)
  • Nueva Versión Internacional (Castilian) (CST)
  • Nueva Versión Internacional (NVI 1999)
  • Palabra de Dios para Todos (PDT)
  • Reina-Valera Antigua (RVR 1602)
  • Reina-Valera (RVR 1909)
  • Reina-Valera (RVR 1960)
  • Reina-Valera Revisada (RVR 1977)
  • Reina-Valera (RVR 1995)
  • Reina-Valera Actualizada (RVA-2015)
  • Reina-Valera Contemporánea (RVC 2011)
  • Reina-Valera Gómez (RVG 2004)
  • Spanish Blue Red and Gold Letter Edition (SRV-BRG)
  • Traducción en Lenguaje Actual (TLA)

Y, dado que muchos de ustedes también leen y hablan inglés, a continuación, hay una lista de las traducciones al inglés que están comúnmente disponibles en la actualidad (en orden alfabético):

  • 21st Century King James Version (KJ21)
  • American Standard Version (ASV 1901)
  • Amplified Bible (AMP)
  • Bible in Basic English (BBE)
  • Bishops’ Bible
  • Common English Bible (CEB)
  • Complete Jewish Bible (CJB)
  • Contemporary English Version (CEV)
  • Douay-Rheims Version (DRV)
  • Easy-To-Read Version (ERV)
  • English Standard Version
  • Geneva Bible
  • God’s Word Translation (GW)
  • Good News Bible (GNB) / Today’s English Version (TEV)
  • Green’s Literal Translation (LITV)
  • Holman Christian Standard Bible (HCSB)
  • Jerusalem Bible (JB)
  • King James Version 1611 (KJV, o RVR1960)
  • Modern English Version (MEV)
  • Modern King James Version (MKJV)
  • New American Bible (NAB)
  • New American Standard Bible (NASB, 1995 or 1998)
  • New Century Version (NCV)
  • New English Bible (NEB)
  • New English Translation (NET)
  • New International Readers Version (NIRV)
  • New International Version (NIV)
  • New King James Version (NKJV)
  • New Living Translation (NLT)
  • New Revised Standard Version (NRSV)
  • Open Bible
  • Revised English Bible (REB)
  • Revised Standard Version (RSV)
  • The Living Bible (TLB)
  • The Message (MSG)
  • Today’s English Version (TEV)/ Good News Bible (GNB)
  • Today’s New International Version (TNIV)
  • Tyndale Bible
  • World English Bible (WEB)
  • Young’s Literal Translation (YLT)

¡Guau, es una lista grande! Como puede ver, hay muchas traducciones para elegir, y aparentemente se agregan nuevas cada año. Hay muchas opiniones sobre por qué una traducción es mejor que otra. Una vez más, simplemente voy a sugerir lo qué me ha funcionado mejor. Por lo tanto, he subrayado las que creo que son dignas de consideración para ser su biblia principal. Mi primera (y todavía la actual) biblia principal es la traducción en inglés NASB 1995. También he encontrado que las traducciones LITV e YLT no tan conocidas son útiles a veces cuando se comparan las opciones de palabras. Además, considere que cada traducción puede variar a medida que la actualizan; por ejemplo, la NASB de 2020 ha realizado bastantes cambios con respecto a la NASB de 1995. Es aconsejable revisar cuáles son esos cambios.

Tenga en cuenta que algunos fanáticos de “Sólo KJV” afirman que la traducción KJV 1611 es la única Biblia correcta en inglés que se haya publicado. Esta enseñanza falsa de “Sólo KJV” se trata con más detalle en el capítulo Cuidado con los Lobos, pero lo menciono aquí nuevamente porque se proclama en voz alta, para asustarlo. Los fanáticos de “Sólo KJV” son tan atrevidos que afirman que, si usa cualquier otra traducción, ¡irá al infierno! Esto es completa basura y absoluta tontería. Además, incluso la traducción KJV tiene problemas bien documentados en los que los traductores tomaron decisiones desafortunadas de palabras.

Todas las traducciones implican elecciones por parte de los traductores. Si bien la Biblia KJV es ciertamente buena y real (una de las mejores de hecho), es solo una de varias que debería leer y comparar.

La discusión sobre el tema “Sólo KJV” se relaciona principalmente con las Biblias en inglés, pero también tiene una analogía con aquellos que proclaman que las Biblias tempranas de Reina-Valera (por ejemplo, RVR 1602) son las únicas en las que se puede confiar. Por lo tanto, la enseñanza falsa “Solo KJV” se aplica a ambos idiomas, y es igualmente falsa para inglés y español.

Es un punto adicional de notar que las diferentes traducciones pueden comenzar desde diferentes conjuntos de manuscritos originales (en griego, arameo y hebreo); sin embargo, ese tema está más allá del alcance de este libro.

MÉTODOS DE TRADUCCIÓN

Hay tres métodos usados para las traduciones:

  1. Traducciones Literales (Equivalencia Formal) Este tipo tiene como objetivo realizar una traducción palabra por palabra de los manuscritos originales (Ej: RV1960, RV1995/ Inglés: KJV, NKJV, NASB),
  2. Traduciones de Equivalencia Dinámica: este tipo de traducción utiliza un método de pensamiento por pensamiento para traducir los manuscritos originales (Ej: NVI, NBLA/ Inglés: NIV, TEV, GNB), y
  3. Traducciones Parafraseadas: Este tipo de traducción implica que el traductor reescriba en el nuevo idioma lo que ellos piensan que el manuscrito original declaró (Ej: NTV, DHH, TLA/, Inglés: NLT, MSG, TLB). Cada vez que se trata de una traducción parafraseada, no está leyendo los manuscritos originales, ¡pero está leyendo lo que los intérpretes pensaron que los versos decían! Por lo tanto, este método de traducción está abierto al abuso (incluso sin querer) y permite al traductor / editor insertar sus propias opiniones y teología. Debido a este problema, no recomiendo este tipo de traducción para su biblia principal. Tenga mucho cuidado con estas biblias.

La opinión mayoritaria y estoy de acuerdo con ella es que las traducciones literales producen los resultados más precisos. Ya he tenido en cuenta este consejo cuando subrayo las traducciones anteriores.

MI RECOMENDACIÓN

Entonces, ¿qué se puede hacer con todo esto, con tantos tipos de Biblias y diferentes traducciones para elegir? Aquí está mi consejo, que yo mismo sigo: le recomiendo que use una de las traducciones literales como su biblia principal de lectura / estudio, y que también compare al menos cinco (5) traducciones diferentes una al lado de la otra cada vez que lea y estudie la Escritura.

La comparación de varias traducciones ayuda enormemente a eliminar cualquier idiosincrasia particular o una mala traducción / elección de palabras hechas por cualquier traducción. Al comparar varias traducciones al mismo tiempo, a veces también puede ver la intención original del verso más claramente. También puede verificar si la divinidad de Dios, la Trinidad o Jesús, o la sangre de Cristo ha disminuido en alguna de las traducciones, lo cual es, con mucho, la mayor preocupación.

Wayne Jackson también elocuentemente hace notar: [5]

El reconocido erudito D. J. Wiseman ha observado que ninguna traducción al inglés es adecuada para reflejar la profundidad o riqueza del texto del Antiguo Testamento. [Nota: también extiendo este comentario al Nuevo Testamento]

El tener, leer y comparar varias traducciones hoy en día es fácil con la ayuda de la tecnología y las Biblias digitales, donde se pueden mostrar y leer múltiples traducciones de manera rápida y fácil. He descubierto que salgo con una comprensión mucho mejor y más completa de la Palabra de Dios cuando estudio de esta manera. También hay biblias paralelas que enumeran las traducciones una al lado de la otra. Entonces, en lugar de apegarse exclusivamente a una traducción, ser fluido y capaz de usar varias traducciones de buena reputación es, por lejos, la opción más sabia.

COMENTARIOS, DICCIONARIOS, CONCORDANCIAS, ETC.

Es muy útil tener recursos adicionales al estudiar la Biblia:

  1. Comentarios. Es prudente que el estudiante de la Biblia de hoy aprenda de los santos sabios y eruditos que nos han precedido, algunos de los cuales dieron su vida para sellar su testimonio. Por lo tanto, tener un par de comentarios de escritores confiables ayuda mucho a comprender las Escrituras. En particular, he descubierto que la exposición de Matthew Henry y los comentarios de Christian Courier de Wayne Jackson son los que consulto con más frecuencia. Otros también están disponibles (por ejemplo, el comentario de J.W. McGarvey sobre Hechos, el comentario de Adam Clarke, etc.).
  2. Diccionarios: un diccionario del idioma inglés (o cualquier idioma que hable) y un diccionario bíblico (que explica los términos bíblicos) pueden ayudarlo a comprender palabras desconocidas.
  3. Concordancia: Un índice de referencias cruzadas de palabras y versos.
  4. Mapas bíblicos: útiles para comprender la geografía antigua y la tierra del tiempo de Jesús y los viajes misioneros de los apóstoles.

Estos recursos a menudo están disponibles hoy en día en formato electrónico, lo que hace que sea fácil llevarlos siempre consigo y también permite una fácil búsqueda de palabras y referencias cruzadas. Evidentemente, hay que tener cautela, discreción y discernimiento al leer cualquier recurso, pues son palabras no inspiradas del hombre.

NOTAS Y PRECAUCIONES

Y, por último, cuando lea cualquier Biblia, tenga cuidado con las palabras añadidas por el hombre. Si bien tales notas pueden ser útiles en ocasiones (p. ej., vea las notas añadidas a 1 Tesalonicenses 5:12-22 en la Biblia AMP), no son inspiradas ni infalibles, y deben examinarse cuidadosamente. Estos incluyen cosas como títulos de secciones/capítulos, notas de estudio y palabras añadidas en línea a los versículos (por ejemplo, Biblia AMP). Estas palabras solo representan las opiniones de los hombres/editores que las han agregado. Esta advertencia también se aplica a las imágenes o ilustraciones añadidas, ya que también transmiten la interpretación del artista y pueden ser muy engañosas. Incluso los números de los versículos en sí mismos, aunque útiles, fueron agregados por el hombre: los manuscritos originales hebreos y griegos inspirados por Dios no los tenían allí.

Esta advertencia se aplica fuertemente a cualquier nota o titular relacionado con la profecía bíblica (y asuntos de escatología/tiempos finales), ya que esas áreas están altamente corruptas hoy en día. Una vez más, repito, es a través de estas palabras añadidas que las opiniones, las falsas enseñanzas y las doctrinas de los hombres y los publicadores pueden colarse y se cuelan en la Biblia sin darse cuenta. Vea el capítulo Cuidado con los Lobos y también el capítulo sobre Ser un Bereano.

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • La Biblia es Simplemente Ficticia “Mitos, Folklore y Poesía”
  • El Movimiento Bíblico “Solo Reina Valera o KJV (en inglés)”

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Tu justicia es justicia eterna,
Y Tu ley verdad. – Salmos 119:142

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
Ni se detiene en el camino de los pecadores,
Ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
Sino que en la ley del Señor está su deleite,
Y en Su ley medita de día y de noche! – Salmos 1:1-2

La suma de Tu palabra es verdad,
Y eterna cada una de Tus justas ordenanzas. – Salmos 119:160

«Santifícalos en la verdad; Tu palabra es verdad». – Juan 17:17

Sin embargo, no todos hicieron caso al evangelio, porque Isaías dice: «Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?». Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. – Romanos 10:16-17

Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en Él: «Si ustedes permanecen en Mi palabra, verdaderamente son Mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres». – Juan 8:31-32

Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza. – Romanos 15:4

[1] Jackson, Wayne. “The Canon of Sacred Scripture.” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Marzo 7, 2019. https://christiancourier.com/articles/757-canon-of-sacred-scripture-the

[2] Horn, S. H. 1960. SDA Bible Dictionary. Washington: Review & Herald.

[3] Thayer, J. H. 1958. Greek-English Lexicon. Edinburgh: T. & T. Clark.

[4] Hastings, H. L. 1890. The Inspiration of the Bible. Elgin, IL: Brethren Publishing House.

[5] Jackson, Wayne. The Book of Job, Christian Courier Publications, 1983

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "5.1 Escogiendo Una Biblia." EachDay.org. Access date: septiembre 29, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-v-los-proximos-pasos/5-1-escogiendo-una-biblia/