«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

7.12 Mi Testimonio

Que las misericordias del Señor jamás terminan,
Pues nunca fallan Sus bondades;
Son nuevas cada mañana;
¡Grande es Tu fidelidad! – Lamentaciones 3:22-23

Fui criado como metodista cuando era un niño, aunque no estoy seguro de que gran parte de esa educación haya quedado grabada en mí. No me gustaba la iglesia, no quería estar allí, no recordaba nada de ella, y luego pasé muchos años sin pasar siquiera por ninguna puerta de iglesia. Sin embargo, mirando hacia atrás ahora, todavía estoy muy agradecido de que mi mamá me “arrastrara” a la iglesia.

No tuve ninguna asociación continua con la religión, la fe o la iglesia desde esos primeros años hasta la universidad y después. En la escuela secundaria y la universidad, me dediqué a la ciencia de forma activa y me encantaban las matemáticas, la física, la astronomía y la cosmología (el estudio del universo y sus orígenes me asombraban) y, por lo tanto, asistí a la universidad para estudiar física (y me gradué, ¡hurra!). Pero finalmente perdí el interés en la cosmología, cuando comencé a darme cuenta de que la ciencia nunca podría responder con un 100% de certeza de dónde vino el universo y cómo surgió todo. Era solo teoría tras teoría tras teoría. Poco sabía entonces, pero en realidad tenía razón al llegar a esa conclusión, pero por una razón muy diferente. La razón es que la ciencia no está buscando en el área correcta: la Biblia tiene las respuestas, no el hombre. Hasta que la ciencia mire allí, será simplemente una “teoría” del hombre tras otra en un desfile interminable de futilidad y especulación salvaje.

Luego me casé y seguí viviendo sin ninguna “religión” ni Dios durante unos 13 años. Simplemente hice lo que hizo el mundo: me casé, conseguí un buen trabajo, trabajé duro, etc.… y seguramente me consideraba una “buena persona” y no “tan mala como los demás”. No consumía drogas ni robaba (mucho) y era (en general) honesto (pensé). Pensé que la religión y Dios y todas esas cosas “espirituales” eran una absoluta tontería y cosas sin sentido. Teniendo una mente científica, me interesaba la lógica y las pruebas fácticas basadas en la evidencia.

Luego, aproximadamente a los 35 años, me divorcié; Ese fue un momento difícil para mí. También fue en ese momento que comencé a beber alcohol (comencé tarde). Poco sabía a dónde llevaría eso. Luego, mientras conducía a casa desde el trabajo un día, de repente, de la nada, sentí un “deseo” de entrar en el estacionamiento de la iglesia y pedir información. No tenía ni idea que iglesia era; simplemente estaba en mi camino hacia y desde el trabajo, y lo había conducido cientos de veces sin siquiera darme cuenta. Incluso mirando hacia atrás en este incidente, no hay otra forma de describir lo que sucedió más que decir que fue simplemente un deseo de “oye, entremos ahí” que vino de repente y sin ninguna advertencia previa. Ciertamente no me atribuyo ningún mérito.

Entonces, después de obtener algo de información, decidí asistir a la iglesia allí un par de veces y “ver de qué se trataba” y ´quién sabe, tal vez también conozca a una buena chica de la iglesia.’ Llegué a comprender y darme cuenta de que HAY un Dios, y también llegué a creer en Cristo. Estoy muy agradecido con el pastor Darryl DelHousaye por su habilidad para explicar temas difíciles que antes me habían hecho alejarme de la “religión.” Después de todo, yo era un científico que necesitaba hechos y pruebas, y todo esto de “Dios” era una tontería inventada, o eso había pensado.

Conseguí una Biblia, pero no la leí mucho a excepción de algunos estudios bíblicos aquí y allá a los que asistía de vez en cuando. Recuerdo que comencé a notar que las Escrituras se me comenzaban a revelar (ahora sé que fue por el Espíritu), pero no lo seguí ni me mantuve en ello, en absoluto. También fui bautizado en la iglesia, pero resulta que (mirando hacia atrás), ¡nunca había entregado mi vida al Señor!

De hecho, fue después de este punto que comencé a trabajar más que nunca. Me volví a casar y seguí con mi vida como siempre, como si nada hubiera pasado, como si nada hubiera cambiado. Terminé trabajando más de 15 horas al día, siete días a la semana durante más de 10 años seguidos. No me di cuenta en ese momento, pero me había convertido en alcohólico, aunque no era un problema en ese momento (y siempre somos los últimos en darnos cuenta de ese hecho de todos modos). Nadie me lo dijo hasta muchos años después, pero incluso si lo hubieran hecho, no les habría creído ni escuchado.

Luego vino una mudanza a una ciudad diferente y, finalmente, la adicción se hizo cargo y las cosas se fueron cuesta abajo bastante rápido desde ese punto. Me hundí bastante en la depresión, la ansiedad, otro divorcio, etc. Por suerte para mí, ni siquiera una vez toqué las drogas duras, o probablemente todo habría terminado para mí. Sin embargo, el alcohol es más insidioso y sigiloso / silencioso, pero, no obstante, es igualmente peligroso, destructivo y mortal en su resultado final.

Entonces, incluso después de haber aceptado a Cristo, fui casi inmediatamente (en un año más o menos) pródigo, apóstata y reincidente durante aproximadamente 13 años porque también estaba atrapado en una adicción que no me di cuenta de que tenía. También fue porque seguí viviendo la vida como siempre la había vivido… ¡durante más de 15 años en realidad! Me alejé de ir a la iglesia, dejé de leer la Biblia, dejé de pensar en Dios, en Jesús o en cualquier cosa relacionada con todo esto; solo me concentré en el trabajo, el trabajo, el trabajo y ganar dinero. Finalmente, las cosas alcanzaron un clímax cuando toqué fondo.

Quiero señalar que aquellos que no son salvos y que también están atrapados en una adicción no se dan cuenta, ¡pero en realidad están doblemente perdidos! Primero, están perdidos por la adicción, y segundo, de Dios y la vida eterna. Porque incluso si de alguna manera logra salir de la adicción por sí mismo (o con la ayuda de otros, por ejemplo, un programa de “12 pasos”), todavía “dejará de alcanzar” la vida eterna. Pero Cristo resuelve ambos: ¡Él lo salvará de la adicción y también lo restaurará a la vida eterna al mismo tiempo! ¡Qué asombroso es eso!

Tenga en cuenta que, de hecho, había aceptado a Cristo en un momento de mi vida, como indiqué, pero luego me volví apóstata. Sí, me había ido o “me había apartado” de la fe. ¡ES posible apartarse! La enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” que comúnmente escucha ser enseñada y predicada es completamente falsa (como le he mostrado en este libro). Había nacido de nuevo en un momento, de la mejor manera que sabía. Sin embargo, al no crecer y madurar en mi fe, al regresar a mis viejas formas de buscar las cosas de este mundo, y al descuidar la búsqueda de Cristo todos los días, me aparté. Ahora sé que yo era lo que la Biblia llama “suelo espinoso”: donde las preocupaciones de este mundo ahogan a Jesús fuera de su vida. También ahora sé que me aparté también en gran parte debido a no leer y realmente estudiar (desear) la Palabra de Dios todos los días. Ahora espero ser suelo fértil, produciendo una cosecha 30 veces mayor para el Señor.

Si no vive y trabaja su fe cristiana todos los días y lee la Palabra de Dios todos los días, se está colocando en un gran peligro de alejarse de Cristo y volver al pecado y al mundo. NO subestime la atracción que este mundo ejerce sobre usted incluso después de haber nacido de nuevo, ¡porque este error puede ser eternamente mortal! Es por eso que le he aconsejado repetidamente en este libro que lea la Biblia todos los días porque cuando nace de nuevo, su nuevo espíritu en realidad se alimenta de la Palabra de Dios, así como su cuerpo se alimenta de alimentos. Entonces, si no está alimentando su nuevo espíritu con la Palabra, literalmente lo está matando de hambre, como está escrito: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

En Su inimaginable misericordia, paciencia, lentitud para la ira y asombrosa misericordia, Cristo me llevó de regreso. Sí, me llamó de nuevo, ¡y fue muy claro para mí! ¡Imagine eso! Me persiguió en un intento de hacerme volver, y siempre estaré agradecido con Él por hacerlo. Porque yo era en verdad una de las ovejas perdidas que se habían descarriado; había dejado el redil y Él vino detrás de mí para encontrarme de nuevo. Necesito enfatizar que no puedo atribuirme el mérito de nada de esto, ya que yo no me acerqué a Él en absoluto. ¡Fue Él quien vino detrás de mí (otra vez)! Todavía no lo entiendo del todo. Lo había descartado por completo incluso después de nacer de nuevo, mientras el mundo y la adicción me arrastraban lentamente de regreso a su red de destrucción. Así es como funcionan el mundo y Satanás. Nuevamente, digo, ¡cuidado!

Me he examinado mucho para ver si realmente nací de nuevo en aquel momento (hace 15 años atrás), y tengo que decir que sí. En ese momento de mi vida, confesé a Jesús con todo mi corazón, mente y alma. No solo pretendí confesar a Cristo; era completamente genuino y real. Algunos dirán que yo no nací de nuevo de verdad, pero ¿por qué no le preguntamos a Jesús cuando lo veamos?, porque solo Dios conoce el corazón de un hombre.

Aprendí esta gran lección, sin embargo, que a menos que comience a caminar como un cristiano (y lleve fruto) y realmente entregue su vida a Él todos los días como Señor, el mundo y el pecado lo buscarán nuevamente y lo llevarán de regreso, y tratarán de destruirlo, porque está escrito: “El pecado yace a la puerta y te codicia” (Génesis 4:7). He visto este verso desarrollarse en mi propia vida. De hecho, ahora veo que la Santa Biblia y Dios y Su Cristo SON verdad. Casi todo lo demás, incluido este mundo material y todos los caminos y la sabiduría del hombre, son completamente corruptos, mienten y están desapareciendo; nada de ellos sobrevivirá al gran Día del Juicio. Él es lo único que permanece sólido a través de la eternidad.

No puedo enfatizar lo suficiente que no fue hasta que finalmente entregué mi vida a Cristo y me sometí a la voluntad de Dios que las cosas cambiaron para mejor para mí, y cambiaron casi instantáneamente el mismo día que hice eso (sí, ese mismo día). La adicción desapareció instantáneamente, desapareció, para nunca regresar. Yo había creído en Dios y en Jesús años antes, pero nunca me había sometido realmente a Él. Además, nadie me había enseñado a caminar como cristiano. Esa es otra razón por la que estoy escribiendo este libro, para poder ayudar a otros a evitar hacer lo que yo hice y cometer los mismos errores que yo cometí. Quizás pueda ayudar a otros a no caer como lo hice yo. Los pasos son muy simples: arrodíllese al menos dos veces al día (mañana y tarde), entregue su vida y sométase a Dios, ore constantemente, lea la Biblia, ame y sirve a Dios y ame y sirva a los demás. Si hace estas cosas, Cristo hará el resto.

Desde ese día hace unos años, he pasado de estar atrapado en la agonía de la adicción y agarrar una botella a ser enviado a casi todo el mundo dos veces haciendo fotografía (con suerte para glorificar al Señor). He pasado de la esclavitud bajo el pecado, Satanás y la muerte a la esperanza de la vida eterna en Cristo. Pero la clave es permanecer cerca de Jesús y buscarlo todos los días, ¡pase lo que pase! – RJA

Continua Leyendo >