«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

5.9 Encontrando Su Primer Estudio Bíblico

Procura con diligencia [el estudio] presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad. – 2 Timoteo 2:15

Le recomiendo se inscriba en la próxima clase de estudio bíblico que comience en su iglesia (suponiendo que haya encontrado una), independientemente del libro que estén estudiando actualmente. Tome el próximo que está comenzando, que se ajuste a su horario. Si está en una iglesia más pequeña y solo se ofrece uno, o solo hay uno disponible que se ajusta a su horario, tómelo, no se preocupe por su libro/tema. Confíe en el Señor para que lo guíe a la correcta. Si no está comenzando una nueva clase por un largo tiempo, está bien unirse a una que ya está en progreso. Solo dese cuenta de que no sabrá mucho al principio, pero eso está perfectamente bien y es normal. ¡Comenzar es la consideración más importante!

Si puede elegir entre varias clases diferentes, simplemente elija la que crea que suena más interesante. El objetivo aquí es introducirlo en cualquier estudio bíblico para que comience a aprender y estudiar la Palabra de Dios. Además, ya debería haber comenzado su propio plan de lectura de la Biblia en casa, ¿verdad? Si hay clases disponibles solo para hombres o mujeres, y el tema le conviene, también están bien. Sea mixto o no realmente no importa tanto, lo que más importa es que comience.

ESCRITURAS RELACIONADAS:

«Miren, Yo los envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sean astutos como las serpientes e inocentes como las palomas». – Mateo 10:16

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
Ni se detiene en el camino de los pecadores,
Ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
Sino que en la ley del Señor está su deleite,
Y en Su ley medita de día y de noche! – Salmos 1:1-2

Pero Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”». – Mateo 4:4

Donde no hay buen consejo, el pueblo cae,
Pero en la abundancia de consejeros está la victoria. – Proverbios 11:14

Procura con diligencia [el estudio] presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad. – 2 Timoteo 2:15

Continua Leyendo >