«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

4.9 La Armadura De Dios

Revístanse con toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra las insidias del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes. – Efesios 6:11-12

Las Escrituras nos dicen que este mundo caído es una zona de guerra: una gran guerra espiritual se está librando en este universo material. Esta es una guerra espiritual que está ocurriendo por Su alma. Por un lado, están Dios y Sus santos ángeles, junto con Sus santos (todos aquellos que han nacido de nuevo, que se han “vestido del Señor Jesucristo” en el bautismo) aquí en la Tierra. Por otro lado, están las fuerzas espirituales muy reales de la oscuridad y el mal, dirigidas por Satanás (el Diablo) y sus ángeles y demonios que lo siguieron en el pecado, y son ellos los que se oponen a todo lo que es bueno y de Dios, y se oponen a usted. Satanás no es un mito; él es su “acusador” ante Dios. Las fuerzas del mal están trabajando incansablemente en un intento de llevarlo a la muerte eterna.

Leemos además que “nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes”. No se deje engañar, esta es una guerra muy real, y se está librando ahora mismo a su alrededor. Como cristianos aquí en este mundo caído, ¡vivimos justo en (y detrás) de las líneas enemigas! De hecho, un cristiano debe “mantenerse firme” contra todo lo siguiente:

  1. Satanás – “el diablo”, “el gobernante/príncipe de este mundo”, “el príncipe de la potestad del aire”, “el gobernante de los demonios”, “Belzebú” (literalmente significa el señor de las moscas/ estiércol), el “tentador”, que “anda alrededor como león rugiente, buscando a quien devorar” y su “acusador” ante Dios,
  2. “principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes”,
  3. Hombres malos – que buscan destruirlo o desviarlo del camino de la vida eterna, e incluso
  4. Nuestra vieja naturaleza pecaminosa: “la pasión de la carne”, “la pasión de los ojos”, “la arrogancia”, etc.

Sin embargo, no debe atreverse a tratar de “mantenerse firme” por su propio poder, sino solo por el poder de Cristo que “permanece en” usted. Si trata de “mantenerse firme” con su propio poder, las fuerzas del mal lo devorarán y lo escupirán, y se quedará parado preguntándose qué le acaba de pasar. No tendrá ninguna oportunidad, ninguna en absoluto, si trata de prevalecer por su propio poder y fuerza; es solo por el poder de Cristo en usted que puede vencer. No tome esta advertencia a la ligera. No subestime las fuerzas espirituales muy reales de la oscuridad con las que estamos en guerra: esta es una guerra a muerte, muerte eterna.

Por lo tanto, se nos instruye a “revístanse con toda la armadura de Dios”:

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en el poder de su fuerza. Revístanse con toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra las insidias del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.

Por tanto, tomen toda la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Estén, pues, firmes, ceñida su cintura con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, y calzados los pies con la preparación para anunciar el evangelio de la paz.

Sobre todo, tomen el escudo de la fe con el que podrán apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomen también el casco de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios. – Efesios 6:10-17

Esos son versículos asombrosos de las Escrituras. Tenga en cuenta las herramientas que componen la armadura de Dios:

  • Conocer la verdad: leemos y estudiamos las Escrituras para que siempre estemos “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”,
  • Vestirse de justicia (amor): caminar en el Espíritu, “permanecer en Él [Cristo]” y “Él en vosotros”, amar y servir a los demás,
  • Preparados con el evangelio de la paz: este “mensaje de verdad”, por el cual ha nacido de nuevo,
  • Usando el escudo de la fe: porque “sin fe es imposible agradar a Dios” o “mantenerse firmes” y resistir los ataques del enemigo,
  • Ponerse el yelmo de la salvación: que es su esperanza, y es esta esperanza la que lo mantiene siempre mirando hacia adelante y “siguiendo adelante hacia la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” en todas las cosas en todo momento, y
  • La Espada del Espíritu: “¡que es la Palabra de Dios!”

De la lista anterior, queda muy claro que, si vamos a “mantenernos firmes” en esta guerra entre el bien y el mal, debemos prepararnos para la batalla. Hacemos esto siempre “trabajando” en nuestra propia salvación, conociendo íntimamente la Palabra de Dios (parte de lo cual implica memorizar las Escrituras), y siempre “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. Es a través de esas acciones junto con la oración que nuestra fe madura y podemos “mantenernos firmes”.

SOBRE EL EMPLEO DE ARMAS CARNALES Y MUNDANAS

Es de vital importancia que entienda que no estamos llamados a recoger y empuñar (usar) las armas de guerra mundanas materiales y carnales, creadas por el hombre y este mundo, porque nuestra batalla es espiritual:

Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne. Porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. – 2 Corintios 10:3-4

Nunca paguen a nadie mal por mal. Respeten lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de ustedes dependa, estén en paz con todos los hombres. Amados, nunca tomen venganza ustedes mismos, sino den lugar a la ira de Dios, porque escrito está: «Mía es la venganza, Yo pagaré», dice el Señor. – Romanos 12:17-19

Algunos pueden objetar lo que estoy enseñando aquí, pensando (habiendo tomado una decisión) que Jesús les dice a los cristianos que “comprar una espada” (Lucas 22:36), lo que permite y justifica el uso de armas mundanas para autodefensa, defensa (o incluso guerra). Pero hermano o hermana en Cristo, ese simplemente no es el caso. Wayne Jackson escribe sobre este versículo, agregando una mayor, y tan necesaria claridad de pensamiento y lógica: [1]

Pregunta del lector: “¿Discutiría Lucas 22:36: ‘el que no tenga espada, venda su manto y compre una?’ Algunos afirman que este pasaje está en conflicto con Mateo 5:39, que prohíbe que un discípulo de Cristo ejerza represalias físicas, mientras que otros alegan que la declaración de Lucas autoriza el uso cristiano de armas carnales en defensa de la causa de Cristo”.

Varias observaciones con respecto a este asunto están en orden.

Primero, uno no puede tomar un pasaje que parece contener una dificultad y compararlo con una colección casi enciclopédica de información que lleva a una conclusión opuesta. Ese no es un enfoque legítimo de la interpretación bíblica, y revela más sobre aquellos que argumentan en este sentido de lo que es elogioso para ellos.

Es más bien análogo al procedimiento del escéptico que ignora el vasto conglomerado de datos que defienden la unidad de la Biblia (de ahí su origen divino) apelando a un solo texto que superficialmente parece implicar una contradicción.

También es similar al protestante que ignora todos los textos que requieren la inmersión en agua como un acto de fe para obtener la remisión de los pecados, y se enfoca solo en pasajes que mencionan la “fe” como una condición para la salvación.

En segundo lugar, el contexto inmediato (Lucas 22:35-38) se refiere a las instrucciones acerca de cómo serían tratados los discípulos cuando se embarcaran en su peligrosa misión de proclamar su evangelio. Debían salir confiando en que Dios cuidaría de ellos.

El Señor les recuerda el cuidado providencial que los rodeó en sus anteriores labores evangelizadoras. Cuando salieron inicialmente, ¿estaban abundantemente abastecidos? No. Dios los cuidó día a día. ¿Les faltó algo? Admitieron que no.

Cristo entonces citó de Isaías 53:12, donde el profeta predijo que él, Cristo mismo, sería “considerado con los transgresores”, es decir, tratado como un pecador común. El contexto más amplio de Isaías 53 revela que al implementar el misericordioso plan de redención del Cielo, el cordero de Dios “no cometería violencia” (Is. 53:9). Su ejemplo al tratar con la hostilidad iba a ser su modelo.

Tercero, cuando las autoridades vinieron a arrestar a Jesús, Pedro intentó defender a su Maestro con su espada, y el Salvador reprendió severamente a su apóstol por el esfuerzo (Mt. 26:51-52).

Cuarto, con referencia a Lucas 22:36, presento el testimonio del difunto William Arndt, profesor de exégesis y hermenéutica del Nuevo Testamento en el Seminario Concordia en St. Louis. Por cierto, fue uno de los estimados editores del mundialmente famoso Greek-English Lexicon of the New Testament (Léxico griego-inglés del Nuevo Testamento), en colaboración con Gingrich y Danker.

En su libro, ¿Does The Bible Contradic Itself? (¿Se Contradice la Biblia a Sí Misma?), escribió con respecto a Lucas 22:36: [2]

“Es un aviso a los discípulos de que vienen para ellos tiempos angustiosos, días de sufrimiento y persecución y que tendrán que armarse para resistir los embates que se avecinan. La conexión deja en claro que nuestro Señor no está hablando de espadas de hierro o acero en esta amonestación. Los discípulos pensaron que se refería a tales armas físicas, y dijeron, v. 38: ‘Señor, aquí hay dos espadas’. Jesús, viendo que todavía están muy torpes en la comprensión de la enseñanza espiritual que les ha estado dando, dice: ‘Basta’. No continúa con la instrucción, dejando que el Espíritu Santo les abra el significado completo de este asunto más adelante. Para decirlo brevemente, las palabras de Jesús, en Lucas 22:36, son una manera figurada de decir: Vienen tiempos peligrosos; prepárense para ellos. Las espadas que Él tiene en mente son las armas espirituales de una fe fuerte, un amor ferviente por el Salvador, fortaleza, paciencia y esperanza. Este texto, entonces, trata un tema completamente diferente del que se toca en Mt. 5:39, y una colisión de los dos pasajes está fuera de cuestión (1955, 147-148)”.

Es una circunstancia lamentable que demasiadas personas cristianas se hayan decidido por una variedad de temas bíblicos antes de siquiera estudiar el asunto detenidamente.

Tales individuos están fácilmente dispuestos a barrer debajo de la alfombra mucha evidencia relacionada con un tema, y luego buscan casi frenéticamente un solo texto que los justifique en lo que ya quieren creer. Esta es una situación común, aunque triste.

Las armas del hombre no tienen absolutamente ningún impacto en esta guerra. Además, tenga en cuenta que nuestra única arma ofensiva es la “Espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”. Hermano o hermana en Cristo, le pregunto: ¿Es su espada una “espada afilada de dos filos” pulida, digna de batalla o un cuchillo de mantequilla de cocina opaco y sin filo?

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. – Hebreos 4:12

Empuñamos la Palabra de Dios al convertirnos en un guerrero de oración por Dios: oramos la Palabra y luego confiamos en Dios para todas las victorias. Ganamos batallas espirituales no confiando en nuestra propia fuerza y poder, sino en el Espíritu de Dios, porque está escrito:

«“No por el poder ni por la fuerza, sino por Mi Espíritu”, dice el Señor de los ejércitos». – Zacarías 4:6

JESUS PREDICÓ CON EL EJEMPLO

Tenemos el ejemplo perfecto de guerra espiritual que Jesús nos mostró cuando estaba en el desierto enfrentando los ataques (tentaciones) de Satanás:

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en pan». Pero Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”».

Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, y lo puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está:

A Sus Ángeles te encomendará”,
Y:
“En las manos te llevarán,
No sea que Tu pie tropiece en piedra
”».

Jesús le contestó: «También está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios”».

Otra vez el diablo lo llevó a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras». Entonces Jesús le dijo: «¡Vete, Satanás! Porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás”». El diablo entonces lo dejó; y al instante, unos ángeles vinieron y le servían. – Mateo 4:1-11

Note que Jesús no tomó palos y piedras (o cuchillos, pistolas y bombas – las armas materiales de guerra del hombre y de este mundo) en Su pelea con el diablo, ni tuvo un altercado físico con Satanás. Él manejaba la “espada del Espíritu que es la palabra de Dios”. Nosotros debemos hacer lo mismo. Incluso fue profetizado en el Antiguo Testamento que en la era de la gracia, el cristiano ya no empuñaría armas de guerra mundanas:

Acontecerá en los postreros días [esta era de gracia del evangelio],
Que el monte de la casa del Señor
Será establecido como cabeza de los montes.
Se alzará sobre los collados,
Y confluirán a él todas las naciones.
Vendrán muchos pueblos, y dirán:
«Vengan, subamos al monte del Señor,
A la casa del Dios de Jacob,
Para que nos enseñe acerca de Sus caminos,
Y andemos en Sus sendas».
Porque de Sión saldrá la ley,
Y de Jerusalén la palabra del Señor.
Él juzgará entre las naciones,
Y hará decisiones por muchos pueblos.
Forjarán sus espadas en rejas de arado,
Y sus lanzas en podaderas.
No alzará espada nación contra nación,
Ni se adiestrarán más para la guerra. – Isaías 2:1-4

Jesús siempre usó la Palabra de Dios como Su única arma; y lo volverá a hacer al final de los tiempos, en el gran Día del Juicio:

Entonces será revelado ese impío, a quien el Señor matará con el espíritu de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su venida. – 2 Tesalonicenses 2:8

En Su mano derecha tenía siete estrellas, y de Su boca salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza. – Apocalipsis 1:16

De Su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones y las regirá con vara de hierro. Él mismo pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso… Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca de Aquel que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes. – Apocalipsis 19:15, 21

Mientras que Cristo fue victorioso sobre Satanás en la cruz, está escrito:

Sean de espíritu sobrio, estén alerta. Su adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resístanlo firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en sus hermanos en todo el mundo. – 1 Pedro 5:8-9

Por lo tanto, si participa activamente en esta batalla por las almas eternas como constructor del reino para Cristo, enfrentará ataques espirituales a lo largo de su camino (peregrinaje) hacia la vida eterna. De hecho, mientras más “buenas obras” esté haciendo para Dios, es probable que enfrente más ataques. Si no está siendo atacado, puede ser porque Satanás no tiene por qué temerle: tal vez ni siquiera esté en la batalla, porque puede que no esté haciendo nada para ganar almas para el Señor. Cuando ocurren los ataques, encontrará que a menudo suceden justo antes o después de que tenga un gran avance espiritual en su caminar con Dios, o cuando está a punto de lograr o acaba de lograr alguna “buena obra” para el Señor y se siente bien al respecto de las cosas. Satanás a menudo ataca cuando tiene la guardia baja, y con frecuencia somos más vulnerables justo después de haber obtenido una victoria personal o un avance de algún tipo en nuestro caminar con Cristo.

Así que no subestime a su adversario: ¡Satanás todavía puede atacar, y lo hace, a los cristianos y trata de alejarlos de la fe y de Cristo y regresarlos a este mundo, al pecado y a la muerte! Antes de que viniera a Cristo, él lo atacó con dudas acerca de Dios y la creación. Después de nacer de nuevo, él todavía trata de poner dudas en su mente, o malos pensamientos perversos (estos se llaman “dardos de fuego”) que aparecen de la nada; estos malos pensamientos parecen ser suyos (parecen provenir de su propia mente), pero en realidad provienen de afuera, de Satanás. Las primeras veces que esto sucede, puede ser muy confuso, pero si se “mantiene firme” en su fe, resistiéndolos con la Palabra de Dios, una vez más se desvanecerán en la nada:

Por tanto, sométanse a Dios. Resistan, pues, al diablo y huirá de ustedes. – Santiago 4:7

Algunos de estos ataques pueden ser bastante feroces. Al principio de mi caminar con Cristo, un ataque fue tan implacable, continuó durante horas, y nada de lo que hice lo detuvo. Este pensamiento blasfemo seguía bombardeándome. Fue solo después de un tiempo que el Espíritu me mostró qué versículo(s) usar; lo hizo recordándome varios versículos de la Escritura (Mateo 4:4 en particular). Volví a leer el verso, lo estudié, lo medité (pensando en él) y luego lo empuñé hablándolo directamente contra el ataque. No tiene que pronunciar estos versículos en voz alta; simplemente puede hacerlo en su mente. El ataque cesó al instante. Esa fue mi mejor lección y entrenamiento que he recibido en esta área. La “Espada del Espíritu” es la única arma ofensiva que tenemos y cómo debemos repeler tales ataques, y es por eso que tener las Escrituras memorizadas es extremadamente importante. A medida que avance hacia la madurez como cristiano, podrá detectar mejor estos ataques y darse cuenta de lo que está sucediendo. Ahora sé qué hacer cuando aparecen estos “dardos de fuego”; Puede que no siempre sepa qué Escritura usar, pero el Espíritu lo guiará a toda verdad.

PERMANECER FIRME

Un cristiano está llamado a “permanecer firme” y “mantenerse firme” en la fe:

Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, pórtense varonilmente, sean fuertes. – 1 Corintios 16:13

Ahora les hago saber, hermanos, el evangelio que les prediqué, el cual también ustedes recibieron, en el cual también están firmes, por el cual también son salvos, si retienen la palabra que les prediqué, a no ser que hayan creído en vano. – 1 Corintios 15:1-2

Así que, hermanos míos, amados y añorados, gozo y corona mía, estén así firmes en el Señor, amados. – Filipenses 4:1

Por eso, hermanos, en toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados respecto a ustedes por medio de su fe. Porque ahora sí que vivimos, si ustedes están firmes en el Señor. – 1 Tesalonicenses 3:7-8

Tenga en cuenta que no somos atacantes, simplemente debemos “permanecer firmes”. Debemos dejar que Dios gane todos los avances, para ganar terreno al enemigo, y luego ayudar a llenar ese terreno con nuevos creyentes que también “se mantienen firmes” en la fe. Así es como el Reino de Dios se expande para llenar toda la Tierra (pero no vuelva a confundir eso con la falsa enseñanza del Posmilenialismo Dispensacional).

Finalmente, sepa que a pesar de que esta es una guerra espiritual, Satanás a menudo trabaja por y a través de hombres malvados aquí en la Tierra; pero nuestra respuesta no es diferente: sigue siendo un ataque espiritual. Nunca debemos “devolver mal por mal a nadie”, sino que se nos advierte que “vencemos el mal con el bien”, dejando toda venganza, retribución y venganza al Señor. Debemos “amar a vuestros enemigos y orar por los que os persiguen”, y “si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estar en paz con todos los hombres”; de hecho, es a través de estos mismos actos de amor y oración. por el cual un cristiano pelea la batalla de la guerra espiritual. Satanás y las fuerzas del mal no tienen defensa alguna contra eso. Debemos seguir el ejemplo de Jesús: ¡un cristiano está peleando una batalla espiritual y nunca tiene ocasión de dañar a otros físicamente!

También es sabio que un cristiano vuelva a revisar periódicamente su armadura de vez en cuando y tal vez le dé una puesta a punto. Consulte también los capítulos sobre Elegiendo una Biblia y Comenzar a Memorizar Versículos.

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • Satanás (El Diablo) es solo un mito

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Entonces Jesús le dijo: «Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que tomen la espada, a espada perecerán. ¿O piensas que no puedo rogar a Mi Padre, y Él pondría a Mi disposición ahora mismo más de doce legiones de ángeles?» – Mateo 26:52-53

El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. – 1 Juan 3:8

Y dijo Jahaziel: «Presten atención, todo Judá, habitantes de Jerusalén y , rey Josafat: así les dice el Señor: “No teman, ni se acobarden delante de esta gran multitud, porque la batalla no es de ustedes, sino de Dios”». – 2 Crónicas 20:15

«¿No te lo he ordenado Yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas». – Josué 1:9

Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? – Romanos 8:31

Tú eres mi Rey, oh Dios;
Manda victorias a Jacob.
Contigo rechazaremos a nuestros adversarios;
En Tu nombre pisotearemos a los que contra nosotros se levanten.
Porque yo no confiaré en mi arco,
Ni me podrá salvar mi espada;
Pues Tú nos has salvado de nuestros adversarios,
Y has avergonzado a los que nos aborrecen.
En Dios nos hemos gloriado todo el día.
Por siempre alabaremos Tu nombre. (Selah) – Salmos 44:4-8

Pero puesto que nosotros somos del día, seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor, y por casco la esperanza de la salvación. Porque no nos ha destinado Dios para ira, sino para obtener salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, para que ya sea que estemos despiertos o dormidos, vivamos junto con Él. Por tanto, confórtense los unos a los otros, y edifíquense el uno al otro, tal como lo están haciendo. – 1 Tesalonicenses 5:8-11

Nunca paguen a nadie mal por mal. Respeten lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de ustedes dependa, estén en paz con todos los hombres. Amados, nunca tomen venganza ustedes mismos, sino den lugar a la ira de Dios, porque escrito está: «Mía es la venganza, Yo pagaré», dice el Señor. «Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonarás sobre su cabeza». No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien. – Romanos 12:17-21

«Ustedes han oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen». – Mateo 5:43-44

Entonces me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo, y al volverme, vi siete candelabros de oro. En medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y Sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve. Sus ojos eran como una llama de fuego. Sus pies se parecían al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y Su voz como el ruido de muchas aguas. En Su mano derecha tenía siete estrellas, y de Su boca salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza. – Apocalipsis 1:12-16

Vi el cielo abierto, y apareció un caballo blanco. El que lo montaba se llama Fiel y Verdadero. Con justicia juzga y hace la guerra. Sus ojos son una llama de fuego, y sobre Su cabeza hay muchas diademas. Tiene un nombre escrito que nadie conoce sino Él. Está vestido de un manto empapado en sangre, y Su nombre es: El Verbo de Dios.

Los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, lo seguían sobre caballos blancos. De Su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones y las regirá con vara de hierro. Él mismo pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso. En Su manto y en Su muslo tiene un nombre escrito: «REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES».

Vi a un ángel que estaba de pie en el sol. Clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: «Vengan, congréguense para la gran cena de Dios, para que coman carne de reyes, carne de comandantes y carne de poderosos, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de todos los hombres, libres y esclavos, pequeños y grandes».

Entonces vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer guerra contra Aquel que iba montado en el caballo blanco y contra Su ejército. Y la bestia fue apresada, junto con el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen. Los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre. Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca de Aquel que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes. – Apocalipsis 19:11-21

El que habita al amparo del Altísimo
Morará a la sombra del Omnipotente.
Diré yo al Señor: «Refugio mío y fortaleza mía,
Mi Dios, en quien confío».
Porque Él te libra del lazo del cazador
Y de la pestilencia mortal.
Con Sus plumas te cubre,
Y bajo Sus alas hallas refugio;
Escudo y baluarte es Su fidelidad. – Salmos 91:1-4

«Simón, Simón, mira que Satanás los ha reclamado a ustedes para zarandearlos como a trigo; 32 pero Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos». – Lucas 22:31-32

«No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno». – Juan 17:15

[1] Jackson, Wayne. “Buy a Sword?” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: April 26, 2020. https://christiancourier.com/articles/1458-buy-a-sword

[2] Arndt, William. 1955. Does the Bible Contradict Itself?, St. Louis, MO: Concordia.

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "4.9 La Armadura De Dios." EachDay.org. Access date: septiembre 27, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-iv-el-camino-de-un-cristiano/4-9-la-armadura-de-dios/