«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

4.4 Perseverando En La Fe

(¡Sí, Usted Puede “Apartarse”!)

He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman Su venida. – 2 Timoteo 4:7-8

Termine la Carrera. Los capítulos anteriores se han referido a la necesidad de perseverar en la fe (es decir, “permanecer fiel”) hasta la muerte, pero ahora entramos en muchos más detalles. La Biblia es abundantemente clara y está repleta de advertencias de que se puede “apartar de la fe” y que solo aquellos que “perseveran” en la fe hasta la muerte (“sé fiel hasta la muerte”, “guarda mis obras hasta el fin”) recibirán su “corona de vida [eterna]”.

Perseverar en la fe es un asunto de suma importancia. Ya ha leído que la salvación final (cuando recibe su “corona de vida”) no es lo mismo que la salvación inicial (“perdón de los pecados”, cuando “nace de nuevo”). Las iglesias liberales modernas están haciendo un mal trabajo al explicar la diferencia, poniendo así a muchos en riesgo de perder su “corona de la vida”. Por la gran cantidad de versículos que se dan en las Escrituras que nos exhortan a perseverar en la fe, verá que es un tema de vital importancia. Tenga en cuenta también que la necesidad de perseverar en la fe no solo surgió como un nuevo requisito en el Nuevo Testamento, ya que el Antiguo Testamento también trata este tema (ver Sofonías 1:6, Judas 1:5).

Y como ya puede adivinar, las falsas enseñanzas de los “lobos” y las “víboras” también abundan sobre este tema, particularmente la falsa enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” (también conocida como “la perseverancia de los santos” bajo el calvinismo), que es gritado sin cesar a todo volumen 24/7/365 desde casi todas las llamadas iglesias cristianas “reformadas”, medios de comunicación, libros e incluso seminarios. Esta falsa enseñanza afirma que un cristiano nunca puede perder su salvación, por la razón que sea, incluso si es descaradamente desobediente a los mandamientos de Cristo, no lleva una vida de arrepentimiento, no da ningún fruto para el Señor, e incluso ¡si uno se aparta de Cristo y abandona su fe por completo! Esto está en clara contradicción con muchos versículos de la Escritura, uno de los cuales es:

El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia. Esos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de algunos alimentos, que Dios los ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad. – 1 Timoteo 4:1-3

Por favor, comprenda que para “apartarse” de algo o dejarlo (volverse apóstata), primero debe haberlo tenido una vez, ¡o no podría “apartarse” de ello! Hay varios términos utilizados para describir esto:

  • “Ya no andaban con Él” (Juan 6:66),
  • “Retroceden”, “se vuelven”, “dan la espalda” (Hebreos 10:39),
  • Volviéndose “apóstata” (2 Tesalonicenses 2:3, 2 Pedro 2:20-22),
  • “Cayeron” de (es decir, abandonar) la fe (Mateo 24:10, Lucas 8:13, Hebreos 3:12, 1 Timoteo 4:1, Hebreos 6:4-6),
  • “Apartarán de la fe” (1 Timoteo 4:1 NBLA),
  • “Abandonarán la fe” (1 Timoteo 4:1 NVI),
  • Reincidir (Proverbios 14:14 NVI, Jeremías 2:19, Jeremías 3:22),
  • “Mirar atrás” (Génesis 19:26, Lucas 9:62)
  • Ser pródigo (Lucas 15:11-32),
  • Llegar a ser “ni frío ni caliente”, es decir, “tibio” (Apocalipsis 3:15-16),
  • “Dejar el primer amor, que es Cristo (Apocalipsis 2:4),
  • “Tienes nombre de que vives, pero estás muerto” (Apocalipsis 3:1),
  • Ser “desviado”, “engañado” por otros como los falsos maestros, es decir, los “lobos” y las “víboras” (2 Corintios 11:3, 2 Pedro 2:1, 2 Pedro 3:17, 1 Timoteo 4:1-3, Lucas 21:8, Apocalipsis 2:4, Apocalipsis 2:20, Hechos 20:28-30, Hebreos 13:9, 2 Timoteo 4:4, Apocalipsis 3:11, Mateo 24:10- 13), e incluso
  • ¡Que le roben/incauten su “corona de vida” (Apocalipsis 3:11)!

Ahora le pregunto, si fuera imposible perder su salvación, ¿por qué las Escrituras están tan llenas de advertencias acerca de esto mismo? ¡Espero que pueda ver que aquellos que proclaman la falsa enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” lo están haciendo frente a la abrumadora Escritura que dice lo contrario! Cabe señalar que las falsas enseñanzas casi siempre viajan en manadas, y la falsa enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” casi siempre está acompañada por la “oración del pecador” y las falsas enseñanzas de “salvo por la fe/solo por la fe”.

CAUSAS DE APARTARSE

Hay varias razones prominentes por las que un cristiano se aparta o deja (abandona) su fe:

  1. Ignorancia (e indiferencia): No toman en serio las advertencias dadas en las Escrituras: que uno debe “ocuparse en su salvación con temor y temblor” y “sean cada vez más diligentes para hacer firme su llamado y elección de parte de Dios”, por lo que no “crecen en la gracia y el conocimiento [entendimiento]” de Cristo. Muchas veces dejan de leer la Biblia, dejan de orar, dejan de ir a la iglesia, etc. También he oído decir que es “aburrido” leer la Biblia. Permítame sugerirle amablemente que, si le resulta aburrido leer la Biblia, entonces realmente no está viviendo en el Espíritu. Algo a considerar. Si no está alimentando su nuevo Espíritu con la Palabra de Dios, morirá.
  2. Preocupaciones de Este Mundo: Permiten que las preocupaciones e inquietudes de este mundo, junto con un continuo deseo lujurioso de fama, fortuna, poder y riqueza, se reafirmen como la fuerza controladora en sus vidas, y dejan de buscar las “cosas de arriba” y una vez más “ponen sus mentes en las cosas de este mundo” (es decir, son “tierra espinosa”, ver Mateo 13).
  3. La Amenaza de Persecución: Quieren preservar su propia vida (o sus ingresos) en lugar de “permanecer firmes” en su fe cuando se les presenten pruebas y tribulaciones severas, y “estiman el costo” de seguir a Cristo muy alto y por lo tanto se vuelven a los caminos de este mundo y obedecen a los hombres en vez de a Dios.
  4. Siguen “Un Evangelio Diferente, que en Realidad No es Otro Evangelio”: Son descarriados (“engañados”) por las falsas enseñanzas del hombre (por ejemplo, el legalismo, la observancia del sábado, las sectas que niegan a Cristo, etc.). Esto resulta en gran medida del ítem #1, fallando en “crecer en la gracia y el conocimiento [entendimiento]” de Cristo y fallando en ser diligentes en leer, estudiar y meditar en la Palabra de Dios. Sí, puede ser engañado para salirse de su “corona de vida” “¡No se dejen engañar!”

DEBEMOS TERMINAR LA CARRERA

Las Escrituras nos advierten que no tomemos nuestra salvación eterna a la ligera o con descuido. Se nos exhorta a “trabajar en vuestra salvación con temor y temblor” y a “pónganse a prueba para ver si están en la fe. Examínense a sí mismos”:

Así que, amados míos, tal como siempre han obedecido, no solo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocúpense en su salvación con temor y temblor. Porque Dios es quien obra en ustedes tanto el querer como el hacer, para Su buena intención. – Filipenses 2:12-13

Pónganse a prueba para ver si están en la fe. Examínense a sí mismos. ¿O no se reconocen a ustedes mismos de que Jesucristo está en ustedes, a menos de que en verdad no pasen la prueba? – 2 Corintios 13:5

Usted “trabaje” su salvación sirviendo al Señor todos los días, buscando Su voluntad en lugar de la suya, y siempre “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. Un cristiano debe “tomar su cruz”, “negarse a sí mismo” y “despojarse de su viejo yo” cada día. Además, recuerde que “temor del Señor” no significa literalmente tener miedo de Él; significa vivir en humildad, asombro, honor y respeto a Dios, sabiendo quién es Él (su naturaleza santa y justa), y hacerlo con adoración, agradecimiento, confianza y obediencia. El versículo también transmite la sensación de que cuanto más se acerca a Dios en su caminar como cristiano (al “permanecer en” Cristo y “Él en usted”), más se da cuenta de lo lejos que está de Su santidad y justicia: pero eso en realidad es algo bueno, porque nos mantiene humildes y conscientes de nuestros defectos y debilidades y nos recuerda la necesidad de perseverar en la fe a través del poder de Cristo que vive en nosotros.

También está escrito:

Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que han recibido una fe como la nuestra, mediante la justicia de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo: Gracia y paz les sean multiplicadas a ustedes en el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor.

Pues Su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de Aquel que nos llamó por Su gloria y excelencia. Por ellas Él nos ha concedido Sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que ustedes lleguen a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo por causa de los malos deseos. Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadan a su fe, virtud, y a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio, al dominio propio, perseverancia, y a la perseverancia, piedad, a la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor.

Pues estas virtudes, al estar en ustedes y al abundar, no los dejarán ociosos ni estériles en el verdadero conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Porque el que carece de estas virtudes es ciego o corto de vista, habiendo olvidado la purificación de sus pecados pasados. Así que, hermanos, sean cada vez más diligentes para hacer firme su llamado y elección de parte de Dios. Porque mientras hagan estas cosas nunca caerán. Pues de esta manera les será concedida ampliamente la entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. – 2 Pedro 1:1-11

Los versículos anteriores nos exhortan a “ser diligentes” (diariamente) en cuanto a nuestra fe y no dar por sentado a Dios o nuestra salvación. Mientras camina hacia Cristo, sabe que no está “tropezando” o “apartándose” de Él y volviendo al pecado y la muerte eterna. “Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres”, y debemos buscar y querer agradar a Dios, no al hombre. Debemos buscar la sabiduría de Dios (“la sabiduría de lo alto”), no la sabiduría del hombre y de este mundo. Debemos valorar “las cosas de arriba [cosas celestiales, eternas]” sobre las cosas materiales. Debemos “Adorar a Dios” y no a los “ídolos”. Debemos “hacer todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a Dios Padre”, y “cualquier cosa que hagáis, haced vuestra obra de corazón, como para el Señor y no para los hombres” – con reverencia, cuidadosa y sostenida atención, perseverando hasta el final para asegurarnos de que no “dejemos de alcanzar” la vida eterna.

El apóstol Pablo escribió que aún no había “terminado la carrera” ni había “recibido la corona de vida”. Y si aun el gran apóstol Pablo nos dice que aún no había obtenido el premio de la vida eterna en Cristo, ¡cuánto menos debemos pensar que la tenemos!

No es que ya lo haya alcanzado o que ya haya llegado a ser perfecto, sino que sigo adelante, a fin de poder alcanzar aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. – Filipenses 3:12-14

Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman Su venida. – 2 Timoteo 4:6-8

Y aún más, Pablo escribe acerca de ser “descalificado”; y si Pablo pudo ser descalificado, ¿cuánto más usted y yo podemos ser descalificados?

¿No saben que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero solo uno obtiene el premio? Corran de tal modo que ganen. Y todo el que compite en los juegos se abstiene de todo. Ellos lo hacen para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado. – 1 Corintios 9:24-27

Para tomar prestada una analogía del mundo real, no se dice que haya “corrido” (es decir, completado) una carrera de maratón simplemente comenzando desde la línea de salida; también debe cruzar la línea de meta para que cuente y se registre como oficialmente. terminado. ¿El corredor de maratón recibe un premio por comenzar la carrera o por terminar la carrera? Al nacer de nuevo, solo ha comenzado la carrera, ¡también debe terminarla! Las Escrituras son muy claras en cuanto a que incluso después de que uno nace de nuevo y comienza en la fe, aún puede “dejar de alcanzar [quedar destituido]” de la gloria del cielo:

Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en Su reposo, alguno de ustedes parezca no haberlo alcanzado. – Hebreos 4:1

¡PUEDE SER ENGAÑADO PARA QUE PIERDA SU CORONA DE VIDA!

No solo debe “mantenerse firme” frente a las pruebas, tribulaciones y persecuciones hasta el final, sino que también debe resistir las falsas enseñanzas del hombre (los “lobos”, las “víboras” y los “fariseos” modernos) que encontrará a lo largo del camino. Las Escrituras nos dicen que usted puede ser “engañado” para que pierda su “corona de vida” por falsas enseñanzas (“arrastrado por el error de hombres sin principios”, “engañado”, “descarriado”, “llevado cautivo”):

Entonces ya no seremos niños [crédulos, niños en Cristo], sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error. – Efesios 4:14

Que nadie los engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. – Efesios 5:6

El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia. Esos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de algunos alimentos, que Dios los ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad. – 1 Timoteo 4:1-3

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos. – 2 Timoteo 4:3-4

Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, las mentes de ustedes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo. – 2 Corintios 11:3

«“‘Porque has guardado la palabra de Mi perseverancia, Yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra. Vengo pronto. Retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona.’”» – Apocalipsis 3:10-11

Esto sucede principalmente por ignorancia, pero también por pereza al no leer y estudiar diligentemente (meditar en) la Palabra de Dios, al no conocer las Escrituras lo suficientemente bien. Así es en parte cómo Satanás engañó a Eva (y luego a Adán) en el Jardín del Edén. Esta es también la razón por la que se nos exhorta encarecidamente a estar siempre “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento]” de Cristo, lo cual hacemos a través de la lectura y el estudio diario de las Escrituras. Debemos saber lo que la Palabra de Dios realmente dice de nosotros mismos:

Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estén en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigan de su firmeza. Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. – 2 Pedro 3:17-18a

Así que sí, puede ser desviado del camino “recto y angosto” hacia la vida eterna por las falsas enseñanzas del hombre, falsas enseñanzas que lo alejan de Cristo y lo devuelven a la esclavitud bajo el pecado y la muerte. Los “lobos” hacen esto convenciéndolo a través de astutas distorsiones de las Escrituras donde mezclan un poco de verdad con un montón de conjuros hechos por el hombre (añadiendo, distorsionando o quitando sutilmente de las Escrituras) e idean lo que PARECE ser doctrinas bíblicas, pero que en realidad son falsas enseñanzas de hombres que alejan de Cristo. Estas falsas enseñanzas abundan en muchas direcciones y en muchas áreas diferentes. ¡Muchas de las falsas enseñanzas “crucifican una vez más” a Cristo en la cruz! Por eso la Biblia contiene numerosas y explícitas advertencias sobre estos falsos maestros (los “lobos”). Esta es también la razón por la que he dedicado una sección completa de este libro a identificar las enseñanzas falsas para que no se desvíe (ver Cuidado con los Lobos). Es casi seguro que encontrará las falsas enseñanzas identificadas en esa sección del libro, ya que son rampantes en la actualidad.

Verá, yo comencé una vez siendo nacido de nuevo, pero me alejé de Cristo y volví a este mundo de pecado y adicción. Me alejé por descuido de la Palabra de Dios y también por deshacerme de la preocupación por los afanes de este mundo. Me alejé por las razones n° 1 y n° 2 mencionadas anteriormente en este capítulo. Es por eso que proporciono una lista inicial de 30 días de cosas que le recomiendo que haga para comenzar con el pie derecho más adelante en este libro, para que no cometa los mismos errores que yo cometí al comenzar su camino como cristiano.

De hecho, hay toda una parábola enseñada por Cristo mismo, sobre este tema: la parábola del sembrador (Mateo 13:1-23). Verá, ¡yo era el “suelo espinoso”! Empecé con fe, pero caí de nuevo en actividades y adicciones egoístas, mundanas, carnales, lujuriosas y pecaminosas. Todavía no sé por qué el Señor me persiguió y me trajo de nuevo a Él (no fue por algo que hice o merecí). Extendió la mano hacia mí y me trajo de nuevo a Él, a través de Su incesante bondad, paciencia, misericordia y gracia. Ha sido realmente asombroso para mí ver cómo me ha buscado.

Y contrariamente a enseñanzas aún más falsas (por ejemplo, el “evangelio de la prosperidad”, etc.), no se vuelve rico, famoso o vive “feliz para siempre” solo porque es cristiano. No todas sus oraciones, deseos y anhelos serán respondidos a su gusto. Sin embargo, sepa que la voluntad de Dios se está haciendo y, como cristiano, ahora será parte de eso. Busque Su voluntad, no la suya, y nunca se equivocará.

PERSEVERANCIA (Y OBEDIENCIA) EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

La necesidad de perseverancia (y obediencia) también se demuestra claramente a lo largo del Antiguo Testamento. Como ejemplo, tenemos a los judíos a quienes Dios sacó de la esclavitud en Egipto hacia la Tierra Prometida. Muchos de los judíos se apartaron porque no perseveraron en la fe. Se quejaron, querían las cosas del mundo otra vez, miraron hacia Egipto y la idolatría, y volvieron a caer en la incredulidad y el pecado. Estos versículos son útiles en este asunto (con mis comentarios agregados entre paréntesis solo para ayudar con la comprensión):

Ahora quiero recordarles a ustedes, aunque ya definitivamente lo saben todo, que el Señor, habiendo salvado al pueblo de la tierra de Egipto, destruyó después a los que no creyeron. – Judas 1:5

Porque ¿quiénes, habiendo oído, lo provocaron? ¿Acaso no fueron todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés? ¿Con quiénes se disgustó por cuarenta años? ¿No fue con aquellos que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en Su reposo, sino a los que fueron desobedientes? Vemos, pues, que no pudieron entrar a causa de su incredulidad. – Hebreos 3:16-19

Porque no quiero que ignoren, hermanos, que todos nuestros padres [los judíos salen de la esclavitud en Egipto] estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar. En Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar. Todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía. La roca era Cristo. Sin embargo, Dios no se agradó de la mayor parte de ellos, y por eso quedaron tendidos en el desierto.

Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron. No sean, pues, idólatras, como fueron algunos de ellos, según está escrito: «El pueblo se sentó a comer y a beber, y se levantó a jugar». Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y en un día cayeron veintitrés mil. Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos lo provocaron, y fueron destruidos por las serpientes. Ni murmuren, como algunos de ellos murmuraron, y fueron destruidos por el destructor.

Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos. Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga. – 1 Corintios 10:1-12

Como puede ver, Dios requería que uno perseverara en la fe incluso en el Antiguo Testamento, y Él recompensa eternamente a aquellos que lo hacen: aquellos que “pelean la buena batalla” y “terminan la carrera”, no aquellos que “abandonan la fe”.

DIOS NO PUEDE SER BURLADO

No se deje engñar: “Dios no puede ser burlado”. Cristo separará a todos los impostores, los “falsos creyentes”, los “hipócritas” y los que pretenden la fe al final de los tiempos en el gran Día del Juicio. Y esto nos lleva a uno de los versículos más aterradores de toda la Escritura:

«No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?”. Entonces les declararé: “Jamás los conocí; apártense de Mí, los que practican la iniquidad”». – Mateo 7:21-23

Imagínense la conmoción y el horror (eterno) de aquellos que profesaban ser “cristianos” que eran cristianos solo de nombre – pero no en la verdad, en obediencia, acción (obras/obras) y perseverancia porque no conocían la verdad de lo que está escrito en Sagrada Escritura. Se darán cuenta demasiado tarde de que “no alcanzaron” la vida eterna, que no “se ocuparon de su salvación con temor y temblor” y no hicieron “firme su llamado y elección de parte de Dios”. Así que, por favor, no de por sentada su salvación, o usted también podría “caer” o apartarse de la fe y luego escuchar a Jesús decir en ese gran Día del Juicio: “Apártate de mí…” Personalmente quiero escuchar: “Bien, siervo bueno y fiel…Entra en el gozo de tu señor”. Depende de cada uno de nosotros individualmente asegurarnos de escuchar eso.

PERSECUCIÓN

Las Escrituras nos dicen muy claramente que un cristiano puede ser llamado a enfrentar pruebas, tribulaciones e incluso persecución hasta la muerte en el nombre de Cristo:

Amados, no se sorprendan del fuego de prueba que en medio de ustedes ha venido para probarlos, como si alguna cosa extraña les estuviera aconteciendo. Antes bien, en la medida en que comparten los padecimientos de Cristo, regocíjense, para que también en la revelación de Su gloria se regocijen con gran alegría. Si ustedes son insultados por el nombre de Cristo, dichosos son, pues el Espíritu de gloria y de Dios reposa sobre ustedes. Ciertamente, por ellos Él es blasfemado, pero por ustedes es glorificado. Que de ninguna manera sufra alguien de ustedes como asesino, o ladrón, o malhechor, o por entrometido. Pero si alguien sufre como cristiano, que no se avergüence, sino que como tal glorifique a Dios.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si comienza por nosotros primero, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios? Y si el justo con dificultad se salva, ¿qué será del impío y del pecador? Así que los que sufren conforme a la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, haciendo el bien. – 1 Pedro 4:12-19

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que lo aman. – Santiago 1:12

Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma. – Hebreos 10:39

«Estas cosas les he hablado para que en Mí tengan paz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, Yo he vencido al mundo». – Juan 16:33

«“‘Yo conozco tu tribulación y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que son sinagoga de Satanás. No temas lo que estás por sufrir. Yo te digo que el diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados, y tendrán tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y Yo te daré la corona de la vida.’”» – Apocalipsis 2:9-10

Y aún más, está escrito que todos los que siguen a Cristo sufrirán persecución (“serán perseguidos”):

Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos. – 2 Timoteo 3:12

Entonces, hermano o hermana en Cristo (y también me estoy haciendo esta pregunta a mí mismo): ¿Estás sufriendo por Cristo? Si no, ¿quizás no está sirviendo o caminando con Cristo como debería? Este sufrimiento y persecución pueden manifestarse de varias formas, desde burlas y burlas menores por hablarles a otros acerca de Cristo hasta sanciones económicas o privación de derechos por no aceptar hacer negocios de manera deshonesta o fraudulenta, hasta amenazas de violencia y martirio real a muerte. La actitud y la perspectiva de los primeros discípulos deberían ser muy inspiradoras para nosotros cuando enfrentamos persecución por causa de Cristo:

Los apóstoles, pues, salieron de la presencia del Concilio, regocijándose de que hubieran sido considerados dignos de sufrir afrenta por Su Nombre. – Hechos 5:41

Para cualquiera que dude de que las pruebas y tribulaciones puedan llegar a un cristiano, sugiero leer los libros The Church History (La Historia de la Iglesia) de Eusebio, The Pilgrim’s Progress (El Progreso del Peregrino) y Acts and Monuments conocido como The Book of Martyrs (El Libro de los Mártires). Este último detalla la tortura y las muertes horribles/espantosas que muchos cristianos primitivos tuvieron que soportar, todo en el nombre de Cristo, mientras perseveraban en su fe hasta el final (muerte en el martirio).

PERSEVERAMOS POR EL PODER DE CRISTO

La vida de un cristiano seguramente puede requerir coraje, valor, determinación, sacrificio, luchas, peligros, pruebas, tribulaciones e incluso persecución hasta la muerte. Porque está escrito: “seréis aborrecidos por causa de mi nombre”. Pero sepa que podrá “mantenerse firme” en su fe no por su propia fuerza o fuerza de voluntad, sino por el poder de Cristo que vive en usted. Si confía en Él y lo busca diligentemente cada día, Él lo sostendrá en Su poder a través de Su misericordia. ¡Él nunca lo dejará ni lo abandonará! Está escrito:

«“No por el poder ni por la fuerza, sino por Mi Espíritu”, dice el Señor de los ejércitos.» – Zacarías 4:6

Sepan también que es a través de sus pruebas y tribulaciones que su fe es probada, fortalecida y purificada, tal como un refinador purifica el oro mediante el fuego:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según Su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para obtener una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para ustedes.

Mediante la fe ustedes son protegidos por el poder de Dios, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo. En lo cual ustedes se regocijan grandemente, aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, sean afligidos con diversas pruebas, para que la prueba de la fe de ustedes, más preciosa que el oro que perece, aunque probado por fuego, sea hallada que resulta en alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo; a quien sin haber visto, ustedes lo aman, y a quien ahora no ven, pero creen en Él, y se regocijan grandemente con gozo inefable y lleno de gloria, obteniendo, como resultado de su fe, la salvación de sus almas. – 1 Pedro 1:3-9

Tengan por sumo gozo, hermanos míos, cuando se hallen en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de su fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que sean perfectos y completos, sin que nada les falte. – Santiago 1:2-4

De hecho, está escrito que debe regocijarse cuando se enfrente a pruebas como cristiano; cuando los primeros apóstoles enfrentaron la persecución, se fueron “gozándose de haber sido tenidos por dignos de padecer vergüenza por Su nombre”. Y para cada tentación, prueba o tribulación que enfrente, Dios también le proporcionará una salida.

Además, es crucial recordar que estamos al frente de una guerra entre las fuerzas espirituales de las tinieblas y el mal (dirigidas por Satanás) contra las de Dios (dirigidas por Dios y Su Cristo); en efecto, en realidad vivimos detrás de las líneas enemigas aquí en este mundo caído:

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en el poder de su fuerza. Revístanse con toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra las insidias del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.

Por tanto, tomen toda la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Estén, pues, firmes, ceñida su cintura con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, y calzados los pies con la preparación para anunciar el evangelio de la paz.

Sobre todo, tomen el escudo de la fe con el que podrán apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomen también el casco de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios. – Efesios 6:10-17

Por lo tanto, se nos instruye a ponernos “toda la armadura de Dios” (ver el Capítulo La Armadura de Dios) y a “mantenernos firmes” en la fe; fíjese que no somos atacantes, simplemente debemos “mantenernos firmes”. Debemos dejar que Dios gane todos los avances, para ganar terreno al enemigo, y luego llenemos ese terreno con nuevos creyentes que también “se mantienen firmes” en la fe. Así se expande y crece el Reino de Dios.

Si bien Cristo derrotó victoriosamente a Satanás en la cruz y él (Satanás) está “atado” hoy de muchas cosas que le gustaría hacer, ¡todavía puede, y atacará, a los cristianos para tratar de alejarlos de la fe! Por eso debe estar constantemente “creciendo en la gracia y el conocimiento del Señor”, alimentándose diariamente de la Palabra de vida, para rechazar los ataques y “dardos de fuego” del diablo. ¡Incluso puede encontrar que sus ataques después de que nació de nuevo son incluso más vigorosos que antes! No subestime las fuerzas espirituales de la oscuridad con las que se enfrente, no se equivoque; ¡Esta es una guerra por la vida y la muerte eternas! Matthew Henry escribe sobre 2 Pedro 1:5-11: [1]

En estas palabras, el apóstol llega a lo principal que se pretende en esta epístola: emocionarlos y comprometerlos para avanzar en la gracia y la santidad, ya han obtenido una fe preciosa y se han hecho partícipes de la naturaleza divina [nacer de nuevo]. Este es un muy buen comienzo, pero no es para descansar, como si ya fuéramos perfectos. El apóstol había orado para que se les multiplicara la gracia y la paz, y ahora los exhorta a seguir adelante para obtener más gracia. Deberíamos, a medida que tengamos la oportunidad, exhortar a aquellos por los que oramos, y animarlos a utilizar todos los medios adecuados para obtener lo que deseamos que Dios les otorgue; y aquellos que progresen en la religión deben ser muy diligentes y diligentes en sus esfuerzos. Sin diligencia, no se gana terreno en la obra de santidad; aquellos que son perezosos en el asunto de la religión no harán nada; debemos esforzarnos si queremos entrar por la puerta angosta, Lucas 13:24.

I: Aquí no podemos dejar de observar cómo se marca paso a paso el camino del creyente.

1. Debe obtener la virtud, por la cual algunos entienden la justicia; y luego el conocimiento, la templanza y la paciencia que siguen, y estar unidos a ellos, el apóstol se supone debe poderlos presionar después de las cuatro virtudes cardinales, o los cuatro elementos que van a la creación de cada virtud o acción virtuosa. Pero verlo es un dicho fiel, y constantemente debe ser reafirmado, que aquellos que tienen fe tengan cuidado de mantener buenas obras (Tito 3:8), por virtud aquí podemos entender la fuerza y el coraje, sin los cuales el creyente no puede pararse en buenas obras, abundando y sobresaliendo en ellas. El justo debe ser valiente como un león (Proverbios 28:1); un cristiano cobarde, que teme profesar las doctrinas o practicar los deberes del evangelio, debe esperar que Cristo se avergüence de él otro día. “No dejen que sus corazones les fallen en el día malo, sino que demuestren ser valientes para oponerse a toda oposición, y resistir a cada enemigo, mundo, carne, demonio, sí y muerte también”. Necesitamos de la virtud mientras vivimos, y será de gran utilidad cuando lleguemos a morir.

2. El creyente debe agregar conocimiento a su virtud, prudencia a su coraje; hay un conocimiento del nombre de Dios que debe ir antes de nuestra fe (Salmos 9:10), y no podemos aprobar la buena, aceptable y perfecta voluntad de Dios, hasta que la sepamos; pero hay circunstancias apropiadas para el deber, que deben ser conocidas y observadas; debemos usar los medios designados y observar el tiempo aceptado. La prudencia cristiana se refiere a las personas con las que tenemos que ver, el lugar y la compañía en la que estamos. Cada creyente debe trabajar de acuerdo con el conocimiento y la sabiduría que son productivos para dirigir, tanto en cuanto al método y el orden adecuados donde se deben realizar todos los deberes cristianos. y en cuanto a la forma y la manera de realizarlos.

3. Debemos agregar templanza a nuestro conocimiento. Debemos ser sobrios y moderados en nuestro amor y uso de las cosas buenas de esta vida; y, si tenemos un conocimiento y entendimiento correctos de las comodidades externas, veremos que su valor y utilidad son muy inferiores a los de las misericordias espirituales. Los ejercicios corporales y los privilegios del cuerpo se benefician poco, por lo tanto, deben ser estimados y utilizados en consecuencia; el evangelio enseña sobriedad y honestidad, Tito 2:12. Debemos ser moderados en el deseo y el uso de las cosas buenas de la vida natural, como la carne, la bebida, la ropa, el sueño, recreación y el crédito; un deseo desmedido después de estos es inconsistente con un deseo sincero de Dios y Cristo; y aquellos que toman más de lo que deben no pueden rendir ni a Dios ni al hombre lo que se les debe.

4. Agreguemos a la templanza la paciencia, que debe tener su perfecto resultado, o no podremos ser perfectos y completos, sin que nada nos falte (Santiago 1:4), porque nacimos para los problemas, y debemos, a través de muchas tribulaciones, entrar en el reino de los cielos; y es esta tribulación (Romanos 5:3) la que genera paciencia, es decir, requiere el ejercicio y ocasiona el aumento de esta gracia, por la cual soportamos todas las calamidades y cruces con silencio y sumisión, sin murmurar contra Dios ni quejarnos de él, pero justificando al que pone toda la aflicción sobre nosotros, admitiendo que nuestros sufrimientos son menos de lo que nuestros pecados merecen, y creyendo que no son más de lo que nosotros mismos necesitamos.

5. A la paciencia debemos agregar piedad, y esto es exactamente lo que produce la paciencia, porque eso funciona con la experiencia, Romanos 5:4. Cuando los cristianos sufren aflicciones con paciencia, obtienen un conocimiento experimental de la bondad amorosa de su Padre celestial, que no le quitará a sus hijos, incluso cuando visite su iniquidad con la vara y su transgresión con azotes (Salmos 89:32, Salmos 89:33), y por la presente son llevados a un temor de niños y al amor reverencial en el que consiste la verdadera piedad: a esto,

6. Debemos agregar amabilidad fraternal, un tierno cariño a todos nuestros hermanos cristianos, que son hijos del mismo Padre, sirvientes del mismo Maestro, miembros de la misma familia, viajeros al mismo país y herederos de la misma herencia, y por lo tanto deben ser amados fervientemente con un corazón puro, con un amor de complacencia, como aquellos que son particularmente cercanos y queridos por nosotros, en quienes nos deleitamos particularmente, Salmos 16:3.

7. La caridad, o un amor de buena voluntad hacia toda la humanidad, debe agregarse al amor que se deleita que tenemos por aquellos que son hijos de Dios. Dios ha hecho de una sangre todas las naciones, y todos los hijos de los hombres son partícipes de la misma naturaleza humana, son capaces de las mismas misericordias y están sujetos a las mismas aflicciones, y por lo tanto, aunque por razones espirituales los cristianos se distinguen y son dignificados por encima de aquellos que están sin Cristo, sin embargo, deben simpatizar con los demás en sus calamidades, y aliviar sus necesidades y promover su bienestar tanto en cuerpo como en alma, ya que tienen la oportunidad: por lo tanto, todos los creyentes en Cristo deben demostrar que son hijos de Dios, que es bueno para todos, pero es especialmente bueno para Israel.

II. Se deben tener todas las gracias antes mencionadas, o no estaremos completamente equipados para todas las buenas obras, para los deberes de la primera y segunda mesa, para la obediencia activa y pasiva, y para aquellos servicios en los que debemos imitar a Dios, así como para aquellos en los que solo le obedecemos y, por lo tanto, para involucrarnos en una búsqueda laboriosa e incansable de ellos, el apóstol expone las ventajas que redundan en todos los que trabajan con éxito para que estas cosas sean abundantes en ellos, 2 Pedro 1:8-11. Estos son los propuestos,

1. Más generalmente, 2 Pedro 1:8. Tener estas cosas no nos hace estéril (o perezoso) ni infructuoso, donde, de acuerdo con el estilo del Espíritu Santo, debemos entender mucho más de lo que se expresa; porque cuando se dice acerca de Acaz, el más vil y más provocador de todos los reyes de Judá, que él no hizo lo correcto ante los ojos del Señor (2 Reyes 16:2), debemos entenderlo como si hubiera dicho, hizo lo que era más ofensivo y abominable, como lo muestra el siguiente relato de su vida; entonces, cuando se dice aquí que el ser y la abundancia de todas las gracias cristianas en nosotros no nos harán inactivos ni infructuosos, debemos comprender que nos hará muy celosos y vivos, vigorosos y activos, en todo el cristianismo práctico, y eminentemente fructífero en las obras de justicia. esto traerá mucha gloria a Dios, al dar mucho fruto entre los hombres, ser fructífero en conocimiento o reconocer a nuestro Señor Jesucristo, teniéndolo como su Señor, y demostrar que son sus siervos por su abundancia en la obra que les ha dado para hacer.

Esta es la consecuencia necesaria de agregar una gracia a otra; porque, donde todas las gracias cristianas están en el corazón, mejoran y fortalecen, se alientan y se aprecian mutuamente; así que todos prosperan y crecen (como el apóstol insinúa al comienzo de 2 Pedro 1:8), y donde abunda la gracia habrá abundancia de buenas obras. Cuán deseable es ser en tal caso el apóstol que evidencia esto, 2 Pedro 1:9. Allí expone lo miserable que es estar sin esas rápidas gracias fructíferas; porque el que no tiene las gracias antes mencionadas, o, aunque finge o parece tenerlas, no las ejercita ni las mejora, es ciego, es decir, en cuanto a las cosas espirituales y celestiales, como lo explican las siguientes palabras: no puede ver lejos. Él puede ver este mundo malvado presente, y lo adora, pero no tiene discernimiento en todo el mundo por venir, para ser afectado con los privilegios espirituales y las bendiciones celestiales del mismo.

El que ve las excelencias del cristianismo debe ser diligente en los esfuerzos después de todas esas gracias que son absolutamente necesarias para obtener la gloria, el honor y la inmortalidad; pero, donde estas gracias no se obtienen ni se buscan, los hombres no pueden esperar las cosas que están muy lejos de la realidad, aunque en apariencia o en su aprehensión, están a una gran distancia, porque los pusieron lejos de ellos; y cuán miserable es su condición, que son ciegos en cuanto a las cosas terriblemente grandes del otro mundo, que no pueden ver nada de la realidad y la certeza, la grandeza y la cercanía, de las gloriosas recompensas que Dios otorgará a los justos y ¡a los terribles castigos que infligirá a los impíos! Pero esto no es toda la miseria de aquellos que no agregan a su fe virtud, conocimiento, etc. Son tan incapaces de mirar hacia atrás como hacia adelante, sus recuerdos son resbaladizos e incapaces de retener lo pasado, ya que su vista es corta y incapaz de discernir lo que es futuro; se olvidan de que han sido bautizados, y que tenían los medios, y se les ha impuesto obligaciones de santidad de corazón y de vida. Por el bautismo estamos comprometidos en una guerra santa contra el pecado, y solemnemente estamos obligados a luchar contra la carne, el mundo y el diablo. A menudo, recuerde y medite seriamente en su compromiso solemne para ser del Señor y sus ventajas y estímulos peculiares para dejar de lado toda inmundicia de carne y espíritu.

2. El apóstol propone dos ventajas particulares que asistirán o seguirán con diligencia en la obra de un cristiano: estabilidad en la gracia y una entrada triunfal a la gloria. Los trae al resumir su exhortación anterior y exponerla en otras palabras; porque lo que en 2 Pedro 1:5 se expresa dando diligencia para agregar a la virtud de la fe, etc., se expresa en 2 Pedro 1:10 dando diligencia para asegurar nuestro llamado y elección. Aquí podemos observar,

(1.) Es deber de los creyentes asegurar su elección, aclararse a sí mismos que son los elegidos de Dios.

(2.) La manera de asegurarse de que su elección eterna es distinguir su llamado efectivo: nadie puede mirar el libro de los consejos y decretos eternos de Dios; pero, en la medida en que Dios predestinó a los que también llamó, si podemos encontrar que efectivamente somos llamados, podemos concluir que somos elegidos para la salvación.

(3.) Se requiere una gran cantidad de diligencia y trabajo para asegurar nuestro llamado y elección; debe haber un examen muy cercano de nosotros mismos, una búsqueda muy estrecha y una investigación estricta, si estamos completamente convertidos, nuestras mentes iluminadas, nuestras voluntades renovadas y nuestras almas enteras cambiadas en cuanto a la inclinación de las mismas; y llegar a una certeza fija en esto requiere la mayor diligencia, y no puede lograrse y mantenerse sin ayuda divina, como podemos aprender de Salmos 139:23; Romanos 8:16. “Pero, cuán grande es el trabajo, no lo pienses mucho, porque grande es la ventaja que obtienes de él”.

[1.] “De esta manera se te impedirá caer, y eso en todo momento y estación, incluso en esas horas de tentación que habrá en la tierra”. Cuando otros caigan en un pecado atroz y escandaloso, aquellos que sean diligentes serán capacitados a caminar con cautela y seguir en el camino de su deber; y, cuando muchos caen en errores, serán preservados en la fe, y serán perfectos y completos en toda la voluntad de Dios.

[2.] Aquellos que son diligentes en el trabajo de la religión tendrán una entrada triunfante a la gloria; mientras que de los pocos que llegan al cielo, algunos apenas se salvan (1 Pedro 4:18), con gran dificultad, incluso como por fuego (1 Corintios 3:15), aquellos que están creciendo en gracia y abundan en la obra del Señor, tendrá una entrada abundante en la alegría de su Señor, incluso en el reino eterno donde Cristo reina, y ellos reinarán con él por los siglos de los siglos.

FIJE SUS OJOS EN CRISTO

Mientras que aquellos a su alrededor que niegan a Cristo continuarán su interminable y lujuriosa persecución de los fugaces señuelos y tentaciones de este mundo, siendo desviados en todas direcciones por las fuerzas de las tinieblas y moviéndose y girando en todas direcciones como las olas del mar en una gran conmoción, un cristiano debe permanecer firme en el camino “recto y angosto” hacia la vida eterna, constantemente “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumidor de la fe” todos los días:

Grandes multitudes acompañaban a Jesús; y Él, volviéndose, les dijo: «Si alguien viene a Mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser Mi discípulo. El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser Mi discípulo». – Lucas 14:25-27

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. – Hebreos 12:1-2

Tenga en cuenta que la palabra “odiar” aquí se usa para significar que debemos valorar, apreciar y elegir a Cristo por encima de todos los demás, a toda costa, en todo momento, incluso por encima de los miembros de nuestra propia familia si es necesario. No significa odiar literalmente a su familia como algunos enseñan falsamente en una gran distorsión de las Escrituras. Matthew Henry escribe sobre los versículos de arriba: [2]

Si debemos negar a Cristo o ser desterrados de nuestras familias y relaciones (como lo fueron muchos de los cristianos primitivos), debemos perder su compañía antes que su favor. Todo hombre ama su propia vida, ningún hombre la ha odiado jamás; y no podemos ser discípulos de Cristo si no lo amamos más que a nuestra propia vida, de modo que nuestra vida sea más bien amargada por crueles servidumbres, más aún, y arrebatada por crueles muertes, que deshonrar a Cristo, o apartarnos de cualquiera de sus verdades y caminos. La experiencia de los placeres de la vida espiritual, y las esperanzas y perspectivas de la vida eterna, harán que este dicho difícil sea fácil. Cuando surgen tribulaciones y persecuciones a causa de la palabra, entonces principalmente la prueba es si amamos más a Cristo o a nuestras relaciones y vidas; sin embargo, incluso en los días de paz, este asunto a veces se lleva a juicio. Los que declinan el servicio de Cristo, y las oportunidades de conversar con él, y se avergüenzan de confesarlo, por temor de desobedecer a un pariente o amigo, o perder un cliente, dan motivo para sospechar que lo aman más que a Cristo.

Avanza hacia la meta de la vida eterna cuando reciba su Corona de vida y confíe en el Señor Jesucristo para todas las cosas, porque Él dice: “Estas cosas les habló para que en Mí tengan paz. En el mundo tienen tribulación; pero confien, Yo he vencido al mundo”.

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • Con decir la “oración del pecador” será salvo
  • Es salvo por medio de la fe/y solo por la fe
  • Una vez salvo, siempre salvo
  • Predestinación
  • Calvinismo

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo son enredados en ellas y vencidos, su condición postrera viene a ser peor que la primera. Pues hubiera sido mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado. Les ha sucedido a ellos según el proverbio verdadero: «El perro vuelve a su propio vómito», y: «La puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno». – 2 Pedro 2:20-22

Moisés fue fiel en toda la casa de Dios como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir más tarde. Pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra esperanza. – Hebreos 3:5-6

Tengan cuidado, hermanos, no sea que en alguno de ustedes haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo. Antes, exhórtense los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: «Hoy»; no sea que alguno de ustedes sea endurecido por el engaño del pecado. Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad. Por lo cual se dice:

«Si ustedes oyen hoy Su voz,
No endurezcan sus corazones, como en la provocación
». – Hebreos 3:12-15

Porque en el caso de los que fueron una vez iluminados, que probaron del don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, que gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo crucifican para sí mismos al Hijo de Dios y lo exponen a la ignominia pública. – Hebreos 6:4-6

Dirás entonces: «Las ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado». Muy cierto. Fueron desgajadas por su incredulidad, pero tú por la fe te mantienes firme. No seas altanero, sino teme; porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará.

Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en Su bondad. De lo contrario también tú serás cortado. – Romanos 11:19-22

«Muchos se apartarán de la fe entonces, y se traicionarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. Se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán. Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ese será salvo». – Mateo 24:10-13

Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, pórtense varonilmente, sean fuertes. – 1 Corintios 16:13

Sean de espíritu sobrio, estén alerta. Su adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. – 1 Pedro 5:8

«Con su perseverancia ganarán sus almas». – Lucas 21:19

«Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”». – Mateo 25:23

«Ellos lo vencieron por medio de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte». – Apocalipsis 12:11

Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que habían mantenido. – Apocalipsis 6:9

Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza. Persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan. – 1 Timoteo 4:16

Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo.

Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe, y conocerlo a Él, el poder de Su resurrección y la participación en Sus padecimientos, llegando a ser como Él en Su muerte, a fin de llegar a la resurrección de entre los muertos.

No es que ya lo haya alcanzado o que ya haya llegado a ser perfecto, sino que sigo adelante, a fin de poder alcanzar aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. – Filipenses 3:7-14

Pero recuerden los días pasados, cuando después de haber sido iluminados, ustedes soportaron una gran lucha de padecimientos. Por una parte, siendo hechos un espectáculo público en oprobios y aflicciones, y por otra, siendo compañeros de los que eran tratados así. Porque tuvieron compasión de los prisioneros y aceptaron con gozo el despojo de sus bienes, sabiendo que tienen para ustedes mismos una mejor y más duradera posesión. Por tanto, no desechen su confianza, la cual tiene gran recompensa. Porque ustedes tienen necesidad de paciencia, para que cuando hayan hecho la voluntad de Dios, obtengan la promesa.

Porque dentro de muy poco tiempo,
El que ha de venir vendrá y no tardará.
Mas Mi justo vivirá por la fe;
Y si retrocede, Mi alma no se complacerá en Él.

Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma. – Hebreos 10:32-39

Porque ahora sí que vivimos, si ustedes están firmes en el Señor. – 1 Tesalonicenses 3:8

Pues en todo nos recomendamos a nosotros mismos como ministros de Dios, en mucha perseverancia, en aflicciones, en privaciones, en angustias, en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos, en pureza, en conocimiento, con paciencia, con bondad, en el Espíritu Santo, con amor sincero, en la palabra de verdad, en el poder de Dios; por armas de justicia para la derecha y para la izquierda; en honra y en deshonra, en mala fama y en buena fama; como impostores, pero veraces.

Somos tratados como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, pero vivimos; como castigados, pero no condenados a muerte; como entristecidos, pero siempre gozosos; como pobres, pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, aunque poseyéndolo todo. – 2 Corintios 6:4-10

They took his advice; and after calling the apostles in, they flogged them and ordered them not to speak in the name of Jesus, and then released them. So they went on their way from the presence of the Council, rejoicing that they had been considered worthy to suffer shame for His name. And every day, in the temple and from house to house, they kept right on teaching and preaching Jesus as the Christ. – Hechos 5:40-42

«Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí». – Gálatas 2:20

Entonces Jesús dijo a Sus discípulos: «Si alguien quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y que me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará. Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?» – Mateo 16:24-26

«¿No te lo he ordenado Yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas». – Josué 1:9

El impío huye sin que nadie lo persiga,
Pero los justos están confiados como un león. – Proverbios 28:1

…conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos libertad y acceso a Dios con confianza por medio de la fe en Él. – Efesios 3:11-12

Esta confianza tenemos hacia Dios por medio de Cristo. No que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra suficiencia es de Dios, el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. – 2 Corintios 3:4-6

Pero Pedro y los apóstoles respondieron: «Debemos obedecer a Dios en vez de obedecer a los hombres». – Hechos 5:29

No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla. – 1 Corintios 10:13

De manera que decimos confiadamente:

«El Señor es el que me ayuda; no temeré.
¿Que podrá hacerme el hombre?
». – Hebreos 13:6

«…Y a los que no han buscado al Señor ni le han consultado». – Zephaniah 1:6

«Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mí mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio solemnemente del evangelio de la gracia de Dios». – Hechos 20:24

«Y de igual manera, estos en que se sembró la semilla en pedregales son los que al oír la palabra enseguida la reciben con gozo; pero no tienen raíz profunda en sí mismos, sino que solo son temporales. Entonces, cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, enseguida se apartan de ella». – Marcos 4:16-17

Ese mismo día salió Jesús de la casa y se sentó a la orilla del mar. Y se congregaron junto a Él grandes multitudes, por lo que subió a una barca y se sentó; y toda la multitud estaba de pie en la playa.

Y les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: «El sembrador salió a sembrar; y al sembrar, parte de la semilla cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron. Otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó porque no tenía profundidad de tierra; pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena y dio fruto, algunas semillas a ciento por uno, otras a sesenta y otras a treinta. El que tiene oídos, que oiga». …

»Ustedes, pues, escuchen la parábola del sembrador. A todo el que oye la palabra del reino y no la entiende, el maligno viene y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es aquel en quien se sembró la semilla junto al camino. Y aquel en quien se sembró la semilla en pedregales, este es el que oye la palabra y enseguida la recibe con gozo; pero no tiene raíz profunda en sí mismo, sino que solo es temporal, y cuando por causa de la palabra viene la aflicción o la persecución, enseguida se aparta de ella. Y aquel en quien se sembró la semilla entre espinos, este es el que oye la palabra, pero las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se queda sin fruto. Pero aquel en quien se sembró la semilla en tierra buena, este es el que oye la palabra y la entiende; este sí da fruto y produce, uno a ciento, otro a sesenta y otro a treinta por uno». – Mateo 13:1-9, 18-23 [la parábola del sembrador]

Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo. Pues si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos. Por tanto, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. – Romanos 14:7-8

En la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por Su manifestación y por Su reino te encargo solemnemente: Predica la palabra. Insiste a tiempo y fuera de tiempo. Amonesta, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos. Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.

Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman Su venida. – 2 Timoteo 4:1-8

«Si el mundo los odia, sepan que me ha odiado a Mí antes que a ustedes. Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no son del mundo, sino que Yo los escogí de entre el mundo, por eso el mundo los odia». – Juan 15:18-19

Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es Aquel que prometió. Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca. – Hebreos 10:23-25

Y aunque ustedes antes estaban alejados y eran de ánimo hostil, ocupados en malas obras, sin embargo, ahora Dios los ha reconciliado en Cristo en Su cuerpo de carne, mediante Su muerte, a fin de presentarlos santos, sin mancha e irreprensibles delante de Él. Esto Él hará si en verdad permanecen en la fe bien cimentados y constantes, sin moverse de la esperanza del evangelio que han oído, que fue proclamado a toda la creación debajo del cielo, y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro. – Colosenses 1:21-23

Ustedes fueron comprados por precio. No se hagan esclavos de los hombres. – 1 Corintios 7:23

Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza. Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. – Romanos 5:3-5

Ante todo, sepan esto: que en los últimos días vendrán burladores con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones, y diciendo: «¿Dónde está la promesa de Su venida? Porque desde que los padres durmieron, todo continúa tal como estaba desde el principio de la creación».

Pues cuando dicen esto, no se dan cuenta de que los cielos existían desde hace mucho tiempo, y también la tierra, surgida del agua y establecida entre las aguas por la palabra de Dios, por lo cual el mundo de entonces fue destruido, siendo inundado por el agua. Pero los cielos y la tierra actuales están reservados por Su palabra para el fuego, guardados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos.

Pero, amados, no ignoren esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no se tarda en cumplir Su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con ustedes, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas.

Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no deben ser ustedes en santa conducta y en piedad, esperando y apresurando la venida del día de Dios, en el cual los cielos serán destruidos por fuego y los elementos se fundirán con intenso calor! Pero, según Su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.

Por tanto, amados, puesto que ustedes aguardan estas cosas, procuren con diligencia ser hallados por Él en paz, sin mancha e irreprensibles. Consideren la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como les escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia perdición. – 2 Pedro 3:3-16

«Pero la semilla en la tierra buena, son los que han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia». – Lucas 8:15

No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. – Gálatas 6:9

Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza. – Romanos 15:4

«El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y les causarán la muerte. Y serán odiados de todos por causa de Mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ese será salvo». – Mateo 10:21-22

«“‘Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos. Tienes perseverancia, y has sufrido por Mi nombre y no has desmayado.’”» – Apocalipsis 2:2-3

«“‘Yo conozco tus obras, tu amor, tu fe, tu servicio y tu perseverancia, y que tus obras recientes son mayores que las primeras.’”» – Apocalipsis 2:19

Pero tú has seguido mi enseñanza, mi conducta, propósito, fe, paciencia, amor, perseverancia, mis persecuciones, sufrimientos, como los que me acaecieron en Antioquía, en Iconio y en Listra. ¡Qué persecuciones sufrí! Y de todas ellas me libró el Señor. Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos. – 2 Timoteo 3:10-12

No te irrites a causa de los malhechores;
No tengas envidia de los que practican la iniquidad.
Porque como la hierba pronto se secarán
Y se marchitarán como la hierba verde.
Confía en el Señor, y haz el bien;
Habita en la tierra, y cultiva la fidelidad.
Pon tu delicia en el Señor,
Y Él te dará las peticiones de tu corazón.
Encomienda al Señor tu camino,
Confía en Él, que Él actuará;
Hará resplandecer tu justicia como la luz,
Y tu derecho como el mediodía. – Salmos 37:1-6

Y ahora, hijos, permanezcan en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza y no nos apartemos de Él avergonzados en Su venida. – 1 Juan 2:28

[1] Henry, Matthew. Exposition of the Old and New Testaments, London. 1706-1710/1721.

[2] Henry, Matthew. Exposition of the Old and New Testaments, London. 1706-1710/1721.

Continua Leyendo >