«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

5.7 Cambiando Sus Hábitos De Entretenimiento

(Radio, Televisión, Películas, etc.)

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto mediten. – Filipenses 4:8

Este capítulo es efectivamente una continuación del capítulo anterior (Cambiando sus Hábitos Mundanos). Al igual que el último capítulo, los consejos de este pueden ser increíblemente difíciles de seguir en la vida diaria. Es solo a través de la gracia y la fuerza de Dios que puede vencer. Con esa introducción, permítame exponer la recomendación por adelantado y luego hablar sobre ella.

Le recomiendo encarecidamente que se abstenga de ver el 99,99% de lo que hay en la televisión (y Netflix, YouTube o cualquiera que sea su fuente favorita) y las películas (el llamado entretenimiento) producidas por la industria del entretenimiento. En resumen, no hay nada moralmente puro en nada de lo que produce la industria del entretenimiento mundano en general. Su “entretenimiento” simplemente apela a los “deseos de los ojos”, “los deseos de la carne”, la codicia, la idolatría y otros deseos carnales corruptos. Además, casi todas las llamadas películas “cristianas” se basan en las falsas enseñanzas descritas en este libro, así que tenga cuidado. Este “entretenimiento” es, en el peor de los casos, producciones completamente corrompidas, caídas y cargadas de pecado de principio a fin, y en el mejor de los casos, son un medio para engañarlo cuando parecen ser promocionados como películas (y libros, etc.) “cristianos”, pero están repletas de falsas enseñanzas.

El entretenimiento del mundo solo está diseñado para atraer al hombre carnal, lujurioso, pecaminoso, orgulloso y egoísta, y es el medio principal por el cual le lavan el cerebro, lo atontan y lo obligan a apartar los ojos y a enfocarse fuera de Cristo. Es simplemente asombroso cuán descaradamente corruptas, inmorales, sexualmente explícitas, que contienen insinuaciones sexuales, degradantes y blasfemas de Dios se han vuelto las cosas que se producen para la televisión y las películas, en casi todos los casos, en todos los canales, todos los géneros, en todo momento. Supongo que podría encontrar un programa de cocina saludable, pero creo que entiende el punto. Sí, este mundo pecaminoso, caído y carnal con sus actividades lujuriosas genera una asombrosa cantidad de ruido todos los días, tratando desesperadamente de ahogar la bondad de Dios y de Cristo, y las buenas nuevas del evangelio, y la Palabra de Dios en su totalidad. Si lo permite, incluso como cristiano, corre un gran riesgo de reincidencia, apostasía o algo peor.

La misma recomendación se aplica también a otras formas de entretenimiento, como sus elecciones musicales. Sin entrar en un debate sobre estilos y gustos musicales, hay que decir que se requiere discreción incluso cuando se escucha música moderna llamada “cristiana” (sí, ahí está la palabra de nuevo entre comillas), porque parece centrarse más en uno mismo – justificación, autoestima, felicidad, el evangelio de “sentirse bien” y glorificación de uno mismo más que cualquier otra cosa, y tampoco siempre se realiza de manera reverente (respetuosa) a un Dios Santo.

Puede argumentar: bueno, todavía está bien ver programas de naturaleza, documentales, etc., ¿verdad? Dicho material puede ser educativo e informativo, pero esté especialmente alerta y consciente de que incluso este contenido se crea para negar intencionalmente a Dios como Creador y para implementar el bombardeo/lavado de cerebro constante e interminable de la “teoría de la evolución” y las falsas enseñanzas de “millones de años” en las que casi siempre basan su llamada “ciencia”. Dios no se encuentra entre estos espectáculos.

El área más difícil de todas para mí han sido los eventos deportivos. Soy bastante activo en los deportes y los he encontrado saludables y buenos en gran parte. Pero hoy, encuentro que incluso cuando veo eventos deportivos, particularmente fútbol, que es mi favorito, los anuncios son tan sexuales hoy en día que, como cristiano, no puedo simplemente sentarme allí y verlos por más tiempo. Parece ser solo un desfile interminable de publicidad de cerveza, camiones, la última película de entretenimiento de Hollywood y una gran cantidad de otros artículos que solo apelan a los deseos carnales pecaminosos y lujuriosos.

Oro para que el Espíritu esté con usted y lo guíe en esta área. Si no tiene cuidado, sus opciones de entretenimiento pueden atraerlo de regreso al mundo muy rápidamente, y lo hará de una manera muy silenciosa e insidiosa; y antes de que se de cuenta, se encontrará caminando, participando y deambulando entre el mundo carnal nuevamente. Es prudente recordar lo que Dios le dijo a Caín: “el pecado yace a la puerta y lo codicia”. 

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • Una Vez Salvo, Siempre Salvo
  • Un Cristiano Ya No Peca Más (Nunca)

ESCRITURAS RELACIONADAS: (vea también los versículos del capítulo anterior)

No amen al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos, y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. El mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. – 1 Juan 2:15-17

Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces ustedes también serán manifestados con Él en gloria.

Por tanto, consideren los miembros de su cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas, en las cuales ustedes también anduvieron en otro tiempo cuando vivían en ellas. Pero ahora desechen también todo esto: ira, enojo, malicia, insultos, lenguaje ofensivo de su boca.

Dejen de mentirse los unos a los otros, puesto que han desechado al viejo hombre con sus malos hábitos. – Colosenses 3:1-9

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto mediten. – Filipenses 4:8 [Nota: ¡Hay muy poco de algo que cumpla con este criterio en el entretenimiento moderno de Hollywood!]

Por tanto, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es el culto racional de ustedes. Y no se adapten a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y aceptable y perfecto. – Romanos 12:1-2

¡Oh almas adúlteras! ¿No saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. – Santiago 4:4

Entonces Jesús dijo a Sus discípulos: «Si alguien quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y que me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará. Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de Su Padre con Sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno según su conducta. – Mateo 16:24-27

«Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí». – Gálatas 2:20

«Si haces bien, ¿no serás aceptado? Pero si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo». – Génesis 4:7

Continua Leyendo >