«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

4.8 La Sabiduría De Dios

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. – Santiago 1:5

La Sabiduría de lo Alto. Para servir a Dios, uno debe tener sabiduría divina. Y la sabiduría de Dios solo viene “de arriba”, de Dios, no del hombre. El corazón del hombre necio lo dirige a servir a los dioses de este mundo (ídolos, orgullo, lujuria, riqueza, fama, poder, posesiones materiales, etc.) y a adorar lo que crea la mente del hombre (es decir, enseñanzas falsas, etc.). El corazón del cristiano sabio lo dirige a buscar la “sabiduría de lo alto” y a servir a Dios y solo a Dios:

El necio ha dicho en su corazón: «No hay Dios». – Salmos 14:1

Por lo tanto, un cristiano debe darse cuenta de lo siguiente:

  1. Toda la sabiduría divina viene de lo alto, de Dios, solo viene de leer, estudiar y meditar en Su Santa Palabra (la Biblia),
  2. Hay que desearlo; uno debe desear fervientemente obtenerla (adquirir sabiduría, “adquirir entendimiento”), y
  3. Uno simplemente necesita “pedir” a Dios para obtenerla a través de la oración (¡Increíble!)

La Escritura da la secuencia anterior como:

  1. “El principio de la sabiduría es el temor del Señor, Y el conocimiento del Santo es inteligencia” (Proverbios 9:10),
  2. “Lo principal es la sabiduría; adquiere sabiduría, Y con todo lo que obtengas adquiere inteligencia” (Proverbios 4:7), y “Sino que en la ley del Señor está su deleite, Y en Su ley medita de día y de noche!” (Salmos 1:2),
  3. “Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5).

Los tres pasos anteriores culminan con la admonición de estar siempre “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento]” del Señor:

  1. “Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estén en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigan de su firmeza. Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:17-18).

Los caminos y la sabiduría del hombre y de este mundo (la multitud de la “opinión popular”) dicen: “el poder hace el bien”, “¡yo voy a conseguir lo mío primero!”, “vas a pagar por esto”, y “¡Me voy a desquitar!” En cambio, la “sabiduría de lo alto” dice:

«Ustedes han oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen”». – Mateo 5:43-44

Bienaventurado el que piensa en el pobre. – Salmos 41:1

¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que muestre por su buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tienen celos amargos y ambición personal en su corazón, no sean arrogantes y mientan así contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica. Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.

Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz. – Santiago 3:13-18

Amados, nunca tomen venganza ustedes mismos, sino den lugar a la ira de Dios, porque escrito está: «Mía es la venganza, Yo pagaré», dice el Señor. – Romanos 12:19

No se equivoque, es mucho más fácil simplemente seguir a la multitud; por el contrario, seguir la “sabiduría de lo alto” requiere audacia, valor, confianza y fuerza de carácter. No es fácil enfrentarse a la multitud, a la opinión popular y a las costumbres de este mundo, y puede haber consecuencias nefastas por hacerlo. Pero el camino del cristiano es claro: debemos agradar a Dios, no al hombre, como está escrito:

«Y si no les parece bien servir al Señor, escojan hoy a quién han de servir: si a los dioses que sirvieron sus padres, que estaban al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitan. Pero yo y mi casa, serviremos al Señor». – Josué 24:15

Pero Pedro y los apóstoles respondieron: «Debemos obedecer a Dios en vez de obedecer a los hombres». – Hechos 5:29

Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo. – Gálatas 1:10

Les he mostrado en este libro que la sabiduría de este mundo conduce a enseñanzas falsas, ciencia falsa y las aparentemente interminables “tradiciones”, mitos, supersticiones, opiniones y esquemas del hombre. Estas mentiras y engaños se nos gritan constantemente a viva voz. Estas, nos dicen el mundo secular y los medios seculares, representan la sabiduría del hombre moderno, educado e ilustrado. Lo que realmente representan es la necedad y la insensatez del hombre y de este mundo caído. La sabiduría de este mundo se describe como “necedad ante Dios”:

Nadie se engañe a sí mismo. Si alguien de ustedes se cree sabio según este mundo, hágase necio a fin de llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios. Pues escrito está: «Él es el que prende a los sabios en su propia astucia». Y también: «El Señor conoce los razonamientos de los sabios, los cuales son inútiles». – 1 Corintios 3:18-20

Este planeta ha visto de primera mano la sabiduría del hombre durante miles de años, y ¿qué nos ha traído? Guerra tras guerra, matar, robar, violar, saquear, mentir, engañar, codicia, fraude, corrupción, opresión y muchos otros males, todos derivados de ambiciones egoístas, orgullo y lujuria, y la búsqueda voraz e interminable de la fama, el dinero y el poder, que es lo que valora la sabiduría de este mundo. Además, la sabiduría del mundo ha llevado a la rebelión contra Dios, la negación de Dios, la adoración de ídolos y la depravación moral en todo momento.

Sí, hay que desechar la sabiduría del hombre (la sabiduría de este mundo) para ver a Dios, y además, sólo Dios, a través de Su Espíritu, puede revelarnos las cosas de Dios:

Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.

Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque son cosas que se disciernen espiritualmente. – 1 Corintios 2:12-14

Entonces, buen cristiano, ¿sigue los caminos necios del hombre y este mundo pecador y caído o los caminos de Dios? ¿Busca las cosas de este mundo o las cosas de arriba? Los caminos del hombre están todos disfrazados para que parezcan “sabiduría” y para que sean buenos y provechosos para el hombre, pero está escrito:

Hay camino que al hombre le parece derecho,
Pero al final, es camino de muerte. – Proverbios 14:12

Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. – Colosenses 3:1-2

O expresado de otra manera: ¿Usted “sigue a la multitud” o sigue a Dios? Casi siempre conducen a direcciones opuestas, y debe elegir deliberada y conscientemente seguir una u otra, incluso después de nacer de nuevo. Un cristiano debe estar constantemente “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”, o corre el riesgo de volver a caer en los caminos de este mundo y volver a estar bajo la esclavitud del pecado, Satanás y la muerte. Si no está “avanzando hacia la madurez” en su fe al crecer en la comprensión de la verdad, puede ser desviado por los “lobos”, las “víboras” y los “fariseos” modernos (maestros falsos e hipócritas), como se explica a lo largo de este libro. La sabiduría de este mundo siempre aleja de Cristo y lo lleva de regreso al pecado, al sufrimiento y a la muerte; es el ciego guiando a los ciegos:

Les dijo también una parábola: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en un hoyo?» – Lucas 6:39

«Déjenlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo». – Mateo 15:14

Y solo porque escucha algo repetido en voz alta y con frecuencia no lo hace verdadero o incluso sabio, y además, como dice la Escritura:

Antes bien, sea hallado Dios veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso. – Romanos 3:4

Enseguida los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas a Berea, los cuales, al llegar, fueron a la sinagoga de los judíos. Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así. – Hechos 17:10-11

Sí, la sabiduría de este mundo expirará, completamente inútil, en el Segundo Advenimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Dios habrá sido “encontrado veraz” en todas las cosas, y la “sabiduría de lo alto” habrá sido vindicada, mientras que la sabiduría de este mundo será juzgada y hallada que no equivale a nada en absoluto excepto a “necedad”.

También escuchará algunas afirmaciones de que la Biblia está desactualizada o “fuera de contacto” con la cultura y las normas sociales de hoy y que la Biblia debe ser más “progresista” o “liberal” y “actualizada” para que coincida con las tendencias y modas actuales. Sin embargo, una vez más, nada más lejos de la realidad, pues la Biblia nos dice que:

Lo que fue, eso será,
Y lo que se hizo, eso se hará;
No hay nada nuevo bajo el sol. ­– Eclesiastés 1:9

En contraste con la sabiduría de este mundo, la “sabiduría de lo alto” le da al hombre un entendimiento de Dios, Su Hijo Jesucristo, y los caminos de justicia y paz que conducen a la vida eterna. La “sabiduría de lo alto” es como una roca sólida, duradera, inmutable, un fundamento seguro que sobrevive a la locura del hombre. Está escrito:

Acuérdense de sus guías que les hablaron la palabra de Dios, y considerando el resultado de su conducta, imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. No se dejen llevar por doctrinas diversas y extrañas. – Hebreos 13:7-9a

«Por tanto, cualquiera que oye estas palabras Mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca.

»Todo el que oye estas palabras Mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción». – Mateo 7:24-27

La “sabiduría de lo alto” viene solo de Dios para aquellos que creen en Él, se humillan ante Él e invocan Su nombre. No hay cuota de admisión para obtenerlo, ya que Dios la ofrece gratuitamente a aquellos que simplemente se lo piden:

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos. – Santiago 1:5-8

Y finalmente, el cristiano solo obtiene la “sabiduría de lo alto” de la Santa Palabra de Dios. No encontrará sabiduría divina en los materiales producidos por el hombre.

Pero Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”». – Mateo 4:4

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
Ni se detiene en el camino de los pecadores,
Ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
Sino que en la ley del Señor está su deleite,
Y en Su ley medita de día y de noche!
Será como árbol plantado junto a corrientes de agua,
Que da su fruto a su tiempo
Y su hoja no se marchita;
En todo lo que hace, prospera. – Salmos 1:1-3

Enséñame, oh Señor, Tu camino;
Andaré en Tu verdad;
Unifica mi corazón para que tema Tu nombre. – Salmos 86:11

Consulte también los capítulos sobre Eligiendo una Biblia y Estudiando la Biblia para obtener más información.

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Con sabiduría fundó el Señor la tierra,
Con inteligencia estableció los cielos. – Proverbios 3:19

«Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes,
Ni sus caminos son Mis caminos», declara el Señor.
«Porque como los cielos son más altos que la tierra,
Así Mis caminos son más altos que sus caminos,
Y Mis pensamientos más que sus pensamientos». – Isaías 55:8-9

Porque el Señor da sabiduría,
De Su boca vienen el conocimiento y la inteligencia.
Él reserva la prosperidad para los rectos
Y es escudo para los que andan en integridad,
Guarda las sendas del juicio,
Y preserva el camino de Sus santos. – Proverbios 2:6-8

Entonces el misterio fue revelado a Daniel en una visión de noche. Daniel entonces bendijo al Dios del cielo, y dijo:

«Sea el nombre de Dios bendito por los siglos de los siglos,
Porque la sabiduría y el poder son de Él.
Él es quien cambia los tiempos y las edades;
Quita reyes y pone reyes.
Da sabiduría a los sabios,
Y conocimiento a los entendidos.
Él es quien revela lo profundo y lo escondido.
Conoce lo que está en tinieblas,
Y la luz mora con Él.
A ti, Dios de mis padres, yo doy gracias y alabo,
Porque me has dado sabiduría y poder,
Y ahora me has revelado lo que te habíamos pedido,
Pues nos has dado a conocer el asunto del rey». – Daniel 2:19-23

Bienaventurado el hombre que halla sabiduría
Y el hombre que adquiere entendimiento.
Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata,
Y sus utilidades mejor que el oro fino.
Es más preciosa que las joyas,
Y nada de lo que deseas se compara con ella.
Larga vida hay en su mano derecha,
En su mano izquierda, riquezas y honra.
Sus caminos son caminos agradables
Y todas sus sendas, paz. – Proverbios 3:13-17

«Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
No te olvides ni te apartes de las palabras de mi boca.
No la abandones y ella velará sobre ti;
Ámala y ella te protegerá.
Lo principal es la sabiduría; adquiere sabiduría,
Y con todo lo que obtengas adquiere inteligencia.
Estímala, y ella te ensalzará;
Ella te honrará si tú la abrazas;
Guirnalda de gracia pondrá en tu cabeza,
Corona de hermosura te entregará». – Proverbios 4:5-9

Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro,
Y adquirir inteligencia es preferible a la plata. – Proverbios 16:16

«En Él [Dios] están la sabiduría y el poder,
Y el consejo y el entendimiento son Suyos». – Job 12:13

Porque la sabiduría protege como el dinero protege;
Pero la ventaja del conocimiento es que la sabiduría preserva la vida de sus poseedores. – Eclesiastés 7:12

Espero que con esto sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. – Colosenses 2:2-3

Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos cesado de orar por ustedes, pidiendo que sean llenos del conocimiento de Su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que anden como es digno del Señor, haciendo en todo, lo que le agrada, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. Rogamos que ustedes sean fortalecidos con todo poder según la potencia de Su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo dando gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en la Luz. – Colosenses 1:9-12

¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e inescrutables Sus caminos! Pues, ¿quién ha conocido la mente del Señor? ¿O quién llego a ser Su consejero? ¿O quién le ha dado a Él primero para que se le tenga que recompensar? Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén. – Romanos 11:33-36

«Pero la sabiduría, ¿dónde se hallará?
¿Y dónde está el lugar de la inteligencia?
No conoce el hombre su valor,
Ni se encuentra en la tierra de los vivientes.
El abismo dice: “No está en mí”;
Y el mar dice: “No está conmigo”.
No se puede dar oro puro por ella,
Ni peso de plata por su precio.
No puede evaluarse con oro de Ofir,
Ni con ónice precioso, ni con zafiro.
No la pueden igualar ni el oro ni el vidrio,
Ni se puede cambiar por artículos de oro puro.
Coral y cristal ni se mencionen;
La adquisición de la sabiduría es mejor que las perlas.
El topacio de Etiopía no puede igualarla,
Ni con oro puro se puede evaluar.
¿De dónde, pues, viene la sabiduría?
¿Y dónde está el lugar de la inteligencia?
Está escondida de los ojos de todos los vivientes,
Y oculta a todas las aves del cielo.
El Abadón y la muerte dicen:
“Con nuestros oídos hemos oído su fama”.

»Dios entiende el camino de ella,
Y conoce su lugar.
Porque Él contempla los confines de la tierra,
Y ve todo bajo los cielos.
Cuando Él dio peso al viento
Y determinó las aguas por medida;
Cuando puso límite a la lluvia
Y camino para el rayo,
Entonces Él la vio y la declaró,
La estableció y también la escudriñó.
Y dijo al hombre: “El temor del Señor es sabiduría,
Y apartarse del mal, inteligencia”». – Job 28:12-28

Aquella noche Dios se apareció a Salomón y le dijo: «Pide lo que quieras que Yo te dé». Entonces Salomón dijo a Dios: «Tú has mostrado gran misericordia con mi padre David, y me has hecho rey en su lugar. Ahora, oh Señor Dios, Tu promesa a mi padre David se ha cumplido, porque me has hecho rey sobre un pueblo tan numeroso como el polvo de la tierra. Dame ahora sabiduría y conocimiento, para que pueda salir y entrar delante de este pueblo; porque, ¿quién podrá juzgar a este pueblo Tuyo tan grande?».

Y dijo Dios a Salomón: «Por cuanto esto estaba en tu corazón, y no has pedido riquezas, ni bienes, ni gloria, ni la vida de los que te odian, ni aun has pedido larga vida, sino que has pedido para ti sabiduría y conocimiento para poder gobernar a Mi pueblo sobre el cual te he hecho rey, sabiduría y conocimiento te han sido concedidos. También te daré riquezas y bienes y gloria, tales como no las tuvieron ninguno de los reyes que fueron antes de ti, ni los que vendrán después de ti». Salomón salió del lugar alto que estaba en Gabaón, de la tienda de reunión, a Jerusalén, y reinó sobre Israel. – 2 Crónicas 1:7-13

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "4.8 La Sabiduría De Dios." EachDay.org. Access date: diciembre 9, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-iv-el-camino-de-un-cristiano/4-8-la-sabiduria-de-dios/