«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

2.1 ¿Jesús Es Realmente Dios?

Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. – Colosenses 1:15-16

El Hijo de Dios, El Hijo del Hombre, Emanuel. El capítulo anterior presentó y describió a Jesús, el hombre, y que fue crucificado en pago expiatorio (sacrificio) por sus pecados y que resucitó después de tres días. Si bien muchos escépticos, agnósticos y ateos continúan negando que Jesús (el hombre) existió alguna vez (a pesar de la abrumadora evidencia de que lo hizo), otros se dan cuenta de que no pueden escapar de la fuerza de esa evidencia, y así en un esfuerzo continuo por desacreditar el mensaje del evangelio, recurren a decir burlonamente: “¡Bueno, él nunca afirmó ser Dios, solo fue un buen maestro moral”! Para agravar aún más el asunto, incluso algunas de las llamadas (falsas) iglesias “cristianas” de hoy (por ejemplo, los mormones, los testigos de Jehová, etc.) hacen afirmaciones falsas como: “Jesús era simplemente un ángel, un ser creado”, o incluso que “Él es el hermano de Satanás”. Todo esto es una blasfemia, y esas no son verdaderas iglesias cristianas; ¡son cultos que niegan a Cristo (ver el capítulo Cuidado con los Lobos)!

Las Escrituras muestran claramente que Jesús de Nazaret no era solo un hombre común, porque ¿cuántos hombres (o mujeres) nacieron de una madre virgen a través de la obra sobrenatural del Espíritu Santo? Además, los muchos milagros que realizó junto con Su dominio sobre la naturaleza, presenciados por cientos de personas (miles en algunos casos) y registrados en las Escrituras, sirvieron para confirmar Sus afirmaciones y testificar y probar que Él era en verdad Dios encarnado. Y, por último: ¿Jesús mismo afirmó ser Dios? Este capítulo le muestra que sí, Jesús, de hecho, afirmó ser Dios, y lo hizo sin ambigüedad alguna.

LOS MILAGROS QUE JESÚS REALIZÓ CONFIRMARON QUE ÉL ERA DIOS

Jesús realizó muchos milagros, que fueron presenciados por muchas (cientos, miles) de personas. A continuación, se proporciona una lista parcial:

  • Curo al hijo del noble (Juan 4:46-47),
  • Expulsó demonios / espíritus inmundos (Marcos 1:23-28, Mateo 8:28-34, Mateo 12:22, Mateo 15:22-28, Mateo 17:14-21),
  • Curó a la suegra de Pedro (Marcos 1:30-31),
  • Saó leprosos (Marcos 1:40-45, Lucas 17:11-19),
  • Sanó al siervo del centurión (Mateo 8:5-13),
  • Resucitó gente de entre los muertos (Lucas 7:11-18, Mateo 9:18-26, Juan 11:1-46),
  • Curó a una persona con parálisis (Mateo 9:1-8),
  • Sanó a una mujer con sangrado (Lucas 8:43-48),
  • Abrió los ojos de los ciegos (Mateo 9:27-31, Marcos 8:22-26, Juan 9:1-38, Mateo 20:30-34),
  • Hizo que el mudo hablara (Mateo 9:32-33),
  • Sanó al cojo en el estanque de Betesda (Juan 5:1-9),
  • Restauró una mano seca (Mateo 12:10-13),
  • Curó a un hombre sordomudo (Marcos 7:31-37),
  • Sanó a una mujer lisiada (Lucas 13:10-17),
  • Restauró una oreja cortada (Lucas 22:50-51),
  • Él mismo resucitó de entre los muertos (Lucas 24:5-6)

Juan, el discípulo amado de Jesús, escribe:

Y hay también muchas otras cosas [milagros] que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían. – Juan 21:25

Además, los milagros (por ejemplo, curar a los enfermos y ciegos, resucitar a las personas de entre los muertos, etc.) sirvieron para demostrar que Él es capaz de perdonar los pecados y revertir la maldición que se colocó sobre este mundo y toda la humanidad (como resultado de la desobediencia del hombre a Dios, vea el capítulo anterior sobre La Humanidad y el Pecado) y restaurar la creación a un estado perfecto nuevamente, y esto es parte de la esperanza que un cristiano tiene en Cristo, porque sin perdón, no puede haber vida eterna (solo muerte eterna).

Pues para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados», entonces dijo al paralítico: «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa». – Mateo 9:6

EL MANDATO DE JESÚS SOBRE LA NATURALEZA CONFIRMÓ QUE ERA DIOS

Jesús demostró repetidamente su dominio sobre la naturaleza, algo que solo Dios puede hacer. A continuación, se proporciona una lista parcial:

  • Convirtió el agua en vino (Juan 2:1-11),
  • La gran captura de peces del discípulo (Lucas 5:1-11, Juan 21:1-14),
  • Calmó la tormenta (Mateo 8:23-27, Marcos 4:36-41, Lucas 8:22-25),
  • Caminó sobre el agua (Mateo 14:22-33),
  • Alimentó al menos a 5,000 personas (Mateo 14:15-21),
  • Alimentó al menos a 4,000 personas (Mateo 15:32-39),
  • Causó que una higuera se marchitara (Mateo 21:18-22, Marcos 11:20-24)

DIOS (EL PADRE) DECLARÓ QUE JESÚS ERA DIOS

Dios (el Padre) inequivocadamente también declaró que Jesús era Dios:

Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y los cielos se abrieron en ese momento y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él. Y se oyó una voz de los cielos que decía: «Este es Mi Hijo amado en quien me he complacido». – Mateo 3:16-17

A continuación, quiero llamar su atención sobre lo que está escrito en Hebreos 1:8, citando Salmos 45:6. Aquí tiene en las Escrituras a Dios (el Padre) llamando explícitamente a Su Hijo Jesús Dios; esto fue escrito mucho antes de que Jesús naciera:

Pero del Hijo dice:

«Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos,
Y cetro de equidad es el cetro de Tu reino
». – Hebreos 1:8

Otro hecho notable fue la transfiguración de Jesús en la montaña (acompañado por Moisés y Elías) frente a Pedro, Santiago y Juan:

Seis días después, Jesús tomó con Él a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto. Delante de ellos se transfiguró; y Su rostro resplandeció como el sol y Sus vestiduras se volvieron blancas como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías hablando con Él.

Entonces Pedro dijo a Jesús: «Señor, bueno es que estemos aquí; si quieres, haré aquí tres enramadas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías». Mientras estaba aún hablando, una nube luminosa los cubrió; y una voz salió de la nube, diciendo: «Este es Mi Hijo amado en quien Yo estoy complacido; óiganlo a Él».

Cuando los discípulos oyeron esto, cayeron sobre sus rostros y tuvieron gran temor. Entonces Jesús se les acercó, y tocándolos, dijo: «Levántense y no teman». Y cuando alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino a Jesús solo. – Mateo 17:1-8

JESÚS AFIRMÓ SER DIOS

Jesús, de hecho, afirmó ser Dios. Aquí se dan un par de versículos en los que lo hizo:

Pero Él se quedó callado y nada respondía. Le volvió a preguntar el sumo sacerdote: «¿Eres Tú el Cristo, el Hijo del Bendito?». Jesús le contestó: «Yo soy; y verán al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo».

Entonces el sumo sacerdote, rasgando sus ropas, dijo: «¿Qué necesidad tenemos de más testigos? Han oído la blasfemia; ¿qué les parece?». Y todos lo condenaron, diciendo que era digno de muerte. – Marcos 14:61-64

Jesús les dijo: «En verdad les digo, que antes que Abraham naciera, Yo soy». Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo. – Juan 8:58-59

Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matar a Jesús, porque no solo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios Su propio Padre, haciéndose igual a Dios. – Juan 5:18

[Jesús dijo:] «Yo y el Padre somos uno».

Los judíos volvieron a tomar piedras para tirárselas. Entonces Jesús les dijo: «Les he mostrado muchas obras buenas que son del Padre. ¿Por cuál de ellas me apedrean?». Los judíos le contestaron: «No te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque Tú, siendo hombre, te haces Dios». ­– Juan 10:30-33

«Si ustedes me hubieran conocido, también hubieran conocido a Mi Padre; desde ahora lo conocen y lo han visto». – Juan 14:7

«No temas, Yo soy el Primero y el Último, y el que vive, y estuve muerto. Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades». – Apocalipsis 1:17b-18

Vale la pena señalar que, en algunos de los versículos anteriores, se puede ver que los judíos de la época de Jesús no tenían ninguna duda de que Él decía ser Dios (“YO SOY”), porque es por eso que repetidamente intentaron matarlo. ¡Cada vez que hacía esa afirmación, corrían hacia él nuevamente para tratar de apedrearlo hasta la muerte!

DEMONIOS (ESPÍRITUS MALIGNOS) PROCLAMARON QUE JESÚS ERA DIOS

Sorprendentemente, aún más, los demonios sabían exactamente quién era Jesús y así lo proclamaron. Lo identificaron claramente como “Jesús, Hijo del Dios Altísimo” sin ambigüedad ni duda. Ellos entendieron aún más que estaban bajo Su autoridad, mandato y juicios:

Entonces navegaron hacia la tierra de los gadarenos que está al lado opuesto de Galilea. Cuando Jesús bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa sino en los sepulcros. Al ver a Jesús, gritó y cayó delante de Él, y dijo en alta voz: «¿Qué tienes Tú que ver conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes». – Lucas 8:26-28

Al llegar Jesús al otro lado, a la tierra de los gadarenos, fueron a Su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, violentos en extremo, de manera que nadie podía pasar por aquel camino. Y gritaron: «¿Qué hay entre Tú y nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes del tiempo?».

A cierta distancia de ellos estaba paciendo una manada de muchos cerdos; y los demonios le rogaban: «Si vas a echarnos fuera, mándanos a la manada de cerdos». «¡Vayan!», les dijo Jesús. Y ellos salieron y entraron en los cerdos; y la manada entera se precipitó por un despeñadero al mar, y perecieron en las aguas.

Los que cuidaban la manada huyeron; y fueron a la ciudad y lo contaron todo, incluso lo de los endemoniados. Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y cuando lo vieron, le rogaron que se fuera de su región. – Mateo 8:28-34

LOS ATRIBUTOS DE JESÚS LO DECLARAN DIOS

Hay otro aspecto que muestra que Jesús es Dios. Se le atribuyen varios atributos que sólo pueden pertenecer a la deidad: ser eterno (sin principio ni fin), santidad y recibir adoración. La Escritura asigna todos estos atributos a Jesús.

Hablando de Su naturaleza eterna, la Escritura es clara en que Jesús no tiene principio ni fin, Él es eterno. La Biblia nos dice que “Él [Jesús] fue conocido de antemano antes de la fundación del mundo”. Declara que “Él [Jesús] estaba en el principio” y que “Él [Jesús] estaba con Dios” y que “Él [Jesús] era Dios”. Las Escrituras declaran que “todas las cosas fueron hechas por medio de Él [Jesús]”. Él ha coexistido eternamente con Dios el Padre desde la eternidad pasada y continuará existiendo por la eternidad futura.

Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. – Hebreos 13:8

Jesús no es solo “un ser creado”, “un ángel caído” o “el hermano de Satanás”, como algunos enseñan falsamente. ¡Cualquier grupo (culto) que enseñe tales cosas está negando al Jesús de la Biblia! [1]

La voz de Jesús incluso se puede escuchar en el Antiguo Testamento. Aunque las palabras no están en rojo, en realidad está escuchando (leyendo) la voz de Jesús en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Fue Jesús quien llamó a todas las a que existieran. ¡Increíble! En la sabiduría infinita de Dios, Cristo estuvo velado a la humanidad hasta el momento justo de la historia en que se hizo “manifestado en la carne” como el hombre “Jesús de Nazaret”, habiendo “aparecido en estos últimos tiempos por su bien” (es decir, cuando Dios decidió que era hora de revelarlo al mundo como Salvador y Redentor). Después de su muerte y resurrección, ascendió de nuevo al cielo y volverá a reunir a los que son suyos en el último día, que es el día del juicio.

LA ESCRITURA DECLARA QUE JESÚS ES DIOS

Y finalmente, la Escritura declara que Jesús es Dios:

Él [Jesús] es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. – Colosenses 1:15-16

En el principio ya existía el Verbo [Jesús], y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. – Juan 1:1-3

Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él [Jesús]… – Colosenses 2:9

Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por Su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. Él es el resplandor de Su gloria y la expresión exacta de Su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de Su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, el Hijo se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos.

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:

«Hijo Mío eres Tú,
Yo te he engendrado hoy
»;

y otra vez:

«Yo seré Padre para Él,
Y/ Él será Hijo para Mí?
».

De nuevo, cuando trae al Primogénito al mundo, dice:

«Y lo adoren todos los Ángeles de Dios».

De los ángeles dice:

«El que hace a Sus Ángeles, espíritus,
Y a Sus ministros, llama de fuego
».

Pero del Hijo dice:

«Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos,
Y cetro de equidad es el cetro de Tu reino
». – Hebreos 1:1-8

Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento a fin de que conozcamos a Aquel que es verdadero; y nosotros estamos en Aquel que es verdadero, en Su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna. – 1 Juan 5:20

Dice el Señor a mi Señor:
«Siéntate a Mi diestra,
Hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies».
El Señor extenderá desde Sión Tu poderoso cetro, diciendo:
«Domina en medio de Tus enemigos».
Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de Tu poder;
En el esplendor de la santidad, desde el seno de la aurora;
Tu juventud es para Ti como el rocío.

El Señor ha jurado y no se retractará:
«Tú eres sacerdote para siempre
Según el orden de Melquisedec».
El Señor está a Tu diestra;
Quebrantará reyes en el día de Su ira.
Juzgará entre las naciones,
Las llenará de cadáveres,
Quebrantará cabezas sobre la ancha tierra.
Él beberá del arroyo en el camino;
Por tanto levantará la cabeza. – Salmos 110

Así que, en resumen:

  1. Jesús declaró inequívocamente que Él mismo era, y es, Dios,
  2. Dios declaró que Jesús era Dios,
  3. La Escritura declara que Jesús es Dios,
  4. Los milagros de Jesús demostraron que Él era Dios,
  5. La autoridad de Jesús sobre la naturaleza demostró que Él era Dios,
  6. Jesús aceptó y permitió la adoración sin corregir a los que lo hicieron; la adoración está reservada solo para Dios,
  7. Jesús es de la misma esencia que Dios el Padre y coeterno con Dios el Padre, sin principio ni fin; no es un ser creado,
  8. ¡Y, además, Él [Jesús] está gobernando y reinando este mismo día en Su Reino!

Vale la pena señalar que el nombre que usó con más frecuencia cuando se refirió a sí mismo fue “Hijo del Hombre”, lo que refuerza su amor, afecto y vínculo con la humanidad y el valor que le da a su propia humanidad (a pesar de ser también Dios). Jesús se identificará con Su (y nuestra) humanidad por toda la eternidad.

En el próximo capítulo, discutimos un asunto de importancia monumental y eterna: ¿Jesús realmente resucitó de entre los muertos? Porque sin Su resurrección, no tenemos “buenas noticias” ni esperanza.

ENSEÑANZAS FALSAS QUE ENCONTRARÁ:

  • Jesús era solo un hombre de “buena moral” (pero no Dios), incluso si los escépticos y los ateos reconocen que Jesús vivió según lo registrado en la Biblia, todavía negarían Su deidad.
  • Jesús es simplemente “un ángel” o “el hermano de Satanás”, es decir, es un ser creado y no Dios. ¡Esta falsa enseñanza es presentada por algunos grupos / iglesias que RECLAMAN ser “cristianos” y usan el nombre de Jesús ¡en el nombre de su propia iglesia! Sí, la mente del hombre parece no tener límites cuando evoca interpretaciones extrañas y distorsiones directas de las Escrituras, y luego otros parecen estar dispuestos a creer y seguirlas. ¡No se dejes engañar!
  • Cultos que niegan la deidad de Cristo, que Él es Dios.

ESCRITURAS RELACIONADAS:

«No se turbe su corazón; crean en Dios, crean también en Mí. En la casa de Mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, se lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para ustedes. Y si me voy y les preparo un lugar, vendré otra vez y los tomaré adonde Yo voy; para que donde Yo esté, allí estén ustedes también». – Juan 14:1-3

«Señor, muéstranos al Padre y nos basta», le dijo Felipe. Jesús le dijo: «¿Tanto tiempo he estado con ustedes, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que Yo estoy en el Padre y el Padre en Mí? Las palabras que Yo les digo, no las hablo por Mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en Mí es el que hace las obras. Créanme que Yo estoy en el Padre y el Padre en Mí; y si no, crean por las obras mismas». – Juan 14:8-11

«Ustedes examinan las Escrituras porque piensan tener en ellas la vida eterna. ¡Y son ellas las que dan testimonio de Mí! Pero ustedes no quieren venir a Mí para que tengan esa vida.

»Yo no recibo gloria de los hombres; pero a ustedes ya los conozco, que no tienen el amor de Dios. Yo he venido en nombre de Mi Padre y ustedes no me reciben; si otro viene en su propio nombre, a ese recibirán. ¿Cómo pueden creer, cuando reciben gloria los unos de los otros, y no buscan la gloria que viene del Dios único?

»No piensen que Yo los acusaré delante del Padre; el que los acusa es Moisés, en quien ustedes han puesto su esperanza. Porque si creyeran a Moisés, me creerían a Mí, porque de Mí escribió él. Pero si no creen sus escritos, ¿cómo creerán Mis palabras?». – Juan 5:39-47

Acercándose Jesús, les dijo: «Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra». – Mateo 28:18

Jesús le contestó: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?». – Juan 11:25-26

Simón Pedro respondió: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente».

Entonces Jesús le dijo: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos. – Mateo 16:16-17

Es el mensaje acerca de Su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, y que fue declarado Hijo de Dios con un acto de poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo. – Romanos 1:3-4

Al oír Juan [el bautista] en la cárcel de las obras de Cristo, mandó por medio de sus discípulos a decir a Jesús: «¿Eres Tú el que ha de venir, o esperaremos a otro?».

Jesús les respondió: «Vayan y cuenten a Juan lo que oyen y ven: los ciegos reciben la vista y los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres se les anuncia el evangelio. Y bienaventurado es el que no se escandaliza de Mí». – Mateo 11:2-6

El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño [Jesús] que nacerá será llamado Hijo de Dios». – Lucas 1:35

El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a Su Siervo Jesús, al que ustedes entregaron y repudiaron en presencia de Pilato, cuando este había resuelto poner a Jesús en libertad. Pero ustedes repudiaron al Santo y Justo, y pidieron que se les concediera un asesino, y dieron muerte al Autor de la vida, al que Dios resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. – Hechos 3:13-15

«¡Señor mío y Dios mío!», le dijo Tomás. Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron». – Juan 20:28-29

Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios [Jesús], que está en el seno del Padre, Él lo ha dado a conocer. – Juan 1:18

desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a ustedes. Por medio de Él son creyentes en Dios, que lo resucitó de entre los muertos y le dio gloria, de manera que la fe y esperanza de ustedes sean en Dios. – 1 Pedro 1:20-21

[1] Jackson, Wayne. “Jehovah‘s Witnesses and the Doctrine of the Deity of Jesus Christ.” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Julio 28, 2019. https://christiancourier.com/articles/1604-jehovahs-witnesses-and-the-doctrine-of-the-deity-of-jesus-christ

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "2.1 ¿Jesús Es Realmente Dios?." EachDay.org. Access date: septiembre 27, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-ii-nuestra-esperanza/2-1-es-jesus-realmente-dios/