«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

4.13 Ahora Ve Y Dile A Otros

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura». – Marcos 16:15

Embajadores para Cristo. Como lo mandó Cristo, ve y comparte “el mensaje de la verdad” con otro que todavía está perdido, porque está escrito, “así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo”. Estamos rodeados por un mar de perdidos, y está escrito que “la cosecha es mucha, pero los obreros pocos”. En un mundo excesivamente oscuro y pecaminoso, la poca luz que podemos hacer brillar puede ayudar mucho a los perdidos a encontrar su camino. Es muy posible que seas el único en compartir a Jesús con alguien en toda su vida, y será más que horrible estar parado allí en el día del Juicio entre los salvos (las “ovejas”, ubicadas “sobre Su [Jesús] derecha”) y miro hacia arriba y veo a alguien que conocíamos que está perdido para siempre (las “cabras”, ubicadas “a Su [Jesús] izquierda”), y nos damos cuenta de que tuvimos la oportunidad de acercarnos y compartir el evangelio con ellos, pero nunca lo hicimos. ¡Ay, qué tragedia!

Además, recuerde que usted es un “embajador” de Cristo, un miembro del “sacerdocio real” con Cristo como su “Sumo Sacerdote” (y “Rey”), así que proclame con valentía “el mensaje de la verdad” y sea un constuctor de reino para Cristo como “pescador de hombres”:

«Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo». – Mateo 28:19-20

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anuncien las virtudes de Aquel que los llamó de las tinieblas a Su luz admirable. Ustedes en otro tiempo no eran pueblo, pero ahora son el pueblo de Dios; no habían recibido misericordia, pero ahora han recibido misericordia. – 1 Pedro 2:9-10

Y les dijo: «Vengan en pos de Mí, y Yo los haré pescadores de hombres». – Mateo 4:19

Es cierto que puede ser ridiculizados, burlados, ignorados, despreciados e incluso perseguido por compartir la verdad, pero no deje que eso lo detenga, porque está ayudando a otros a escuchar sobre el regalo de la vida eterna. Jesús fue tratado de la misma manera, y no somos mejores que nuestro Maestro. Y aún más, debemos estar gozosos si hemos sido hallados “dignos de sufrir” por Su nombre. No debemos avergonzarnos, sino proclamar las buenas nuevas del evangelio el “mensaje de la verdad” con audacia:

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero Suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios.

Él nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según Su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien puso fin a la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio.

Para este evangelio yo fui constituido predicador, apóstol y maestro. Por lo cual también sufro estas cosas, pero no me avergüenzo. Porque yo sé en quién he creído, y estoy convencido de que Él es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día. Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado. – 2 Timoteo 1:7-14

Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del judío primeramente y también del griego [Gentiles]. – Romanos 1:16

«Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos». – Mateo 5:14-16

Después que oraron, el lugar donde estaban reunidos tembló, y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban la palabra de Dios con valor. – Hechos 4:31

Y recuerde, compartir el mensaje del evangelio también se aplica a las personas más cercanas a usted. Porque los padres que crían a sus hijos en el camino del Señor (y el camino de la verdad) hacen un gran honor y servicio tanto a sí mismos como a sus hijos; y el esposo que lleva (guía) a su esposa a la verdad y la vida eterna está mostrando un gran liderazgo de acuerdo con los mandamientos de Dios.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

Es instructivo en este punto volver a compartir la parábola del sembrador:

Y les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: «El sembrador salió a sembrar; y al sembrar, parte de la semilla cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron. Otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó porque no tenía profundidad de tierra; pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena y dio fruto, algunas semillas a ciento por uno, otras a sesenta y otras a treinta. El que tiene oídos, que oiga». …

»Ustedes, pues, escuchen la parábola del sembrador. A todo el que oye la palabra del reino y no la entiende, el maligno viene y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es aquel en quien se sembró la semilla junto al camino. Y aquel en quien se sembró la semilla en pedregales, este es el que oye la palabra y enseguida la recibe con gozo; pero no tiene raíz profunda en sí mismo, sino que solo es temporal, y cuando por causa de la palabra viene la aflicción o la persecución, enseguida se aparta de ella. Y aquel en quien se sembró la semilla entre espinos, este es el que oye la palabra, pero las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se queda sin fruto. Pero aquel en quien se sembró la semilla en tierra buena, este es el que oye la palabra y la entiende; este sí da fruto y produce, uno a ciento, otro a sesenta y otro a treinta por uno». – Mateo 13:3-9,18-23

De la parábola, Cristo es el sembrador que esparce la semilla (así como Sus evangelistas, es decir, usted), que es “el mensaje [palabra] de la verdad” – al proclamar audazmente el mensaje del evangelio como la “luz del mundo” y como una “ciudad asentada sobre un monte”. El tipo de terreno representa el tipo de persona que ha escuchado “el mensaje de la verdad”:

  • Suelo endurecido (junto al camino): La tierra al borde del camino donde la semilla cae sobre la tierra endurecida y no se entiende ni se cree, por lo tanto, se la arrebatan de nuevo sin ningún efecto por parte de Satanás, sin dejar impacto en el que la escuchó que no tenía interés en ella, o
  • Rocoso: El suelo pedregoso donde la semilla se recibe con entusiasmo al principio y por un tiempo, pero luego se descarta por negligencia o cuando surgen pruebas y tribulaciones o persecución, o
  • Espinoso: El suelo espinoso es donde los cuidados y los deseos por los placeres de este mundo ganan a la perseverancia en la fe, que por lo tanto ahoga el crecimiento de la semilla, o
  • Buena: La buena tierra que recibe la Palabra en verdad y en plenitud, creciendo y madurando en Cristo y abundando siempre en la obra del Señor, produciendo una cosecha de 30x, 60x o 100x para el Señor, y perseverando en la fe hasta la muerte.

Matthew Henry escribe sobre esta parábola: [1]

  1. Mientras que la buena tierra produce abundantemente: así es con los corazones de los hombres, cuyos diferentes caracteres están representados aquí por cuatro clases de tierra, de las cuales tres son malas y sólo una buena. Nótese que el número de oyentes infructuosos es muy grande, incluso de aquellos que oyeron al mismo Cristo. ¿Quién ha creído nuestro reporte?
  2. El sembrador que esparce la semilla es nuestro Señor Jesucristo, por sí mismo o por sus ministros. El pueblo es labranza de Dios, su labranza, así dice la palabra; y los ministros son colaboradores de Dios (1 Corintios 3:9). Predicar a una multitud es sembrar el maíz; no sabemos dónde debe encenderse; solo mira que sea bueno, que sea limpio, [que sea puro] y asegúrate de darle suficiente semilla. La siembra de la palabra es la siembra de un pueblo para el campo de Dios [Reino de Cristo], el grano de su tierra (Isaías 21:10).

Ahora que este libro ha sembrado la semilla del “mensaje de la verdad” en usted, ¿qué tipo de suelo será?

LOS QUE GUIAN A LA MULTITUD A LA JUSTICIA

Está escrito que “Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad”. Cuando estaba escribiendo este libro, un pensamiento cruzó por mi mente que, si hubiera muerto hoy, ¡brillaría en el cielo como un trozo de carbón! Sí, si toma mi vida entera y la suma para ver lo que he hecho para hacer crecer el “Reino de Dios”, sumaría una gran nada, nada, nada, ni una sola cosa en la que pudiera pensar. ¡Sí, toda mi vida sumó nada! Todas mis obras habrían sido quemadas hasta la nada en el gran Día del Juicio; espero cambiar eso. Hay tres cosas que espero escuchar del Señor en el último día:

  1. “Bien, siervo bueno y fiel… entra en el gozo de tu Señor”,
  2. Has “manejado con precisión (correctamente dividido) la palabra de verdad”, y
  3. “Recibe la corona de la vida” 

«Toda carne es como la hierba,
Y toda su gloria como la flor de la hierba.
Sécase la hierba,
Cáese la flor,
Pero la palabra del Señor permanece para siempre
». – 1 Pedro 1:24-25

Por tanto, les doy testimonio en este día de que soy inocente de la sangre de todos, pues no rehuí declararles todo el propósito de Dios. – Hechos 20:26-27

Porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo. Pues ¡ay de mí si no predico el evangelio! – 1 Corintios 9:16

En Él también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria. – Efesios 1:13-14

H. M. Riggle escribe en The Christian Church, Its Rise and Progress (La Iglesia Cristiana, Su Surgimiento y Progreso): [2]

Él [Jesús] testificó, diciendo: “Las palabras que Yo les digo, no las hablo por Mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en Mí es el que hace las obras” Juan 14:10. Por lo tanto, “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por Su Hijo” Heb. 1:1-2. Este adorable Cristo vino al mundo y entregó las leyes perfectas de Su reino, y cuando estaba a punto de terminar Su misión en la tierra, dijo: “Yo les he dado las palabras que me diste; y las recibieron” Juan 17:8.

Y cuando envió a sus ministros a predicar su evangelio a toda criatura, les encargó que hicieran discípulos en todas las naciones, “bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado” (Mt. 28:19-20). Así vemos que Cristo Jesús habló todas las palabras que el Padre “puso en su boca”, y todo lo que le había mandado hablar; y el Hijo también encargó a sus apóstoles que publicaran todo eso, y sólo lo que Él les dio.

Hermano o hermana en Cristo, lo desafío ahora a que use este libro para guiar también a otra persona a través del mensaje del Evangelio de principio a fin.

CONSUMADO ES

Y ahora amigo (y espero que nuevo hermano o hermana en Cristo), le he declarado, y ha leído y escuchado todo el evangelio “mensaje [palabra] de la verdad” y la esperanza que se puede encontrar en Jesucristo, de principio a fin, libre de distorsiones, mitos, creencias místicas, supersticiones, “tradiciones” y miríadas de enseñanzas y esquemas modernos y liberales falsos del hombre que abundan hoy. La eterna pregunta es: ¿Qué hará con él? ¿Actuará en consecuencia y será sabio o lo ignorará? ¿Buscará la sabiduría de Dios o la sabiduría del hombre?

¿Lo descartará como tierra “endurecida” o lo creerá? ¿Comenzará con entusiasmo y luego se cansará y se detendrá (renunciará a la fe, “se apartará”) cuando las pruebas y tribulaciones se presenten en su camino (“suelo pedregoso”)? ¿Dejará que se ahogue con la búsqueda continua de las cosas de este mundo y las preocupaciones de este mundo (“suelo espinoso”)? Ruego que reciba “el mensaje de la verdad” con alegría, sinceridad de corazón, y ahora avancen abundantemente en Cristo, siempre “abundando en la obra del Señor”, trabajando en Su Reino para “ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda la creación”, produciendo una cosecha (“que lleva fruto”) de “treinta”, “sesenta” o “el cien por uno” para el Señor. Si le preguntara el próximo año a cuántos ha llevado al Señor, la respuesta sería: ¿30? ¿60? ¿O cien veces más? ¿O sería cero? Sólo usted puede responder honestamente a eso.

La Biblia está llena de personajes que podemos leer y aprender, grandes hombres y mujeres de fe que nos han precedido. ¿A quién se parecerá, a Faraón de Egipto, a Saúl (el primer rey de Israel), a David, a Judas (Iscariote), a Demas, a Ananías, a Pedro, a Pablo, a Daniel, a la samaritana en el pozo, un Noé, un Caín o un Abel? …la elección es suya (y mía) para hacer. Y, como este libro le ha mostrado, solo hay dos grandes familias de personas en la Tierra: aquellos que están con y por el Señor a través de la fe en Jesucristo y aquellos que están en contra de Él (y con Satanás).

Pelea la buena batalla de la fe. Echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y de la que hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo, la cual manifestará a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores; el único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén. – 1 Timoteo 6:12-16

Las secciones restantes del libro brindan algunos consejos útiles sobre lo que he encontrado efectivo para comenzar mi caminar como cristiano (Próximos pasos) y también para evitar las falsas enseñanzas del hombre (Cuidado con los lobos). Porque mientras ha leído y escuchado el “mensaje de la verdad” del evangelio, también ha visto que hemos tenido que luchar implacablemente contra las falsas enseñanzas del hombre y el “espíritu de error” en cada paso del camino, desde el desde el principio en Génesis hasta el final en Apocalipsis.

“Esté en guardia” y “esté alerta”, tanto por el regreso de Cristo como porque todavía puede ser “engañados” para quitarles su “corona de la vida”. Por lo tanto, lo animo enfáticamente a continuar leyendo el resto de este libro y a continuar “creciendo en la gracia y el conocimiento [entendimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” para que pueda “estar firme”, “pelar la buena batalla de la fe”, “terminar la carrera” y no quedarse “sin alcanzar” la vida eterna con Dios y Cristo Jesús en el cielo.

Que ahora tenga vida, gozo, descanso y paz en Cristo, y que Él lo resucite a la vida eterna con Él en el Día Postrero. Amén.

Jesús les dijo: «Yo soy el pan de la vida; el que viene a Mí no tendrá hambre, y el que cree en Mí nunca tendrá sed. Pero ya les dije que aunque me han visto, no creen. Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que Él me ha dado Yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. Porque esta es la voluntad de Mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en Él, tenga vida eterna, y Yo mismo lo resucitaré en el día final». – Juan 6:35-40

Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro. – Romanos 8:37-39

Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: «¡Consumado es!». – Juan 19:30

El que testifica de estas cosas dice: «Sí, vengo pronto». Amén. Ven, Señor Jesús. La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén. – Apocalipsis 22:20-21

***

ESCRITURAS RELACIONADAS:

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado». – Marcos 16:15-16

Finalmente, hermanos, oren por nosotros, para que la palabra del Señor se extienda rápidamente y sea glorificada, así como sucedió también con ustedes. – 2 Tesalonicenses 3:1

Ahora bien, si sobre este fundamento alguien edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada. El fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguien que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguien es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como a través del fuego. – 1 Corintios 3:12-15

Al ver la confianza de Pedro y de Juan, y dándose cuenta de que eran hombres sin letras y sin preparación, se maravillaban, y reconocían que ellos habían estado con Jesús. – Hechos 4:13

Entonces echaron mano a los apóstoles y los pusieron en una cárcel pública. Pero durante la noche, un ángel del Señor, abrió las puertas de la cárcel y sacándolos, les dijo: «Vayan, preséntense en el templo, y hablen al pueblo todo el mensaje de esta Vida».

Habiendo oído esto, al amanecer entraron en el templo y enseñaban. Cuando llegaron el sumo sacerdote y los que estaban con él, convocaron al Concilio, es decir, a todo el Senado de los israelitas. Y mandaron traer de la cárcel a los apóstoles. – Hechos 5:18-21

«Y nos mandó predicar al pueblo, y testificar con toda solemnidad que este Jesús es el que Dios ha designado como Juez de los vivos y de los muertos». – Hechos 10:42

Por eso, cuando fui a ustedes, hermanos, proclamándoles el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría. Porque nada me propuse saber entre ustedes excepto a Jesucristo, y Este crucificado. Estuve entre ustedes con debilidad y con temor y mucho temblor, y mi mensaje y mi predicación no fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que la fe de ustedes no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. – 1 Corintios 2:1-5

«Cuando Yo diga al impío: “Ciertamente morirás”, si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero Yo demandaré su sangre de tu mano. Pero si tú has advertido al impío, y este no se aparta de su impiedad ni de su camino impío, él morirá por su iniquidad, pero tú habrás salvado tu vida». – Ezequiel 3:18-19

Jesús le dijo por tercera vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?». Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: «¿Me quieres?». Y le respondió: «Señor, Tú lo sabes todo; Tú sabes que te quiero». «Apacienta Mis ovejas», le dijo Jesús. – Juan 21:17 [Nota: Hacemos esto “alimentándonos” predicando y enseñando la Palabra de Dios, véase Mateo 4:4.]

Entonces dijo a Sus discípulos: «La cosecha es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, pidan al Señor de la cosecha que envíe obreros a Su cosecha». – Mateo 9:37-38

Predica la palabra. Insiste a tiempo y fuera de tiempo. Amonesta, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. – 2 Timoteo 4:2

Y vino a mí la palabra del Señor: «Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo y diles: “Si Yo traigo una espada sobre un país, y la gente del país toma a un hombre de entre ellos y lo ponen de centinela, y este ve venir la espada sobre el país, y toca la trompeta y advierte al pueblo, y el que oye el sonido de la trompeta no se da por advertido, y viene una espada y se lo lleva, su sangre recaerá sobre su propia cabeza. Oyó el sonido de la trompeta pero no se dio por advertido; su sangre recaerá sobre él. Pero si hubiera hecho caso, habría salvado su vida. Pero si el centinela ve venir la espada y no toca la trompeta, y el pueblo no es advertido, y una espada viene y se lleva a uno de entre ellos, él será llevado por su iniquidad; pero Yo demandaré su sangre de mano del centinela”». – Ezequiel 33:1-6

¿Cómo, pues, invocarán a Aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en Aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Tal como está escrito: «¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio del bien!».

Sin embargo, no todos hicieron caso al evangelio, porque Isaías dice: «Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?». Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. – Romanos 10:14-17

Y no escribo esto para que así se haga conmigo. Porque mejor me fuera morir, que permitir que alguien me prive de esta gloria.

Porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo. Pues ¡ay de mí si no predico el evangelio! Porque si hago esto voluntariamente, tengo recompensa; pero si lo hago en contra de mi voluntad, un encargo se me ha confiado. ¿Cuál es, entonces, mi recompensa? Que al predicar el evangelio, pueda ofrecerlo gratuitamente sin hacer pleno uso de mi derecho como predicador del evangelio. – 1 Corintios 9:15b-18

El Espíritu del Señor Dios está sobre mí,
Porque me ha ungido el Señor
Para traer buenas nuevas a los afligidos.
Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón,
Para proclamar libertad a los cautivos
Y liberación a los prisioneros;
Para proclamar el año favorable del Señor,
Y el día de venganza de nuestro Dios;
Para consolar a todos los que lloran,
Para conceder que a los que lloran en Sión
Se les dé diadema en vez de ceniza,
Aceite de alegría en vez de luto,
Manto de alabanza en vez de espíritu abatido;
Para que sean llamados robles de justicia,
Plantío del Señor, para que Él sea glorificado. – Isaías 61:1-3

Exhorto, pues, ante todo que se hagan plegarias, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. – 1 Timoteo 2:1-4

Con toda oración y súplica oren en todo tiempo en el Espíritu, y así, velen con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Oren también por mí, para que me sea dada palabra al abrir mi boca, a fin de dar a conocer sin temor el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que al proclamarlo hable sin temor, como debo hablar. – Efesios 6:18-20

Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad. – Daniel 12:3

No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. – Gálatas 6:9

Y oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?». «Aquí estoy; envíame a mí», le respondí. – Isaías 6:8

«Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”». – Mateo 25:23

Y Jesús les dijo: «Vengan conmigo, y Yo haré que ustedes sean pescadores de hombres». – Marcos 1:17

…sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia. – 1 Pedro 3:15

[1] Henry, Matthew. Exposition of the Old and New Testaments, London. 1706-1710/1721.

[2] Riggle, H.M. (1912), The Christian Church, Its Rise and Progress, (The Gospel Trumpet Company).

Continua Leyendo >