«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

4.11 Santo, Santo, Santo

«Santo, Santo, Santo es el Señor Dios,
el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir». – Apocalipsis 4:8

Porque Dios es Amor. Nosotros, en gran medida, subestimamos grandemente la santidad de Dios, mientras que simultáneamente subestimamos la severidad de nuestros pecados en relación a Su santidad. Dios es moralmente puro, perfecto, sin tacha ni defecto alguno; eso es lo que significa santo. No cometa el mismo error que yo cometí durante muchos años de juzgar a Dios en base a lo que vemos a nuestro alrededor en este mundo caído y pecador (o por las acciones del hombre pecador), porque esto no es lo que Él creó. Lo que vemos hoy es lo que el hombre creó al ser desobediente a Dios.

En la plenitud de los tiempos, veremos el pecado por lo que realmente es y lo malo que realmente es (y que merece la pena de muerte), y veremos a Dios por quien realmente es “Dios es amor”, de hecho, un amor tan puro que nos cuesta mucho entenderlo, porque “como los cielos son más altos que la tierra, así son sus caminos más altos que los nuestros”. Aún más, ¡no hay (no puede haber) ni siquiera la cantidad más pequeña, diminuta e infinitesimal de nada más que amor en Dios (1 Juan 1:5)! Porque si alguna impureza moral (es decir, odio, soberbia, malicia, deshonestidad, engaño, mentira, ira injusta, etc.) fuera encontrada en Dios, sería magnificada por Su omnipotencia y perfeccionada por Su eternidad para llenar Su entero ser instantáneamente, lo que llevaría a la autoextinción (ver 1 Corintios 5:6). Dios “mora” en la luz. Aparece en la luz blanca más brillante y pura que haya visto o pueda imaginar. No es una luz impura como la del sol, pero imagina algo un millón de veces más brillante, más blanco y más puro. No es como cualquier luz que vemos en este mundo material.

La verdadera naturaleza de Su amor está mucho más allá de nuestro nivel de comprensión que luchamos por encontrar palabras para describirlo adecuadamente. A menudo escuchamos las palabras “santo” y “amor”, pero rara vez nos detenemos a pensar muy profundamente acerca de quién es realmente Dios, a contemplar su naturaleza y su santidad. Cuando lo hace, lo deja en un estado de completo y total asombro, con un respeto saludable y un “temor del Señor” justo. Estoy limitado a usar aquí un vocabulario imperfecto finito para transmitir la naturaleza de un Dios infinitamente santo; cualquier palabra, por lo tanto, no hace justicia adecuada al tema.

Y finalmente, recuerde siempre que cuando vemos a Jesús, estamos viendo al mismo Dios Santo, porque son Uno y lo Mismo, como está escrito:

Él [Jesús] es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. – Colosenses 1:15-16

Cuando Cristo regrese en el Gran Día del Juicio y todos los que hayan vivido (tanto los salvos como los perdidos) vean por sí mismos la inimaginable santidad y la gloria del Señor plenamente reveladas ante sus propios ojos, quedarán asombrados y conmocionados, y un asombro de que casi seguro será un momento sin palabras de ningún tipo. Está escrito:

Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios. Porque está escrito:

«Vivo Yo, dice el Señor, que ante Mí se doblará toda rodilla,
Y toda lengua alabará a Dios
».

De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo. – Romanos 14:10b-12

Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron». – Juan 20:29

La gloria del Señor superará tanto cualquier cosa que hayan imaginado remotamente que estará casi más allá de la comprensión. Y luego pensar que, después de ver tal gloria y santidad del Señor plenamente reveladas, los perdidos serán desterrados al “lugar de las tinieblas de afuera” para siempre, “lejos de la presencia” del Señor. Eso es realmente desgarrador de pensar. Realmente deseo que más personas se detengan y contemplen seriamente la santidad del Señor, ya que creo que les ayudaría a llegar a ver a Dios por lo que realmente es y querer saber más acerca de Él y de Su Cristo Jesús.

ESCRITURAS RELACIONADAS:

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. – 1 Juan 4:8

[Dios] el único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén. – 1 Timoteo 6:16

¿No saben que un poco de levadura fermenta toda la masa? – 1 Corintios 5:6

Y este es el mensaje que hemos oído de Él y que les anunciamos: Dios es Luz, y en Él no hay ninguna tiniebla. – 1 Juan 1:5

«Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes,
Ni sus caminos son Mis caminos», declara el Señor.
«Porque como los cielos son más altos que la tierra,
Así Mis caminos son más altos que sus caminos,
Y Mis pensamientos más que sus pensamientos». – Isaías 55:8-9

Santo es, oh Dios, Tu camino;
¿Qué dios hay grande como nuestro Dios? – Salmos 77:13

Como hijos obedientes, no se conformen a los deseos que antes tenían en su ignorancia, sino que así como Aquel que los llamó es Santo, así también sean ustedes santos en toda su manera de vivir. – 1 Pedro 1:13-16

Justos, alégrense en el Señor,
Y alaben Su santo nombre. – Salmos 97:12

Pero el Señor de los ejércitos será exaltado por Su juicio,
Y el Dios santo se mostrará santo por Su justicia. – Isaías 5:16

Y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo:

«¡Grandes y maravillosas son Tus obras, oh Señor Dios, Todopoderoso!
¡Justos y verdaderos son Tus caminos, oh Rey de las naciones!
¡Oh Señor! ¿Quién no temerá y glorificará Tu nombre?
Pues solo Tú eres santo;
Porque todas las naciones vendrán
Y adorarán en Tu presencia
,
Pues Tus justos juicios han sido revelados». – Apocalipsis 15:3-4

«Seguí mirando
Hasta que se establecieron tronos,
Y el Anciano de Días se sentó.
Su vestidura era blanca como la nieve,
Y el cabello de Su cabeza como lana pura,|
Su trono, llamas de fuego,
Y sus ruedas, fuego abrasador.
Un río de fuego corría,
Saliendo de delante de Él.
Miles de millares le servían,
Y miríadas de miríadas estaban en pie delante de Él.
El tribunal se sentó,
Y se abrieron los libros». – Daniel 7:9-10

En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de Su manto llenaba el templo. Por encima de Él había serafines. Cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo:

«Santo, Santo, Santo es el Señor de los ejércitos,
Llena está toda la tierra de Su gloria».

Y se estremecieron los cimientos de los umbrales a la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije:

«¡Ay de mí! Porque perdido estoy,
Pues soy hombre de labios inmundos
Y en medio de un pueblo de labios inmundos habito,
Porque mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos». – Isaías 6:1-5

Entonces me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo, y al volverme, vi siete candelabros de oro. En medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y Sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve. Sus ojos eran como una llama de fuego. Sus pies se parecían al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y Su voz como el ruido de muchas aguas. En Su mano derecha tenía siete estrellas, y de Su boca salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza.

Cuando lo vi, caí como muerto a Sus pies. Y Él puso Su mano derecha sobre mí, diciendo: «No temas, Yo soy el Primero y el Último, y el que vive, y estuve muerto. Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades». – Apocalipsis 1:12-18

Del trono salían relámpagos, voces, y truenos. Delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios.

Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo ser era semejante a un becerro; el tercer ser tenía el rostro como el de un hombre, y el cuarto ser era semejante a un águila volando. Los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir:

«Santo, Santo, Santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir».

Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honor, y acción de gracias a Aquel que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante de Aquel que está sentado en el trono, y adoran a Aquel que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

«Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque Tú creaste todas las cosas, y por Tu voluntad existen y fueron creadas».

En la mano derecha de Aquel que estaba sentado en el trono vi un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Vi también a un ángel poderoso que anunciaba a gran voz: «¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?». Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido. Yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido.

Entonces uno de los ancianos me dijo: «No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos». Miré, y vi entre el trono (con los cuatro seres vivientes) y los ancianos, a un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra. El vino y tomó el libro de la mano derecha de Aquel que estaba sentado en el trono. Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. Y cantaban* un cántico nuevo, diciendo:

«Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque Tú fuiste inmolado, y con Tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra».

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, que decían a gran voz:

«El Cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza».

Y oí decir a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay:

«Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos». – Apocalipsis 4:5-5:13

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, que decían a gran voz:

«El Cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza».

Y oí decir a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay:

«Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos».

Los cuatro seres vivientes decían: «Amén», y los ancianos se postraron y adoraron. – Apocalipsis 5:11-14

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "4.11 Santo, Santo, Santo." EachDay.org. Access date: diciembre 9, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-iv-el-camino-de-un-cristiano/4-11-santo-santo-santo/