«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

6.11 Usted Es Salvo “Por Fe/Solo Por La Fe” Enseñanza Falsa

Estás dentro Cuidado con Los Lobos -> La Lista de las Falsas Enseñanzas

Esta falsa enseñanza niega que la obediencia y las obras (acción por parte del creyente) tengan parte alguna en el plan de salvación, y que solo una simple profesión de fe lo salva a uno para la vida eterna. Los que proclaman esta falsa enseñanza casi siempre también enseñan falsamente que: 1) el bautismo es una “buena obra” del hombre y 2) que el bautismo por lo tanto no es un requisito para la salvación.

Debido a que esta falsa enseñanza está tan extendida hoy en día, infectando a la gran mayoría de las llamadas iglesias “cristianas” (al menos en Estados Unidos), ya se ha abordado en los capítulos principales de este libro (ver El camino a la Vida Eterna, Ser Bautizado, Obediencia y Dar Fruto). Sin embargo, aquí se brinda más información para aquellos que todavía están engañados por esta falsa enseñanza; de hecho, escribir este libro me ha ayudado a comprender cuán omnipresente es esta falsa enseñanza en la actualidad. Este libro le está mostrando que aquellos que proclaman esta falsa enseñanza de “por fe/solo por la fe” están, por lo tanto, triplemente equivocados porque:

  1. El bautismo no es una “buena obra” del hombre,
  2. Se requiere para la salvación (nacer de nuevo), y
  3. Las Escrituras nos enseñan claramente que las obras juegan un papel importante en el plan bíblico de salvación.

Esta falsa enseñanza proviene principalmente de aquellos que se llaman a sí mismos protestantes “reformados” y de aquellos que se llaman a sí mismos “calvinistas”. Y como pronto leerá, el calvinismo es otra falsa teología del hombre, que está repleta de falsas enseñanzas de principio a fin. Pero no importa qué nombres elegantes les den a sus propias interpretaciones de las Escrituras y las reglas hechas por el hombre (por ejemplo: arminianismo, calvinismo, protestantismo “reformado”, lo que sea, etc.). Todavía son interpretaciones hechas por el hombre, y no están de acuerdo con las Escrituras.

Para apoyar esta falsa enseñanza, el escrito de Pablo en la carta a los Efesios 2:8-10 está ampliamente distorsionado y sacado de contexto. Además, es como si todo el libro de Santiago fuera arrancado de las Biblias de quienes proclaman esta teología errante. ¡También es un hecho histórico que Martín Lutero agregó la palabra “solamente” en su reescritura de Romanos 3:28! ¡Sí, en realidad reescribió las Escrituras para cambiarlas y que coincidieran con su propia opinión! Lutero también negó la inspiración del libro de Santiago, simplemente porque no se ajustaba a su propia teología. Esos dos hechos son comúnmente ignorados (y ciertamente no publicitados mucho) por aquellos que promueven esta falsa enseñanza.

Las Escrituras son claras en cuanto a que la vida de un verdadero hijo de Dios está marcada por una continua “obediencia” a Cristo y “dar fruto” para el Señor (el papel de las obras) como siervo de Cristo. El verdadero cristianismo tiene tanto que ver con la acción y una vida de servicio como con la profesión de fe. Está escrito: “la fe sin obras es muerta”. Entonces, le pregunto: ¿Puede una fe “muerta” salvarlo para la vida eterna? No se puede tener una (fe) sin la otra (acción) y obtener la vida eterna. Wayne Jackson escribe que la fe no es un concepto ocioso, desprovisto de obediencia y acción por parte del creyente: [1]

Una Perversión de la Fe Bíblica

Una de las grandes tragedias de la historia eclesiástica es el hecho de que tantos no han podido encontrar una visión equilibrada de la redención humana tal como se establece este concepto en el registro bíblico.

Por un lado, está el catolicismo romano, que sostiene con arrogancia que la salvación se confiere sobre la base de actos meritorios. El Concilio de Trento declaró que las buenas obras, hechas en honor de Dios, “realmente han merecido el logro de la vida eterna a su debido tiempo” (sesión vi, capítulo xvi).

Por otro lado, los reformadores protestantes, reaccionando contra esta ideología no bíblica, gravitaron hacia una posición igualmente indefendible, alegando que la salvación se otorga por medio de “solo por la fe”. El reformador francés Jacobus Faber (1455-1536) argumentó que la salvación se basa en la fe sin obras. Y la obsesión de Martín Lutero con este tema lo llevó a alterar el texto de Romanos 3:28 para que su traducción dijera: “[Un] hombre es justificado por la fe solamente”. Es bastante conocido que rechazó el carácter divino del libro de Santiago debido a la afirmación del escritor inspirado de que “la fe sin obras es muerta” 

Será la carga de este estudio demostrar que la “fe”, como se emplea ese término en contextos en los que se elogia al sujeto, nunca es una mera disposición intelectual o emocional divorciada de la obediencia devota. La fe válida nunca es pasiva. Se convierte en una cualidad redentora solo cuando responde implementando la voluntad de Jehová.

“Fe”—Una Palabra de Acción

Una de las declaraciones más absurdas que jamás hayamos leído fue la de un denominacionalista que declaró: “La fe es lo único que uno puede hacer sin hacer nada”. La afirmación es un caso de contradicción de libro de texto.

Los siguientes ejemplos revelarán claramente que la fe genuina no es una mera actitud; más bien, es una palabra de acción.

(1) Jesús estaba enseñando en la ciudad de Capernaum. Las multitudes lo rodeaban tanto que algunos que buscaban su presencia no podían acceder al Señor. Cuatro hombres emprendedores trajeron a un amigo cojo, treparon a la azotea de la casa donde Cristo estaba enseñando y bajaron a su compañero impotente por el techo. Significativamente, el escritor inspirado comenta: “Y viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados” (Marcos 2:5).

¿Qué vio Cristo? Literalmente vio la acción de estos hombres (incluido el hombre enfermo que obviamente apoyó la actividad). Pero la acción se llama fe. De manera similar, Santiago desafió: “Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras” (Santiago 2:18).

(2) Juan 3:16 es quizás el versículo más conocido de la Biblia; pero es uno de los más incomprendidos: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”.

¿La “creencia” de este pasaje incluye la obediencia o la excluye? Una comparación de este versículo con Hebreos 5:9 revela que lo primero es el caso. En Juan 3:16, creer resulta en vida eterna. En Hebreos 5:9, se dice que la salvación eterna resulta de la obediencia a Cristo. Por lo tanto, debe quedar bien claro que la fe que salva es la que se manifiesta en la obediencia al Hijo de Dios. La verdadera fe no es sólo un proceso mental.

(3) Note esta declaración del Señor: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rechaza al Hijo no sabrá lo que es esa vida, sino que permaneerá bajo el castigo de Dios”. (Juan 3:36, NVI).

Hemos citado aquí la versión Nueva Versión Internacional que es más cercana a la versión estándar estadounidense porque es más precisa en su interpretación del idioma original que la versión King James. El término en la última parte del verso es apeitheo, que, según Balz y Schneider, literalmente significa “desobedecer” (1990, 118). En este pasaje, “creer” se establece en vívido contraste con la desobediencia.

¿No está Cristo sugiriendo que al que obedece al Hijo se le promete la vida, pero la persona que desobedece no la recibirá? …

La Biblia no sabe nada de una verdadera fe que esté divorciada de la obediencia.

(4) Cuando un carcelero en la ciudad de Filipos temió por su vida durante un terremoto que sacudió la prisión, suplicó a Pablo y Silas: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?” Los mensajeros de Dios le proclamaron el evangelio. Mostrando arrepentimiento (por haber golpeado a sus prisioneros), el carcelero les lavó las llagas. Posteriormente, él y su familia fueron sumergidos (Hechos 16:31-33).

Significativamente, todo este proceso se resume de esta manera: “Y él… se regocijó mucho con toda su casa por haber creído en Dios” (v. 34). Está claro que el participio, “haber creído”, incluye el arrepentimiento del carcelero y su bautismo. …

(7) Santiago muestra la conexión entre la fe y la obediencia cuando escribe: “¿No fue justificado por las obras [obediencia] Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? Ves que la fe operó con sus obras [obediencia], y por obras [su obediencia] fue [su] fe completada; y se cumplió la escritura que dice: Y Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia; y fue llamado amigo de Dios” (Santiago 2:21-23). …

Es este tipo de evidencia bíblica la que ha obligado a las principales autoridades lingüísticas del Nuevo Testamento a reconocer que la fe es más que una mera filosofía de la creencia. La fe genuina no puede separarse de la sumisión al Señor.

Conclusión

La doctrina de la salvación “solo por la fe” no tiene el apoyo de las Escrituras. Ha sido el resultado de una reacción sincera pero equivocada al catolicismo romano. Aquellos que han abrazado esta filosofía deberían volver a estudiar cuidadosamente la cuestión de la salvación.

Y luego: [2]

Justificados por la Fe

El texto es emocionante más allá de la lengua humana para expresar:

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. (Romanos 5:1-2).

La Exégesis

Los pasajes de la Biblia rebosan de información inspirada que merece un examen cuidadoso. Desafortunadamente, con demasiada frecuencia, las palabras sagradas se tratan superficialmente. Es una tragedia de no poca magnitud que esta hermosa cita sea malinterpretada tan gravemente por un segmento importante de la “cristiandad”. Démosle una investigación enfocada.

El Trasfondo Contextual

Cabe señalar primero que el texto está precedido por la conjunción “por lo tanto” (oun), cuyo diseño es sacar una conclusión lógica de las premisas establecidas anteriormente. Aunque no podemos desarrollar todo el contexto anterior en este breve artículo, debemos señalar dos hechos importantes establecidos en el versículo final del capítulo cuatro. Cristo “fue entregado por causa de nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación”.

Estas frases compuestas exponen dos grandes actos en el plan divino de la redención humana. (a) Cristo fue “entregado” a la muerte (cf. Hechos 2:23) por nuestros “pecados”. Una transgresión es una infracción de la ley divina, una acción contra Dios o contra el hombre. La familia humana ha sido arruinada por el pecado (cf. Romanos 5:12), y no hay remedio para ellos fuera de Cristo (Hechos 4:12). (b) Jesús fue “resucitado para nuestra justificación”. Tanto la muerte de Cristo como su posterior resurrección fueron elementos clave en el programa sagrado promulgado para la salvación de la humanidad. De esta base surge el importante pasaje citado anteriormente.

Justificación

El sustantivo “justificación” se encuentra noventa y dos veces en el Nuevo Testamento (cincuenta y ocho veces en las cartas de Pablo), mientras que el verbo “justificar” aparece treinta y nueve veces (veintisiete veces en los escritos de Pablo). La justificación es la posición legal que resulta del proceso de “ser justificado”. Decir que uno está justificado del pecado no es afirmar que es inocente del crimen; lejos está de eso. Más bien, el término sugiere que el infractor ha sido exento de la pena que justamente merece. La “sentencia de muerte” (cf. Romanos 5:12; 6:23) ha sido anulada, de acuerdo con el sistema de justicia del Juez justo.

En el caso de la culpabilidad del pecado de un pueblo rebelde (de la cual todas las almas responsables – Romanos 3:10,23), tanto el problema como la solución se exponen en el capítulo tres de Romanos. El asunto es este: cómo puede Dios ser justo y, sin embargo, justificar a los pecadores (cf. 3:26). La respuesta se encuentra en el don de Cristo. Dios presentó a su Hijo para que fuera la “propiciación” por el pecado (hilasterion), es decir, una ofrenda de expiación, una cubierta por el pecado (cf. Hebreos 9:5). El “cordero de Dios” sin pecado toma la pena por el individuo pecador que se somete a las condiciones impuestas por el Juez, Dios (cf. Isaías 53:4-6). Pablo afirma que estos “amados de Dios…santos” en la ciudad de Roma han sido “justificados” (un acto en tiempo pasado con un resultado permanente). En términos prácticos, la justificación es el equivalente del perdón, así como la relación “en Cristo” (cf. Romanos 6:3-4; Gálatas 3:27).

Por la Fe

El campo de batalla en este pasaje, y muchos otros de importancia similar, es el significado de “por la fe” (ek pisteos). La preposición ek ha sido diversamente traducida como “por” (KJV, ASV) o “a través de” (NVI). El término básicamente significa “fuera de” y revela el lado humano de la ecuación de la salvación. De una fe genuina fluye la sumisión a Dios en respuesta a la instrucción sagrada (Romanos 10:17). La “fe” del pecador es esencial para su justificación. Esta afirmación, por supuesto, niega las teorías sin fundamento de la “salvación universal” y la “elección incondicional”.

La mayor controversia, sin embargo, es sobre el significado de “fe”. ¿Es esto simplemente la voluntad del pecador de aceptar los hechos históricos acerca de Cristo, y la entrega del alma para “confiar” en el Señor para su salvación? Esta es una percepción común, pero ¿es precisa? Aunque este punto de vista obtuvo el fuerte apoyo de la Reforma protestante temprana en su oposición al dogma católico romano de la justificación sobre la base de las obras meritorias, la teoría no tiene apoyo en el contexto más amplio del libro de Romanos o, para el caso, en otra parte del Nuevo Testamento. En J. H. En la discusión de Thayer sobre el verbo pisteuo (“creer”), complementa la idea de confianza con la de “obediencia a Cristo” (1958, 511), y esto está ampliamente respaldado por el texto bíblico. Tenga en cuenta los siguientes hechos:

  1. En su carta a los Romanos (y en otros lugares), Pablo nunca separa la fe de la obediencia. Fe válida es la que produce obediencia, y la obediencia deriva su Génesis de la fe (1:5; 16:26). Este es un principio bíblico tan establecido que la obediencia al evangelio en el libro de Hechos se caracteriza por ser “obediente a la fe” (6:7). La fe, separada de la sumisión a Dios, es vista simplemente como falta de fe, redentoramente hablando (cf. Santiago 2:24).
  2. En el capítulo seis, Pablo se alinea con los cristianos en Roma y caracteriza a todos como “nosotros que morimos al pecado” (v. 2). Más tarde, el apóstol complementa la afirmación anterior con esta frase suplementaria: “porque el que ha muerto es justificado” (v. 7). Si, por lo tanto, uno aprende lo que sucedió entre los versículos dos y siete, sabrá con precisión cómo se efectuó la justificación. La explicación de Pablo es clara. Sostiene que morir al pecado es esencialmente una resolución de no vivir más la vida desenfrenada del pecado (v. 2). El que muere al amor y a la práctica temeraria del pecado se someterá a ser sepultado en el bautismo, así como Cristo fue sepultado después de su muerte. Además, así como Jesús fue “resucitado”, así sucede que cuando uno sale de la inmersión, disfruta de “nueva vida” (v. 4), es decir, de la justificación del pecado (v. 7). Más tarde, en el mismo contexto, el apóstol describe el proceso como ser “obediente de corazón”, por lo tanto, ser “librado” y “liberado del pecado” (vv. 17-18).
  3. Dado que Pablo usa el plural “nosotros” para unirse a los romanos, en términos de lo que cada uno hizo para procurar la justificación, y en la medida en que aprendemos en otra parte que los pecados de Saulo fueron “lavados” en el momento del bautismo (Hechos 22: 16), se debe concluir que la justificación se produce en el punto de inmersión. Esto es parte del proceso más amplio de ser “justificados por la fe”. Uno no tiene la libertad, por lo tanto, de aislar el acto inicial de fe/confianza del complemento total de condiciones (p.ej., “arrepentimiento” y “confesión” de la propia fe – 2:4; 10:9-10) que conducen a el punto de justificación real.
  4. En el capítulo diez de este libro, el apóstol discute el problema de la incredulidad judía. ¿Cuál era el núcleo de ese problema? Ellos buscaron hacerse justos con Dios al adoptar un modo de “justicia” por sí mismos, en lugar de someterse a la “justicia de Dios”, es decir, el plan de Dios para constituir a uno como justo (10:1-3). Cuando uno obedece los primeros principios del evangelio, se le considera “justo” (dikaios – ver Mateo 25:37), que es el equivalente de “justificado” (dikaioo). Posteriormente en este capítulo el apóstol cita la escritura (Isaías 28:16) en el sentido de que todo aquel que “cree en él” [Cristo] “no será avergonzado” (v. 11). Esta última frase es la forma negativa de los términos positivos “salvo” o “justificado”. Luego hace referencia a un sentimiento paralelo de Joel (2:32), “Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (v. 13). Del libro de Hechos uno aprende que “invocar el nombre del Señor” para recibir la salvación, ocurre cuando uno se arrepiente de los pecados y es sumergido en el nombre de Cristo, momento en el cual recibe “el perdón de los pecados” (cf. Hechos 2:21,38). Pero, a modo de contraste, ¿cuál era la difícil situación de muchos de los judíos? Trágicamente, “no todos obedecieron al evangelio” (10:16). Por lo tanto, “creer” (v. 11), e “invocar el nombre” (v. 13), son equivalentes a obedecer el evangelio. ¡La fe obedece!

Claramente, una consideración completa de todos los hechos lleva al estudiante cuidadoso y honesto solo a la conclusión de que mientras que ser justificado es por fe, el acto inicial de creer no representa el plan total de justificación. La fe es el principio rector de la obediencia; sin embargo, es sólo el comienzo del proceso que conduce a una mayor obediencia. La fe no justifica sin esa sumisión.

Acceso a la Gracia

La gracia es un tema maravilloso, aunque muy mal entendido. El término charis aparece unas 155 veces en el Nuevo Testamento. La palabra está relacionada con el griego chairo, que significa “regocijarse”. La gracia transmite la idea de favor, gratificación o gratitud, según el contexto. Hay un énfasis significativo en el hecho de que la salvación es el resultado de la gracia de Dios (Efesios 2:8-9), pero hay varios aspectos importantes en este asunto.

1. La gracia del cielo está disponible para “todos los hombres” (Tito 2:11), contrario a las afirmaciones del calvinismo, que alega que se otorga solo a ciertos “elegidos”.

2. Se accede a la gracia divina por medio de un sistema de instrucción intelectual (Tito 2:12; cf. Juan 6:45); no se otorga arbitrariamente.

3. La gracia se extiende condicionalmente (cf. Génesis 6:8; Hebreos 11:7)— nuevamente, contra el calvinismo. Los cristianos de Éfeso habían sido salvos “por gracia” (Efesios 2:8), pero su salvación ocurrió en ese momento cuando fueron “limpiados por el lavamiento del agua” (5:26). Esta es una referencia a su bautismo, un hecho casi universalmente admitido por los eruditos.

4. La gracia excluye el mérito; la salvación nunca se puede ganar (Romanos 6:23; cf. Mateo 18:24-27). Por otro lado, el ofrecimiento de la gracia debe ser “recibido” (2 Corintios 6:1; cf. Juan 1:11-12), y se recibe respondiendo a ciertas condiciones divinamente requeridas (Tito 3:4-7; cf. Juan 3:3-5).

5. Como ya se señaló, dentro de la esfera de la gracia uno puede estar en paz con Dios, y al lograrlo, se convierte en heredero de “la gracia de la vida” (1 Pedro 3:7).

A decir verdad, ¡solía creer esta falsa enseñanza porque era lo único que había oído enseñar y predicar en cada una de las iglesias a las que asistía! Además, dese cuenta de que otras enseñanzas falsas casi siempre acompañan a esta enseñanza falsa (ver la “oración del pecador”, “una vez salvo, siempre salvo”, enseñanzas falsas sobre el bautismo, etc.), que están entretejidas en un nudo gigante e intrincado y una red de engaño.

Consulte los capítulos sobre El Camino a la Vida Eterna, Ser Bautizado, Obediencia y Llevar fruto (El Papel de las Obras) para obtener información sobre la verdad de lo que las Escrituras realmente enseñan.

[1] Jackson, Wayne. “A Perversion of Biblical Faith.” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Mayo 23, 2019. https://christiancourier.com/articles/190-perversion-of-biblical-faith-a

[2] Jackson, Wayne. “Justified by Faith.” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Mayo 23, 2019. https://christiancourier.com/articles/1374-justified-by-faith

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "6.11 Usted Es Salvo “Por Fe/Solo Por La Fe” Enseñanza Falsa." EachDay.org. Access date: septiembre 27, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-vi-cuidado-con-los-lobos/6-11-usted-es-salvado-por-fe-solamente/