«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

6.48 La Salvación Es Un Don Gratuito De Dios, Así Que No Requiere Ninguna Acción Humana Enseñanza Falsa

Estás dentro Cuidado con Los Lobos -> La Lista de las Falsas Enseñanzas

Algunos sostienen que dado que las Escrituras describen la salvación como un “don gratuito” de Dios (Romanos 3:24, Romanos 6:23), el hombre no está obligado a hacer nada para recibirla, como ser bautizado, ser obediente a Cristo, etc. Wayne Jackson ha escrito sobre este asunto: [1]

La salvación se describe maravillosamente en el Nuevo Testamento como un regalo gratuito. Esta terminología se emplea para enfatizar que Dios no está obligado a ofrecerla.

El hombre, por su elección, se ha rebelado contra el Señor. Así ha ganado la pena de muerte (cf. “paga” en Ro. 6:28).

¿Estaba el Creador moralmente obligado a ofrecer la salvación? No, no estaba. Sin embargo, ha extendido la redención a su creación como un asunto de puro amor y gracia (Jn. 3:16; Ef. 2:8-9).

Desde esta perspectiva, el perdón se presenta como un don.

Un Regalo puede Ser Condicional

El término “regalo” (incluso “don gratuito”), no excluye necesariamente la idea de que se imponga una condición. Tenga en cuenta lo siguiente:

Jericó: Un Regalo Condicional

Dios prometió la ciudad de Jericó a los hebreos como regalo (Josué 6:2, 16), pero los israelitas debían someterse a varias condiciones para recibir el regalo (Josué 6:3 ss; He. 11:30).

Salvado del Naufragio: Bajo Una Condición

Durante el viaje de Pablo a Roma, el barco en el que navegaba se encontró con una tormenta que amenazaba su vida. Se temía que todo estaría perdido.

Sin embargo, Dios, a causa de la fidelidad de Pablo, le “concedió” (charizomai – dar gratuitamente) la vida de todos los que navegaban con él (Hechos 27:24).

A pesar de esa promesa, el apóstol informó más tarde al centurión a cargo del barco:

“Si [una condición] no permanece en la nave, vosotros [plural] no podéis ser salvos” (27:31).

Trabajar por el Regalo

Jesús mismo había enseñado claramente este principio. Amonestó a los discípulos:

“Trabajen, no por el alimento que perece, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el cual el Hijo del Hombre les dará” (Jn. 6:27).

Un don, entonces, no excluye la necesidad de aceptar o “recibir” amorosamente ese don (cf. Jn 1, 11-12). Y esto se logra obedeciendo al Señor, y en el momento de la inmersión en agua (Hechos 2:38; 22:16).

La Salvación es un Regalo Gratuito Recibido por un Corazón Obediente

Incluso dentro del libro de Romanos esta verdad es evidente.

Si bien allí se representa la salvación como algo que se “da gratuitamente”, el apóstol argumenta con fuerza que estos santos fueron “librados” y “hchos libres del pecado” en virtud de haber “obedecido de corazón a esa forma de enseñanza” que había sido les ha sido anunciado (Ro. 6:17).

Anteriormente, en este mismo capítulo, el apóstol, con mayor precisión, afirma que los cristianos romanos comenzaron a caminar en una nueva vida (es decir, salvación) al punto de haberse unido a Cristo en la semejanza de su sepultura y resurrección.

Esto ocurrió cuando fueron sepultados en el bautismo y resucitaron (Ro. 6:3-10).

Es pues bastante claro que la salvación, como don gratuito, y la necesidad de obedecer al Señor, no son proposiciones mutuamente excluyentes.

Entonces, que los hombres reciban el don gratuito de Dios sometiéndose a su voluntad.

[1] Jackson, Wayne. “Must We Do Something to Receive the Free Gift of Salvation?” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Mayo 23, 2019. https://christiancourier.com/articles/176-must-we-do-something-to-receive-the-free-gift-of-salvation

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "6.48 La Salvación Es Un Don Gratuito De Dios, Así Que No Requiere Ninguna Acción Humana Enseñanza Falsa." EachDay.org. Access date: septiembre 29, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-vi-cuidado-con-los-lobos/6-48-la-salvacion-es-un-regalo-gratuito-de-dios-por-lo-tanto-no-se-requiere-accion-humana/