«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

6.4 “El Alma Dormida” Enseñanza Falsa

Estás dentro Cuidado con Los Lobos -> La Lista de las Falsas Enseñanzas

Esta falsa enseñanza afirma que se va a dormir inconsciente cuando muera. Esta falsa enseñanza es popular entre ciertas sectas, cultos e “ismos” (por ejemplo, los adventistas del séptimo día). Sin embargo, la Escritura es muy clara al respecto: “estar ausentes en el cuerpo y habitar con el Señor” (2 Corintios 5:8). Este tema también se trata extensamente en el libro Beyond the Tomb (Más Allá de la Tumba). Aquí hay un fragmento: [1]

La muerte es una separación. “Y cuando su alma partía (pues ella murió), lo llamó Benoni; pero su padre lo llamó Benjamín” (Génesis 35:18). ¡Cuán clara esta declaración del cielo! La muerte es simplemente la separación del alma y el cuerpo. El alma parte cuando el cuerpo muere. Nuestros amigos materialistas [el alma dormida] nos dicen que es simplemente el aliento, o la vida física, lo que deja el cuerpo cuando morimos. Me parece que hay más implícito en esta escritura que eso. Seguramente el escritor inspirado estaba hablando de algo más que la mera exhalación de los pulmones. “Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26). Aquí vemos que es el cuerpo el que desciende a la descomposición en la muerte. “El cuerpo sin el espíritu está muerto”. Entonces, cuando el espíritu deja el cuerpo, éste está muerto. La muerte, entonces, es una separación.

“Entonces el polvo volverá a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio” (Ec. 12:7). Es imposible confundir la importancia de este pasaje. No es lo mismo volver al polvo que volver a Dios. Y fíjese en el hecho de que en la muerte es sólo el polvo, el cuerpo carnal, el que vuelve a ser polvo. El espíritu no desciende a la descomposición con el cuerpo, sino que es separable de él, sobrevive al golpe de la muerte y vuelve a Dios. …

“De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43, versión siríaca). Entonces, es claro que el mismo día de su muerte Cristo y el ladrón penitente entraron al paraíso de Dios.

“También considero justo, mientras esté en este cuerpo, estimularlos recordándoles estas cosas, sabiendo que mi separación del cuerpo terrenal es inminente, tal como me lo ha declarado nuestro Señor Jesucristo. Además, yo procuraré con diligencia, que en todo tiempo, después de mi partida, ustedes puedan recordar estas cosas” (2 Pedro 1:13-15).

Pedro describe su estancia en la tierra con estas palabras: “Todo el tiempo que esté en este tabernáculo”. Por “este tabernáculo” se refiere a su cuerpo mortal. Varias versiones así lo renderizan. El cuerpo no era Pedro, pero Pedro habitaba en el cuerpo. Esto prueba que Pedro entendió que el alma es distinta del cuerpo. Así como la casa del hombre es el lugar donde habita, así el cuerpo es la casa donde habita el alma. Su fallecimiento (muerte), lo describe como el momento en que “debo dejar este mi tabernáculo. Aquí tenemos el testimonio de un apóstol inspirado de que al morir nos despojamos de este tabernáculo terrenal, que se disuelve—regresa al polvo de la tierra, mientras que el alma, el hombre interior, parte y está en una cercanía más sagrada con Cristo, lo cual es “mucho mejor”. “Estar ausentes en el cuerpo y habitar con el Señor” (2 Corintios 5:8). Este testimonio concuerda con toda la Escritura.

Sólo los cuerpos de los hombres, esa parte que vuelve al polvo, duermen en el sepulcro: “Y los cuerpos de muchos santos que habían dormido resucitaron y salieron de los sepulcros” (Mateo 27:52-53). “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán” (Daniel 12:2). “Los muertos no saben nada” (Eclesiastés 9:5). Este último texto se refiere a la participación en las cosas de la tierra. No saben nada de lo que se “hace bajo del sol” (Eclesiastés 9:6).

Nuestro espíritu vuelve a Dios (Eclesiastés 12:7) y continúa existiendo “ausente del cuerpo” (2 Corintios 5:8), lo cual, para los justos, es “más necesario contnuar en la carne” (Filipenses 1:24), “Ya sea que estemos despiertos [estamos vivos y permanezcamos en el cuerpo] o dormidos [nuestro cuerpo muere], vivamos junto con Él” (1 Tesalonicenses 5:10). “¡Viva para siempre el corazón de ustedes!” (Salmos 22:26). …

Los que han asimilado esta doctrina [del alma dormida] yerran al confundir la experiencia de la vida espiritual con la existencia eterna. Confunden una condición del alma con su naturaleza. Esto es confusión y error. Las siguientes son algunas de las escrituras que usan: “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida” (Juan 3:36). “Para que todo aquel que en cree, tenga en Él vida eterna” (Juan 3:15). “Mis ovejas oyen Mi voz; Yo las conozco y me siguen. Yo les doy vida eterna” (Juan 10:27-28). “Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en Su Hijo” (1 Juan 5:11).

La “vida eterna” implica la existencia consciente eterna sin interrupción, y “Dios nos ha dado la vida eterna”. Esto refuta por completo la teoría del alma dormida.

Los que mueren en Cristo van a estar con Cristo; para aquellos que mueren en pecado, su espíritu se mantiene apartado de Cristo, pero plenamente consciente, esperando el gran Día del Juicio. Aquí hay otro fragmento de Beyond the Tomb (Más All´s de la Tumba)[2]

Pedro declara que Dios ha reservado “a los injustos bajo castigo para el día del juicio” (2 Pedro 2:9). En Judas 6 leemos: “Y a los ángeles que no conservaron su señorío original, sino que abandonaron su morada legítima, los ha guardado en prisiones eternas bajo tinieblas, para el juicio del gran día”. “Porque Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno [del griego tartarosas, Tartarus] y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio” (2 Pedro 2:4). Por referencia a Mateo 25:41, se verá que en el juicio los impíos serán arrojados al mismo infierno de tormento al que son arrojados “el diablo y sus ángeles”.

Es muy razonable entonces suponer que al morir las almas de los impenitentes [el pecador no salvo, no arrepentido, que no siente vergüenza ni arrepentimiento por sus pecados o acciones] van al mismo lugar donde estos ángeles caídos o demonios están reservados en cadenas de oscuridad para el juicio, cuando todos juntos recibirán su condenación eterna.

En el gran Día del Juicio en la Segunda Venida de Cristo, el espíritu de todos (tanto los salvos como los perdidos) se reunirá con su cuerpo eterno (inmortal, incorruptible), y luego se dictará el juicio. A los que están en Cristo se les otorgará la vida eterna con Dios en el cielo; aquellos que murieron en pecado serán arrojados a la muerte eterna en el infierno, “que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles”, separados de Dios y de Su Cristo para siempre en “tinieblas” eternas.

[1] Riggle, H.M. (1929/2018), Beyond the Tomb, (The Gospel Trumpet Company/Holy Spirit Prints).

[2] Riggle, H.M. (1929/2018), Beyond the Tomb, (The Gospel Trumpet Company/Holy Spirit Prints).

Continua Leyendo >

Cite this article

Anderson, R. John. "6.4 “El Alma Dormida” Enseñanza Falsa." EachDay.org. Access date: septiembre 26, 2022. https://eachday.org:443/es/parte-vi-cuidado-con-los-lobos/6-4-alma-duermiendo/