«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

6.41 Denominacionalismo

Estás dentro Cuidado con Los Lobos -> La Lista de las Falsas Enseñanzas

Solo hay una verdadera Iglesia cristiana, que fue fundada por Jesús y que está compuesta por todos los creyentes en Cristo en todo el mundo, llamada la “Iglesia de Dios” o la “Iglesia de Cristo”; todas las demás llamadas “iglesias cristianas” son falsificaciones. Y todas las divisiones hechas por el hombre en sectas y denominaciones que vemos hoy (Metodistas, Bautistas, Luteranos, Presbiterianos, Pentecostales, Adventistas, Calvinistas, Reformados, etc., hasta el hartazgo…), cada una con diferentes creencias, doctrinas y enseñanzas (y falsas enseñanzas), no son de acuerdo a la Escrituras.

De hecho, si bien puede parecer duro, es un hecho (y una verdad) que estas sectas y denominaciones son simplemente “rameras” bebés, descendientes de “BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA” por Apocalipsis. Como está escrito: “¿Entonces me he convertido en tu enemigo por decir la verdad?” Lo hago por amor y preocupación por su alma eterna, y espero y oro sincera y fervientemente para que los verdaderos hermanos y hermanas en Cristo que se encuentran en estas sectas y denominaciones “salgan de Babilonia” y regresen a adorar al Señor “en espíritu y en verdad”, volviendo a la iglesia que Jesús fundó y la enseñanza y práctica del evangelio puro de la era cristiana apostólica.

Wayne Jackson escribe: [1]

¿Cómo se llamaba la iglesia del primer siglo? ¿Cómo fueron designados los primeros discípulos?

Se emplearon varios apelativos para describir a los creyentes del primer siglo, por ejemplo, discípulos, santos, hermanos, etc. Pero a partir de Hechos 11, los primeros discípulos fueron formalmente llamados cristianos, primero en Antioquía de Siria (Hechos 11:26; cf. 26:28; 1 Pedro 4:16).

Y curiosamente, la palabra “llamado” en Hechos 11:26 es una palabra muy especial que tiene que ver solo con un llamado divino. Es un llamado que emana de Dios como su fuente. Fueron llamados divinamente “cristianos”.

¿Por qué los hombres dejarían de lado ese nombre y se designarían a sí mismos como héroes humanos (por ejemplo, luteranos)? ¿O se nombran a sí mismos después de alguna forma de organización (p. ej., presbiteriano)? ¿O adoptar títulos de acuerdo con algún punto individual de la doctrina que defienden (p.ej.: bautista)? No hay base bíblica para esta práctica común.

Dígame, por favor, ¿por qué aquellos que profesan lealtad a Jesucristo están insatisfechos con simplemente llevar el nombre “cristiano”? ¿Por qué no se les conoce simplemente como “iglesias de Cristo” (Romanos 16:16) o “iglesias de Dios” (1 Corintios 1:2), ya que ambas denominaciones son completamente bíblicas? No hay un nombre único y exclusivo para la iglesia. Pero la llame como lo llame, debe llamarla por lo que es, y no por lo que no es.

La iglesia no es una iglesia pentecostal solo porque fue establecida el día de Pentecostés. La iglesia no es una iglesia bautista solo porque aboga por el bautismo. La iglesia no es una iglesia congregacional solo porque está organizada congregacionalmente. La iglesia es la iglesia de Dios (1 Co. 1:2), porque Dios la planeó.

Las congregaciones son las iglesias de Cristo (Ro. 16:16), porque Cristo dio su vida para crearlas. El Nuevo Testamento indica que debemos hablar como los oráculos de Dios (1 Pedro 4:11), lo que significa que debemos expresar los conceptos bíblicos con términos bíblicos siempre que sea posible.

Cristo oró específicamente por la unidad entre los cristianos (ver Juan 17), y está escrito: Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también ustedes fueron llamados en una misma esperanza de su vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos” (Efesios 4:4-6). Los sectarios y denominaciones de hoy ignoran esa oración de Cristo por la unidad.

Un extracto de The Christian Church, Its Rise and Progress (La Iglesia Cristiana, Su Surgimiento y Progreso) por H.M. Riggle es útil aquí: [2]

La iglesia de Dios incluye a la familia de Dios, y es una sola familia en el Cielo y en la tierra; por lo tanto, incluye en su membresía a todos los cristianos, todos los redimidos en el paraíso y todos los salvos en la tierra. Incluyendo a todos los cristianos, no es una secta, sino un todo. Ahora, una iglesia que no incluye en su membresía a todos los cristianos en el Cielo y la tierra no puede ser la iglesia de Dios, y por lo tanto es una secta. Todas las denominaciones religiosas en conjunto están muy lejos de incluir a todos los cristianos. Antes de que surgiera cualquiera de estas instituciones, había millones de cristianos. Ninguno de los santos lavados con sangre en el paraíso es ahora miembro de ninguna de estas instituciones nacidas de la tierra; y aquí mismo en la tierra hay decenas de miles de santos felices vestidos con túnicas de justicia que han salido y se mantienen alejados de las iglesias sujetas a credos, y hay muchos miles de otros que son salvos del pecado y nunca se han unido a ninguna de ellas. Por lo tanto, todas las denominaciones juntas, tanto romanas como griegas y protestantes, no constituyen la iglesia universal, sino que son solo sectas.

Al ser miembros de la única iglesia universal y de ninguna otra, nos mantenemos libres del pecado de división; no somos miembros de ninguna secta, sino miembros de esa iglesia a la cual pertenecen todos los salvos en el Cielo y en la tierra.

Y más: [3]

Entonces, la Iglesia de Dios se destaca ante nosotros como la institución más hermosa y visible de la tierra.

Las sectas, pues, no son necesarias para hacer visible la iglesia. En este sentido son inútiles. Esta teoría es generalmente difundida por sectarios en defensa de sus propias organizaciones rivales, que la constitución de sectas es esencial para la manifestación visible de la iglesia. Una secta es una porción “cortada”. ¿Hay algún sentido, razón o verdad divina en la enseñanza de que un cuerpo invisible se hace visible cortando una parte de él? Ninguna de las sectas actuales llegó a existir hasta el siglo III. ¿Fue la iglesia de Dios una cosa invisible en la tierra durante casi trescientos años? ¿Quién puede afirmar que la multitud de sectas ha hecho visible la iglesia de Dios, de la que están separados por sus credos particulares? Afirmamos en presencia del Juez de todos los hombres, con una clara conciencia de Su verdad para apoyar nuestra proposición, que la creación de las sectas de la cristiandad ha tenido exactamente el efecto contrario.

Sus tradiciones han anulado “la Palabra de Dios”. Sus credos confusos, montones de basura y maquinaria interminable han subvertido por completo y casi escondido la iglesia que Jesús construyó. Como dice el historiador D’Aubigne, en el siglo III una “asociación terrenal”, “una organización externa”, fue reemplazando gradualmente a “la comunión interior y espiritual que es la esencia de la religión de Dios”. Entonces, dice el historiador, “la iglesia viva se fue retirando paulatinamente al santuario solitario de unos pocos corazones solitarios”; es decir, la verdadera iglesia de Dios estaba casi oculta a la vista por la pompa desmedida de la falsa. Así pues, las sectas de hombres no hacen visible la iglesia de Dios, sino que, por el contrario, obstruyen su vida y oscurecen su gloria. Estos son hechos de la historia que ningún hombre honesto e inteligente puede negar.

La Babel de las sectas humanas oscureció por mucho tiempo la vista de la iglesia de los primogénitos.

Wayne Jackson escribe: [4]

Denominacionalismo

La palabra “denominar” significa “dar un nombre a, designar”. Es un término perfectamente respetable. Si uno cobra un giro bancario de doscientos dólares, puede solicitar moneda en “denominaciones” de diez y veinte. En este sentido, la palabra simplemente significa una separación en varias divisiones por nombre. Y así, el término en sí no está “manchado”.

“Denominación” adquiere un sentido menos que ideal cuando uno considera su uso popular en el léxico de “Cristiandad”. “Cristiandad” es un término que abarca todo el terreno religioso que profesa cualquier identificación, por remota que sea la conexión, con Jesucristo. Esto incluiría todo tipo de organismo, desde la Iglesia Unitaria Universalista, hasta los diversos cultos que alegan una asociación con Cristo (por ejemplo, la Ciencia Cristiana, el movimiento Watchtower, etc.).

Una autoridad define el denominacionalismo de la siguiente manera.

“El sistema y la ideología fundados en la división de la población religiosa en numerosos cuerpos eclesiásticos, cada uno de los cuales enfatiza valores o tradiciones particulares y cada uno compite con el otro en la misma comunidad bajo condiciones sustanciales de libertad” (Brauer, pp. 262-263). [5]

Dentro de esta definición se revelan varias fallas que estropean el sistema.

(1) El denominacionalismo es el resultado de la división, una división, dicho sea de paso, que con frecuencia es aplaudida.

(2) La ideología acomoda variantes de “cuerpos [iglesias] eclesiásticos” con diferencias doctrinales distintivas.

(3) El denominacionalismo tiende a enfocarse más en la tradición y los valores preferenciales que en las Escrituras.

(4) El sistema engendra un espíritu de rivalidad entre adversarios más que de cooperación.

(5) El concepto denominacional alienta la idea de que la libertad de diferir en puntos importantes de doctrina es un fenómeno espiritual saludable.

Cada una de estas proposiciones es antagónica a la verdad bíblica. …

Conclusión

El espíritu de compromiso denominacional está invadiendo constantemente más y más iglesias que una vez repudiaron la disposición. Personalidades prominentes defienden abiertamente que el “modo” del bautismo es irrelevante, o que el rito, en términos de su propósito, puede recibirse como “para” la remisión de los pecados, o “debido a” la remisión de los pecados; no importa. Las puertas del compañerismo se abren de par en par y se abrazan los grupos sectarios.

Demasiados imaginan que la iglesia es una “democracia” en la que la gente decide cuál es el procedimiento permisible, en lugar de reconocer que la iglesia de Cristo es un reino. Y el Rey es el autor de su ley (1 Co. 9:21; Gl. 6:2).

El denominacionalismo está mal. No debe haber ningún compromiso en este tema. Los cristianos pueden y deben oponerse al sistema con compasión y cortesía, pero hay que resistirlo implacablemente. Negarse a hacerlo es faltar a la propia responsabilidad.

Wayne Jackson además escribe: [6]

El Nuevo Testamento es el único lugar al que podemos acudir para aprender acerca de la iglesia de Cristo. Recordamos que la iglesia se describe como el propósito eterno de Dios (Efesios 3:9-11). Obviamente es muy importante. Es necesario, por tanto, que seamos educados por el Nuevo Testamento y no por las ideas de los hombres.

El Nuevo Testamento nos enseña lo que es la iglesia, y lo que debería ser la iglesia hoy, según el plan de Dios.

Primero, la iglesia fue edificada y comprada por Cristo (Mateo 16:18; Hechos 20:28). Nadie tiene derecho a fundar una iglesia como institución divinamente aprobada (cf. 1 Co. 1:10-13). Cristo, el Hijo de Dios, es el único calificado, y él ha establecido su iglesia (cf. Ef. 4:4; 1:22-23).

Después de que surgió la división religiosa dentro de la iglesia de Corinto, Pablo hizo algunas preguntas de sondeo. “¿Está dividido Cristo? ¿Acaso fue Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O fueron bautizados en el nombre de Pablo?” (1 Co. 1:13). La iglesia pertenece a Cristo sobre la base de estas verdades del evangelio. Él murió por esto. Él lo construyó. Él establece requisitos a través de los cuales podemos pertenecerle. La iglesia pertenece a Cristo. Él es la cabeza de la iglesia (Col. 1:18).

Segundo, la iglesia que pertenece a Cristo comenzó el día de Pentecostés como se registra en Hechos 2. Los cuerpos religiosos que tienen su origen en Roma, Zurich, Londres o cualquier otro lugar que no sea Jerusalén, son los que comenzaron en los lugares equivocados. La iglesia del Señor fue fundada por Cristo a través de la predicación de los apóstoles en Jerusalén, correspondiente a la profecía del Antiguo Testamento (Is. 2:2-4).

Cuando Pablo y otros predicaron el evangelio en todo el mundo antiguo, no se establecieron diferentes denominaciones. Cada vez que se enseñaba el evangelio puro de Cristo, tal como se predicó por primera vez en Jerusalén, el resultado era simplemente cristianos que pertenecían a Cristo, colectivamente la iglesia de Cristo, cuando la gente obedecía el evangelio.

Si no hubiera una congregación de la iglesia del Señor en su ciudad natal y comenzara a enseñar a otros acerca de la muerte de Jesús, los beneficios de su sangre redentora y los requisitos del Nuevo Testamento para obtener el perdón de los pecados – usted no estaría estableciendo una denominación. Más bien, estaría siguiendo el patrón del Nuevo Testamento, y aquellos que obedecen el evangelio serían parte de la iglesia del Señor. La iglesia de Cristo existiría entonces en su ciudad natal, y solo el Nuevo Testamento sería su guía para el trabajo y la adoración.

En tercer lugar, la iglesia solo usaba nombres divinamente designados. Tales designaciones como iglesia de Cristo (Romanos 16:16) e iglesia de Dios (1 Corintios 1:2) son nombres bíblicos que describen a la iglesia como perteneciente a Cristo y Dios.

“La iglesia de Cristo” no es un título denominacional que describe una institución religiosa establecida por hombres. Más bien, es la referencia colectiva al pueblo de Dios en el mundo, personas que siguen la enseñanza del Nuevo Testamento con respecto a la iglesia.

Vea también el capítulo Buscado Una Iglesia.

[1] Jackson, Wayne. “Identifying the Church of the New Testament.” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Mayo 15, 2019. https://christiancourier.com/articles/470-identifying-the-church-of-the-new-testament

[2] Riggle, H.M. (1912), The Christian Church, Its Rise and Progress, (The Gospel Trumpet Company).

[3] Riggle, H.M. (1912), The Christian Church, Its Rise and Progress, (The Gospel Trumpet Company).

[4] Jackson, Wayne. “Denominationalism – Permissible or Reprehensible?” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Noviembre 9, 2018. https://christiancourier.com/articles/798-denominationalism-permissible-or-reprehensible

[5] Jerald C. Brauer, Ed., The Westminster Dictionary of Church History, Philadelphia: The Westminster Press, 1971

[6] Jackson, Jason. “What Is the Church of Christ?” ChristianCourier.com. Fecha de Acceso: Mayo 15, 2019. https://christiancourier.com/articles/1205-what-is-the-church-of-christ

Continua Leyendo >