«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito,
para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna». – Juan 3:16

6.23 Los “Dos Testigos” De Apocalipsis Enseñanzas Falsa

Estás dentro Cuidado con Los Lobos -> La Lista de las Falsas Enseñanzas

El libro de Apocalipsis menciona “dos testigos” (Apocalipsis 11:3-13) que aparecen por un tiempo y luego son asesinados y llevados al cielo. Existe una especulación generalizada en cuanto a la identidad de estos “dos testigos”, basada en gran medida en interpretaciones “futuristas” y las llamadas interpretaciones literales del libro de Apocalipsis. Digo las llamadas interpretaciones literales porque a pesar de pretender interpretar toda la Escritura literalmente, ellos (los “lobos rapaces” y los “falsos profetas”) lo hacen de una manera arbitrariamente inconsistente e hipócrita, eligiendo qué palabras y versículos interpretar literalmente y cuáles interpretar simbólicamente de manera aleatoria para apoyar su dogma de preferencia.

Estos intérpretes “futuristas” de Apocalipsis proclaman que estos “dos testigos” serán dos hombres literales que se pararán en las calles literales de la Jerusalén literal con fuego literal saliendo de sus bocas literales. Algunos afirman que los dos hombres serán Enoc y Elías (o Enoc y Moisés, o Moisés y Elías) regresados del cielo a la tierra. A pesar de ser pasajes difíciles de entender, podemos decir con seguridad lo que no son los “dos testigos”: dos personas literales respirando fuego literal. Tales interpretaciones falsas son el resultado de tratar literalmente el lenguaje bíblico simbólico.

Una vez más, confieso que aquí estamos tratando con una sección difícil de las Escrituras, pero también debemos entender que estamos tratando con un lenguaje muy figurativo y simbólico. Gran parte del libro de Apocalipsis es simbolismo; es como un libro de símbolos. Y, además, es como una clase de posgrado en el estudio de la Biblia, ya que lo obliga a uno a pasar por casi todos los demás libros de la Biblia para entenderlo. Creo que es por diseño.

Las Escrituras afirman que es por la boca (testimonio) de al menos dos (2+) testigos que se establecerá toda verdad (Deuteronomio 17:6, 2 Corintios 13:1). Dios, por lo tanto, siempre ha mantenido al menos “dos testigos” para testificar acerca de Su verdad (y La Verdad) al hombre. En el Antiguo Testamento eran: 1) la Ley y 2) los Profetas. En la era del Nuevo Testamento, también hay testigos de Dios (y de Cristo); estos son 1) La Palabra (Antiguo y Nuevo Testamento), 2) El Espíritu (Juan 15:26-27), y 3) la Iglesia, porque todos somos testigos de Cristo (Mateo 5:14-16, 28:19-20, Marcos 16:15, Hechos 1:22, 22:20, 23:11, 1 Pedro 5:1). [Como nota al margen, Dios en todo momento también ha proporcionado otro (tercer/cuarto) testigo de Sí mismo: la naturaleza (la creación y los cielos, las lluvias, la comida, etc., ver Salmos 19:1-4, Romanos 1:18-23, Hechos 14:15-17).]

El libro de Apocalipsis se refiere a estos testigos simbólicamente; la pregunta que tenemos ante nosotros es: ¿Cuáles? El texto de Apocalipsis nos da pistas sobre quiénes son estos testigos: “Estos son los dos olivos y los dos candelabros que están delante del Señor de la tierra”, y que “fuego sale de su boca y devora a sus enemigos”, y ellos “tienen poder para cerrar el cielo, para que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga”. Por lo tanto, uno debe dejar que las Escrituras interpreten las Escrituras y leer lo que las Escrituras nos dicen acerca de esos elementos. He leído un par de opiniones razonables y sensatas al respecto, como por ejemplo:

  1. La Iglesia y el Espíritu,
  2. La Iglesia y la Palabra,
  3. La Palabra y el Espíritu, o
  4. El Antiguo y el Nuevo Testamento (es decir, Escritura, la Palabra de Dios, la Biblia)

Creo que se puede hacer un buen caso para la opción B, con una ligera modificación en la forma en que está redactada: los “testigos” son la Iglesia, trabajando junto con la Palabra (es decir, hablando, “profetizando”). Los “testigos” proclaman la verdad de Dios al mundo, y el fuego que sale de sus bocas es el poder de la Palabra de Dios para convicción y juicio (y también salvación). No creo que signifique un “dos” literal tampoco, sino un símbolo del principio que se describe aquí: es “para que toda palabra [es decir, la verdad] sea confirmada por boca de dos o tres testigos” (Mateo 18:16), con “dos” siendo usado en Apocalipsis simbólicamente como el número mínimo.

A menudo se hace referencia al pueblo de Dios como (y llamado a ser) “testigos” (Isaías 43:10; Hechos 1:8,22; 10:39-41; 22:15,20; 23:11; 1 Pedro 5:1); Mateo 5:14; Lucas 24:47-48; Juan 15:47, etc.), y “los ungidos” (Salmos 2:2; 18:50; 20:6; 23:5; 105:15; 132:17; Isaías 61:1; 1 Juan 2:20,27), y la Palabra de Dios se describe como “como fuego en su boca” (Jeremías 23:29; 5:14). Otras Escrituras nos muestran a lo largo de la Biblia que es la Palabra de Dios la que tiene el poder de hacer cumplir el juicio, infligir plagas, sequías, etc. (ver libros de Éxodo, Elías, Isaías, Jeremías, Hageo, etc.). Creo que otra coincidencia para confirmar que es la iglesia es que el tiempo indicado para que los testigos “ellos profetizarán por 1,260 días, vestidos de cilicio” (Apocalipsis 11:3) coincide con el período indicado para que la iglesia esté “en el desierto” (es decir, vivir bajo coacción, oposición, persecución, etc., véase Apocalipsis 12:6,14).

Es fácil enfocarse únicamente en la identidad de los “dos testigos” y pasar por alto el maravilloso simbolismo, el significado y la esperanza de la escena que se desarrolla ante nosotros aquí: es una imagen del pueblo de Dios entregando fielmente la Palabra de Dios incluso cuando está bajo coacción y persecución y frente a la oposición y el odio del mundo y las instituciones del hombre (“la bestia que sube del abismo”). Matthew Henry escribe sobre Isaías 6:10: “Incluso la palabra de Dios [hablada de la boca de los dos testigos] a menudo resulta ser un medio para endurecer a los pecadores. El profeta evangélico [testigos] mismo engorda el corazón de este pueblo, no sólo cuando lo predice, dictándoles esta sentencia en el nombre de Dios, y los sella debajo de ella, sino como su predicación tendía a ello, meciendo a algunos dormidos en seguridad (para los cuales era un cántico hermoso), y haciendo más ultrajes a otros, para los cuales era tal oprobio que no podían soportarlo.” [1]

Tampoco es raro que el mundo (y las instituciones mundanas del hombre) piensen que han vencido (es decir, extinguido, asesinado, matado) y prevalecido contra la Palabra de Dios, pero al final, los testigos (y la Palabra de Dios que ellos exhalaron, es decir, hablada como fuego de sus bocas) serán exaltados (como elevados al cielo) y probados verdaderos, buenos, nobles y dignos, con sus enemigos (los enemigos de Dios) devorados y derrotados en el Gran Día de Juicio.

David Vaughn Elliot, en su libro Nobody Left Behind (Nadie Dejado Atrás) y en la serie de artículos que lo acompañan, presenta un caso excelente a favor de la opción D.[2] [3] Instituciones y hombres impíos han luchado, reprimido y tratado de ahogar la Palabra de Dios y la Verdad de las Escrituras desde el principio, y eso continúa hasta el día de hoy en la era del evangelio de la gracia. De hecho, la Iglesia Católica Romana durante muchos años prohibió a las personas incluso leer la Biblia y quemó, torturó y mató a quienes se atrevieron a traducirla a su propio idioma. La Palabra se redujo literalmente a un idioma (latín) y no estuvo disponible para que el público la leyera durante cientos de años debido a esta supresión, comúnmente llamada “edad oscura”, por una buena razón.

Se anima al lector a continuar su propio estudio diligente sobre este tema y desarrollar una opinión razonada respaldada por las Escrituras.

[1] Henry, Matthew. Exposition of the Old and New Testaments, London. 1706-1710/1721.

[3] Elliot, David Vaughn (2004), Nobody Left Behind: Insight into “End-Time” Prophecies, Methuen, Massachusetts.

Continua Leyendo >